Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Nacional

El chavismo, la sucesión y divisiones

VENEZUELA. El chavismo enfrenta el reto de mantenerse unido y hacer perdurar la ‘revolución’ sin su líder Hugo Chávez, con un primer tes...

VENEZUELA. El chavismo enfrenta el reto de mantenerse unido y hacer perdurar la ‘revolución’ sin su líder Hugo Chávez, con un primer test inmediato: las elecciones presidenciales, para las que podría radicalizarse el escenario.

El mandatario, en el poder desde 1999, murió la tarde del martes tras casi dos años de batallar contra el cáncer, y ahora el movimiento revolucionario que lleva su nombre buscará ‘hacer todo lo de Chávez, sin Chávez’, como dijo un emocionado Ricardo Menéndez, ministro de Industria, antes del cortejo fúnebre desde el Hospital Militar de Caracas.

‘Los chavistas van a radicalizarse. Tienen que garantizar la unidad de los chavistas alrededor de Chávez y tienen que colocar en la mente de la gente la idea del presidente de que los enemigos están ahí y van a entregar el país’, explica el analista Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.

‘Seguramente vamos a ver lo que hemos visto en las últimas semanas: un discurso en el chavismo más radical, amenazante, más intolerante incluso que el presidente (Chávez), para contrarrestar cualquier movimiento que pudiera deslegitimarlos’, opina la analista política Mariana Bacalao, profesora de la Universidad Central de Venezuela. Pero, agregó Bacalao, ‘eso no significa que vaya a ser así más adelante, si siguen en el poder tras las elecciones’.

Antes de partir a La Habana para someterse a su cuarta operación, el líder venezolano nombró al vicepresidente Nicolás Maduro su heredero político y pidió a los venezolanos que votaran por él en las elecciones que deberían celebrarse en caso de que no pudiera seguir gobernando. Y ahora Maduro, un exsindicalista del Metro de Caracas, afronta el reto de reemplazar a un presidente carismático, que ejercía el poder de forma personalista y que dejó un país completamente polarizado, con su discurso agresivo y excluyente contra la oposición.

También le toca al vicepresidente insistir en la unidad y desmentir los rumores sobre supuestos conflictos en el seno del chavismo. Muchos de esos rumores lo enfrentan al número dos del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y presidente la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, un exmilitar que participó junto a Chávez en el golpe de estado fallido liderado por él.

‘Es el gran reto del chavismo. Con su carisma, Chávez se imponía y provocaba contención hacia adentro. Pero ahora ya no está, y tienen que entenderse y alienarse’, explicó Bacalao.

¿Habrá o no divisiones? ‘No creo —arriesga León—. Al menos no una división real’. León desestima de plano ‘la posibilidad de que un actor del chavismo rete a Maduro’.