Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Nacional

Gobierno empieza a ceder ante las presiones populares

PANAMÁ. La presión social que ha ejercido el rechazo popular contra la Ley 72 empieza a tener efectos en el oficialismo, haciendo que —u...

PANAMÁ. La presión social que ha ejercido el rechazo popular contra la Ley 72 empieza a tener efectos en el oficialismo, haciendo que —una vez más— el gobierno de Ricardo Martinelli dé su brazo a torcer.

Ayer mientras en la provincia de la costa atlántica todavía reinaba el desorden y la violencia, los 42 diputados de la bancada oficialista se reunieron en el Salón Tamarindo del Palacio de las Garzas con varios ministros de Estado.

Un grupo de diputados abogó por la derogación de la Ley 72, se informó a La Estrella, pero no hubo decisión.

En la reunión entre diputados oficialistas y ministros, realizada ayer en el palacio de gobierno y que encabezó el ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez, por lo menos un 60% de los diputados se mostró de acuerdo en acoger la solicitud de derogar en su totalidad el texto de la polémica norma, conoció La Estrella.

Todavía no hay unidad de criterio, al menos el otro 40% de los diputados se mantendría a favor de mantener ley.

José Muñoz, uno de los diputados que estuvo en el encuentro, dijo a La Estrella que es normal que entre 42 diputados haya diferencias de criterios.

Muñoz, muy cercano al presidente Martinelli, no quiso hablar de porcentajes a favor de una u otra idea, pero reconoció que entre los diputados hay quienes apoyarían la derogación.

Hay otro grupo, según el diputado Muñoz, que piensa que se debe esperar a la reglamentación de la ley e incluir las solicitudes de los colonenses.

En la noche, el presidente Ricardo Martinelli escribió en su cuenta de Twitter. ‘Si el pueblo Colonense no quiere que se vendan las tierras de Zona Libre de Colón, se derogará la venta. Los aumentos de alquileres 100% para Colón’.

TEMOR AL COSTO POLÍTICO

Los diputados oficialistas, el principal piso político del ‘gobierno del cambio’, pusieron en la mesa el hecho de que mantener la iniciativa sería como tirar por la borda los $600 millones que han invertido en obras en esa provincia.

Al final, no hubo una decisión en firme. Pero se comienzan a considerar opiniones y buscar consensos. Pero se les advirtió a los diputados que deberían permanecer en la ciudad capital, dispuestos a cualquier llamado para un nuevo encuentro para considerar el tema.

Fernando Carrillo, también diputado oficialista, dijo que siguen apostando al diálogo.

Además del ministro Henríquez estuvieron el ministro de Comercio, Ricardo Quijano; y el vicecanciller, Francisco Álvarez de Soto.

EJECUTIVO MUESTRA CARTA

Tras regresar de Colón con un intento fallido de diálogo en el maletín, la comisión de ministros dio a conocer una primera oferta: modificar la Ley 72.

Los cambios a la ley estarían dirigidos a congelar el artículo que autorizaría la venta de las tierras de la Zona Libre. Además, aumentarían del 35% al 100% los fondos que serían destinados al fideicomiso para la construcción de obras en la provincia.

La reacción de las fuerzas vivas de Colón a la propuesta gubernamental no se hizo esperar. ‘Nuestra consigna es derogación para sentarnos a conversar’, insistió Edgardo Voitier, dirigente del Frente Amplio por Colón.

El dirigente calificó de ‘desafortunado’ el planteamiento del Ejecutivo y reiteró: ‘la resistencia continúa’

Voitier explicó que en el caso de que se derogue la ley, solicitarían un aumento en los cánones de arrendamiento y que el 60% de estos dineros se destine a obras en la provincia colonense.

El diputado opositor Juan Carlos Arosemena, al respecto, dijo que la acción del gobierno es una muestra más de su ‘ineptitud e incapacidad que después que enciende el país echa para atrás’.

Para hoy, la comitiva del gobierno intentará nuevamente convencer a la dirigencia colonense de sentarse a dialogar.