Temas Especiales

30 de May de 2020

Nacional

Responsabilizan a constructora

PESÉ. Cuando no es la sequía, son los aguaceros los que causan malos momentos a los residentes de Azuero.

PESÉ. Cuando no es la sequía, son los aguaceros los que causan malos momentos a los residentes de Azuero.

Esta vez, fue la residencia de la familia Poveda Pérez, ubicada en la barriada el Barrero de Pesé, la que quedó bajo las aguas.

Damaris Pérez, propietaria de la vivienda, responsabilizó a los propietarios de la empresa argentina Benito Roggio que está construyendo la ampliación de la vía Divisa- Chitré como la responsable de las pérdidas.

‘Hemos perdido todo, el agua subió más de un metro de altura, nos tuvimos que mudar donde una hermana, los colchones se nos dañaron, los muebles también y muchas cosas más’, relata la señora Pérez.

La afectada también aseguró que fueron los contratistas quienes dejaron unas alcantarillas en el cruce de la quebrada.

Según los Pérez, es la segunda vez que se les mete el agua a la residencia. ‘Hace solo 15 días compramos colchones y todo el mobiliario y ahora nos vuelve a pasar sin que los de Benito respondan por estas daños’.

‘Les pido a las autoridades que quiten esas alcantarillas que no dejan que el agua fluya y así no se meta en mi casa’, solicita la Pérez.

Por su parte, el gobernador de la provincia de Herrera, Nilo Murillo Robles, señaló que inmediatamente daría las instrucciones a la directora del ministerio de obras publicas para que atendiera ese problema y que personalmente se trasladaría a la comunidad del Barrero de Pesé.