25 de Sep de 2022

Nacional

Productores en extinción

PENONOMÉ. Zozobra viven los mayores productores de cebolla del país, que durante los últimos años han enfrentado dificultades que incide...

PENONOMÉ. Zozobra viven los mayores productores de cebolla del país, que durante los últimos años han enfrentado dificultades que inciden directamente en la cosecha.

La deficiente comercialización, la competencia con las importaciones y las consecuencias financieras por los desastres naturales y ausencia de mejores métodos de producción son algunos de los puntos que estos empresarios le mencionan a los representantes del Gobierno.

Los sembradores, agrupados en la Cooperativa de Servicios Múltiples Ariel Chanis, no dudan en afirmar que ya la actividad no es como antes, que se ha desmejorado y que les rompe los bolsillos.

‘En zafras anteriores, los natariegos hemos tenido pérdidas significativas, otros han abandonado la actividad y otros realizaron protestas en las calles por la desprotección del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA)’, comentan.

Las viejas deudas agrava la situación financiera de estos afectados.

Con este antecedente, se organizó una reunión en Natá, donde el invitado principal sería el ministro Oscar Osorio.

Para ese encuentro, los productores habían hecho planes. Arnulfo Simití, presidente de la cooperativa de productores de cebolla, comentaba que el objetivo era elaborar un proyecto de desarrollo agropecuario para aumentar la cosecha y abastecer el consumo nacional.

LAS PETICIONES

El ministro Osorio se presentó a la reunión y a su salida declaró que había recibido varias peticiones: ‘Apoyo con técnicos del MIDA, rehabilitación de ocho caminos de producción, el nombramiento de un funcionario que estaba nombrado por contrato, la comercialización a través del Instituto de Mercadeo Agropecuario, la creación de una comisión para realizar un estudio minucioso del tema de la cebolla’.

El funcionario recomendó a los productores que se mantengan en la cooperativa, que existe desde hace muchos años, y luego vayan integrando un ente comercializador que funcione como una planta que acopie el producto y lo distribuya a los consumidores.

Con esto, el ministro Osorio eliminaría algunos eslabones de la cadena: ‘Hay quienes están haciendo daño’, dijo refiriéndose a los intermediarios, una figura sentenciada a muerte con el plan de gobierno del presidente Ricardo Martinelli, cuando comenzó la construcción de la Cadena de Frío que costará cerca de 200 millones de dólares, incluyendo la logística del proyecto.

¿Qué pasó con la planta secadora?, preguntaron los cooperativistas al ministro Osorio.

‘Falta muy poco’, contestó, al tiempo que detalló que esta planta es una obra que todavía está en trámites de licitación en el Ministerio de Economía y Finanzas.

Los miembros de la cooperativa recibieron ya 90 mil dólares para el estudio y planos del diseño de la planta secadora de cebolla.

Ramón Lombardo espera que se agilicen los trámites de licitación que costará $1.4 millones.

‘Esta procesadora de cebollas beneficiará a más de 150 pequeños productores natariegos’. La obra se levantará sobre un terreno que la cooperativa cedió al MIDA, a un kilómetro de la vía Interamericana, relató el ministro Osorio.

Por otro lado, del dique del río Chico —otra obra urgente para esta zona según los productores— ya fue aprobado por la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM). ‘Las máquinas estarán entrando la semana próxima, solo esperábamos que bajaran las aguas’.

OTROS PROYECTOS

El ministro visitó una finca productora en El Cortezo, de El Caño, donde se siembra por goteo desde hace un año.

Allí recibió información detallada sobre este modelo ‘costoso’, como lo calificó Obi Calderón, su propietario.

‘Hasta ahora hemos tenido un rendimiento positivo, un cuarto de hectárea produce 350 quintales’, comparte el productor que prefiere no revelar la inversión de este modelo.

En Natá se cultivan unas 100 hectáreas que producirían unos 15 mil quintales, que al parecer no son suficientes para alimentar al mercado local. Aquí aparece una de las amenazas de estos productores: la importación de producto.