Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Nacional

La justicia, cada vez más inaccesible

PANAMÁ. La falta de recurso humano y de tecnología sigue siendo el talón de Aquiles en la administración de justicia. Esta realidad y ot...

PANAMÁ. La falta de recurso humano y de tecnología sigue siendo el talón de Aquiles en la administración de justicia. Esta realidad y otros aspectos están plasmados en el último informe del Observatorio Ciudadano sobre la Situación de Justicia en Panamá, que realizó la Alianza Ciudadana Pro Justicia en base a datos del 2010.

Algunas medidas que se han tomando para proteger a las víctimas no han tenido el fruto esperado, por la falta de los recursos. El informe cita como ejemplo los centros de Recepción de Denuncias y el de Asistencia a las Víctimas del Ministerio Público.

El informe enumera cinco dificultades o limitaciones de estas dos instancias. En primer lugar señala: recurso humano limitado.

El número de casos que ingresan a los centros generalmente excede la cantidad de personal disponible.

Le siguen las infraestructuras inadecuadas y equipo tecnológico escaso y desactualizado.

El Departamento de Asistencia Legal Gratuita para Víctimas del Delito también enfrenta deficiencias. Además de personal, requiere presupuesto para transporte y movilización.

DEFENSORES DE OFICIO

Otros aspecto que analiza el Observatorio es la realidad de los defensores de oficio. Los 86 defensores de oficio que hay en el país atienden el 80% de los casos penales; es decir, cada uno debe ver más de 400 procesos.

Además, esta figura no tiene autonomía administrativa ni presupuestaria. La Defensoría de Oficio depende del Órgano Judicial, lo que se traduce en falta de materiales y de transporte, agrega el informe.

En medio de esta realidad, las víctimas parecen perder la confianza en los mecanismos de asistencia legal. De las 12 mil 710 denuncias presentadas en la Recepción de Denuncias de Ancón, solo 2 mil 183 de los denunciantes buscaron ayuda jurídica de la Oficina de Asistencia a las Víctimas del MP para darle continuidad al proceso. La realidad fue igual en los dos últimos informes del Observatorio. Ver gráfica.

El documento también resalta que los delitos con mayor número de denuncias entre el 2008 y 2010 fueron: contra el patrimonio, contra la fe pública, contra el orden jurídico familiar, contra el orden económico y contra el pudor y la libertad sexual.

Pero no solo las víctimas de un delito padecen de los males del sistema judicial. Las personas que luchan por la transparencia en la gestión pública también. En el 2010 ingresaron al sistema 81 recursos de hábeas data y solo se resolvieron 21. El 26% del total.