Temas Especiales

31 de May de 2020

Nacional

Su pasado y sus enemigos acabaron con ‘Kiki’ Pinzón

PANAMÁ. Era visto en el barrio como un ejemplo de superación entre los jóvenes. A sus 38 años de edad, Gilberto ‘Kiki’ Pinzón, la gente ...

PANAMÁ. Era visto en el barrio como un ejemplo de superación entre los jóvenes. A sus 38 años de edad, Gilberto ‘Kiki’ Pinzón, la gente de las calles de San Miguelito que lo vieron crecer comenzaron a ignorar su pesado historial policivo y lo miraban como un hombre de mediana edad con un potencial político que iba en crecimiento, al punto que en poco tiempo desplazó a figuras emblemáticas del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) en el corregimiento José Domingo Espinar y tomó el liderazgo del ‘partido de Omar’ en el populoso y peligroso sector.

Según gente de su entorno, a Pinzón la suerte le empieza a cambiar cuando ingresa al equipo de trabajo del diputado Raúl Pineda y se convierte en el líder político que era sin tener siquiera antecedentes en este tipo de actividad.

Se graduó de abogado y registró una empresa conocida con el nombre de Crystal View, dedicada a la instalación de puertas y ventanas de aluminio que participaba activamente en los actos públicos que convocaba el Estado a través del portal digital de PanamáCompra.‘Facturaba bien. La esposa (cuyo nombre prefiere omitir) era la gerente del negocio de Kiki y él trabajaba en la Asamblea Nacional’, afirma una de sus colaboradoras en el centro político de Villa Guadalupe. ‘Kiki no andaba en nada malo porque tuvo el mismo carro en los últimos cuatro años y en ese negocio (el pandillerismo) hay que estar cambiando el carro a cada rato’, advertía la misma mujer trigueña que era una esapecie de ayudante del desaparecido político, que se mutila los bellos de la ceja y los reemplaza con una marca arqueada de lápiz facial. ‘Esa es la moda por aquí’, explica.

INEVITABLE

La muerte violenta lo sorprendió la noche de ese jueves 21 de junio mientras ‘chateaba’ en uno de los dos Blackberry que siempre cargaba.

Los mismos teléfonos inteligentes que están en manos de las autoridades y que pudieran convertirse en la pieza ‘clave’ en la investigación por los datos e imagenes que allí reposan.

Este hecho violento nos habla de lo difícil que a veces resulta enmendar los pecados del pasado. De nada sirvieron su incontables acciones comunitarias y de ayuda a los más pobres.

El sicariato le pasó la factura por viejas rencillas pendientes, según pudo conocer La Estrella. Le descargaron 16 tiros calibre 9 mm.

Gente cercana a los hechos sangrientos revelan que esa noche sus enemigos, que eran varios, y muy peligrosos, lo querían ‘bien muerto’.

En San Miguelito esto es un secreto a voces, aunque la mayoría prefiere mantenerse alejada de los detalles. ‘Yo tengo a mis pelao’s y tengo que cuidarlos y cuidarme yo. Lo que se es que eso no se va a quedar así y ya lo estamos viendo’, dice otro de los consultados cerca de la calle ‘K’.

Esa noche lo ‘aguaitaron’ (velaron) y eran cuatro los ‘gatilleros’ que estaban en eso. ‘Parece que querían llevarse a más de uno. El o los que lo mandaron a matar es gente con mucho poder, porque cuatro killers juntos cuestan mucha plata’, dice el mismo entrevistado, casi rogando su anonimato y tiene razones para ello.

El domingo 24 de junio pasado, el tabloide Critica reportaba que la muerte de ‘Kiki’ se motiva, en parte, por una relacíón extramarital con la esposa de un conocido ‘tumbador’ de drogas, durante los tres años que este estuvo en prisión.

‘Las voces’ de la calle en San Miguelito corroboran esa tesis y es algo que, según se pudo conocer, los datos y fotos en los móviles del asesinado político (donde aparecen ‘Kiki’ y la mujer en posiciones comprometedoras) pudieran ayudar a esclarecer.

Al parecer, Pinzón tuvo durante las fechas previas a su asesinato altercados o discusiones con su ex amante y el esposo de esta. La situación parecía salirse de control porque por esos días, según la investigación, puso en su perfil de uno de sus Blackberry la frase: ‘Cuero es cuero, vengan como quieran’.

La persona detenida hoy por este crimen, y a la que la Fiscalía Auxiliar le abrió una causa responde a la descripción de un retrato hablado hecho por un testigo anónimo. Según esas mismas ‘voces de la calle’, la persona detenida responde al mote de ‘Gudy’. También involucran a un menor de 15 años, recién baleado en una pierna y un pie en un sitio conocido como El Hueco de Pan de Azúcar y que responde al apodo de ‘Pinky Winky’. ‘Ese, con esa edad, ya lleva cuatro muertos, incluyendo al pelao’ que le metieron un tiro en la cabeza para quitarle un Blackberry’, aseguran estas fuentes. Se trata de jóvenes vinculados a una pandilla conocida como ‘Sangre Negra’, que unos días previos al atentado de la calle ‘K’, hacían derroche de dinero.

En este punto de las investigaciones se suma la rivalidad que ‘Kiki’ tuvo con un conocido y peligroso delincuente apodado ‘El Gringo’. ‘Lo único que sé es que Kiki le dio una garnatada (golpe en el gaznate con la mano abierta) al Gringo y este le dijo que eso no se iba a quedar así. Unos días después abalean al Gringo y todos le echaban la culpa a Kiki. El siempre dijo que el no tenía nada que ver con eso, pero creo que no le creyeron’, aseguran.

El fiscal auxiliar Dimas Guevara adelanta las sumarias de este caso. Confirma a La Estrella el vinculo de ‘un mayor de edad detenido’. También la figura de un menor de edad y otra persona adulta dentro de las pesquisas.

Mientras esto se esclarece, las ‘Voces del barrio’ vaticinan que se seguirán pasando las facturas por la muerte de ‘Kiki’.