Temas Especiales

31 de May de 2020

Nacional

Unión Europea recibe el Nobel de la Paz en un momento de enormes desafíos

EUROPA. La Unión Europea (UE) ha sido galardonada con el premio Nobel de la Paz, informó el Comité Nobel de Noruega. El jurado destacó e...

EUROPA. La Unión Europea (UE) ha sido galardonada con el premio Nobel de la Paz, informó el Comité Nobel de Noruega. El jurado destacó en su argumentación los logros de la UE en cuanto al ‘avance de la paz y la reconciliación’ en Europa, así como el establecimiento de ‘la democracia y los derechos humanos’ en el viejo continente.

Galardonando a la UE, el comité quiere enviar una ‘señal clara’ de lo que Europa ha conseguido gracias a esta organización, defendió su secretario, Thorbjørn Jagland, en la rueda de prensa posterior al anuncio en la sede del Instituto Nobel de Oslo.

‘No podemos solucionar los problemas económicos de Europa. Pero queremos recordar a los europeos lo que pueden perder si la UE se rompe’, declaró Jagland.

Jagland dijo además estar convencido de que una gran mayoría de la población de países afectados por la crisis, países en los cuales ha habido protestas por las políticas impuestas desde Bruselas, como España y Portugal, están a favor de permanecer en la UE a pesar de todo.

LOGROS

El Comité Nobel destacó varias razones y contribuciones hechas por la UE con las cuales justificó la entrega del Nobel a la UE.

Entre las contribuciones de la UE, el Comité del Nobel mencionó por encima de todo haber logrado la reconciliación entre Alemania y Francia, dos enemigos históricos que habían librado tres guerras en setenta años. Hoy es algo impensable ahora entre quienes son ‘socios cercanos’.

También el Comité señaló que la UE ha influido en la introducción de la democracia en países como Grecia, España y Portugal.

Además ayudó a poner fin a la división entre Este y Oeste tras el fin de la Guerra Fría, cuyo resultado final ya había sido adelantado una hora antes por la televisión pública noruega NRK.

La admisión de Croacia como miembro para el 2013, las negociaciones con Montenegro y haberle otorgado el estatus de candidato a Serbia han reforzado el proceso de reconciliación en los Balcanes.

REACCIONES

Las reacciones fueron inmediatas como la del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, que dijo estar muy emocionado por que la UE haya ganado el Nobel de Paz.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Duaro Barroso, señaló que ‘es un gran honor para toda la UE y para sus 500 millones de ciudadanos ser galardonados con el premio Nobel de la Paz’, dijo Barroso mediante un mensaje colocado en la red social Twitter.

Steffen Seibert, portavoz de la canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo que ‘vemos un gran estímulo para el proyecto pacificador que ha representado la Unión Europea para el continente europeo’.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, también celebró la premiación. ‘Los europeos consiguieron superar guerras y divisiones para formar juntos un continente de paz y prosperidad’, afirmó Van Rompuy en su cuenta de Twitter.

La presidencia francesa envió un comunicado al respecto en el cual indicó que es un ‘honor inmenso’ que compromete ‘a todos a seguir en la dirección de una Europa más unida, más justa, más fuerte y portadora de paz’.

Hillary Clinton, secretaria de Estado de EEUU le dedico felicitaciones a la UE. ‘Permítanme felicitar a la Unión Europea por el premio Nobel de la Paz. Ciertamente es bastante notable ver cuan unida y pacífica está Europa en el siglo XXI, algo que no ocurrió por casualidad’, dijo Clinton.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, consideró que el premio Nobel de la Paz concedido a la UE es una excelente noticia que sirve de estímulo para avanzar en la unión política, económica y monetaria europea.

El Gobierno británico también se pronunció y reconoce el papel histórico de la UE para promover la paz y reconciliación en Europa y animó a la institución a esforzarse para ‘preservar y reforzar esos logros para el futuro’.

El ex primer ministro británico Tony Blair saludó la concesión del Premio Nobel de la Paz a la UE y destacó que perdura el ‘ideal de una Europa unida y trabajando junta’.

El primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, se expresó tras conocer la concesión del Premio Nobel de Paz a la UE y le recordó a la UE que no debe cejar en sus esfuerzos.

El primer ministro italiano, Mario Monti, instó a que los países miembros prosigan con determinación el objetivo de una UE más solidaria y abierta al resto del mundo.

Monti valoró el papel de la UE en la democracia y para poner fin a las guerras y crear ‘una solida y definitiva reconciliación entre Francia y Alemania’. Recordó cómo ‘también ha dado origen a una nueva modalidad de convivencia entre países basada en la puesta en común de su soberanía y la creación de instituciones que hacen irreversible el proceso de cooperación’.

El presidente italiano, Giorgio Napolitano, en un mensaje afirmó que el premio ‘pone en máxima evidencia, con el más alto de los premios, una simple gran verdad histórica, a veces olvidada con el pasar de los años y que no está bastante presente en las nuevas generaciones: que la integración europea nace, sobre todo, como proyecto de paz’.

Israel felicitó a la UE y destacó su éxito ejemplar e inspiración para el mundo al construir ‘la paz en Europa tras dos guerras mundiales’. El Ministerio israelí de Exteriores aseguró que el proyecto común europeo ‘cristaliza la vía de la razón y la transigencia sobre la que las naciones pueden superar la hostilidad y los viejos conflictos’.

DESAFÍOS

El Nobel de la Paz ocurre en un momento de gigantescos desafíos para la Unión Europea, acorralada por una prolongada crisis económica y desafíos diplomáticos que hacen temblar los cimientos de un proyecto que se gestó hace más de 60 años.

‘Es una distinción que debería haberse otorgado hace tiempo’, estimó Jean-Dominique Giuliani, presidente de la Fundación Robert Schuman, que lleva el nombre del político francés que en mayo de 1950, cinco años después de finalizar la Segunda Guerra Mundial, declaró la creación del pilar del proyecto europeo.

Una iniciativa que ‘trajo la paz a un continente devastado por guerras, en el que se vivieron horrores que culminaron en el siglo XX con dos ideologías totalitarias y dos conflictos mundiales terribles’, estimó Giuliani.

‘La UE gestó algo que no existía en la historia de la humanidad, la unificación pacífica de un continente’ basada en el pacto franco-alemán para poner punto final a las guerras.

Pasaron más de 60 años de la declaración Schuman y 55 años del Tratado de Roma de 1957 que sentó la base jurídica de la UE.

En un principio fueron seis países (Francia, Italia, Bélgica, Holanda, Alemania y Luxemburgo). Hoy son Veintisiete los que integran la institución.

PREMIO EN PLENA CRISIS

Pero el reconocimiento coincide con una prolongada crisis económica, una recesión y desempleo que se agravan en los países del sur, y que tienen a países como Grecia y España contra las cuerdas.

Son cada vez más los países europeos que se desgarran entre las medidas de austeridad impuestas por Bruselas y el profundo malestar social que dejan en sus ciudadanos.

‘Es un premio realmente extraño y más en este momento de crisis y controversia sobre las políticas económicas y financieras de la Unión Europea’, opinó Mariano Aguirre, director del Centro de paz NOREF, basado en Oslo.

De todas maneras, ‘internamente ha sido un proyecto exitoso, que ha logrado mantener la paz entre sus miembros a través de acuerdos económicos, políticos, sociales, culturales y de seguridad’, admitió Aguirre.

El galardón es llamativo incluso teniendo en cuenta que Noruega, país anfitrión del Nobel de la Paz, se negó a adherir a la UE después de dos consultas (1972 y 1994).

Los dirigentes europeos repiten hasta el cansancio que sólo Europa, basada en los pilares de una unión fiscal, bancaria y política federalista salvará al continente y evitará el hundimiento del proyecto, en medio de una corriente de euroescepticismo que no deja de ganar adeptos.

En ese contexto, este galardón representa un balón de oxígeno.

Es ‘un premio más que merecido. Ojalá sirva de reflexión a los que convierten a Europa en blanco de criticas inmerecidas’, opinó el vicepresidente de la Comisión Europea y encargado de Competencia, el español Joaquín Almunia.

CONTROVERSIA

El premio también levanta cierta controversia por el papel de la UE en el ámbito político y diplomático. Especialmente en momentos de que el bloque trata de reforzar su papel para acabar con el régimen de Bashar al Asad en Siria y frenar el programa nuclear de Irán.

Sin embargo logra magros avances debido a los enfrentamientos entre europeos. Y hubo varios capítulos oscuros en su existencia.

Nadie olvida su llegada tarde a la guerra en Bosnia-Herzegovina (1992-1995) que provocó más de 100,000 muertos y dejó al país desangrado física y moralmente.

La Unión Europea mantiene una polémica presencia en ese país, bajo la misión conocida como Althea, que supervisa el cumplimiento de los acuerdos de Dayton que acabaron con la guerra.

‘Internacionalmente la UE ha sido más limitada en promover la paz y la seguridad debido a las diferentes visiones nacionales, y a la tensión entre el interés de cada Estado y el interés privado de empresas y corporaciones’, explicó Aguirre. ‘Estos tres factores no han logrado combinarse siempre con eficacia’, añadió Aguirre.