Temas Especiales

31 de Ene de 2023

Nacional

Quejosos de Arraiján no escucharon propuesta del ministro Arias

Luego que el ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial, José Domingo Arias, asistiera a una cortesía de sala que solicitó en días...

Luego que el ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial, José Domingo Arias, asistiera a una cortesía de sala que solicitó en días pasados al Consejo Municipal de Arraiján, y después de escuchar la participación de los moradores y concejales, quienes se manifestaban con gritos, arengas y de manera irrespetuosa, no solo se negaron a atender la propuesta sobre el nuevo proyectos habitacional que ofrece la institución, sino que lo retuvieron por más de 30 minutos sin permitirle salir del lugar.

“No vine a traerles problemas sino soluciones habitacionales. Las carencias de vivienda que ustedes tienen actualmente, no salieron de ayer para hoy.

Esta administración está corriendo la milla extra en aras de brindar a los panameños mejor calidad de vida, porque tenemos un compromiso de país que va más allá de construir una vivienda. Ahora escuchamos a la gente para lograr acuerdos.

De esta forma, estamos cambiando el modo de vida de la población, contribuyendo y transformando su desarrollo social y económico, a través de la capacitación integral de las familias.

El titular de Vivienda expresó que para tomar decisiones sobre la viabilidad o no del mismo, hay que actuar con responsabilidad. “Así como me presenté hoy a dar la cara ante esta comunidad, les pido me permitan evaluar la situación con mi equipo técnico y jurídico de la entidad, para luego definir lo más conveniente en beneficio de todos”, acotó Arias.

Al final invitó a una comisión integrada por los residentes de las diferentes comunidades, a que asistan este miércoles 12 de septiembre a las instalaciones del Ministerio para continuar con las conversaciones y darles a conocer los avances y decisiones tomadas al respecto.

En el proyecto San Bernardino se tiene previsto que residan 184 familias de Curundú, quienes desde un principio decidieron cambiar su estilo de vida y dar una mejor educación a sus hijos, aunque todos calificaron para quedarse en Curundú.