20 de Ago de 2022

Nacional

Vallas, otra causa de estrés citadino

PANAMÁ. Al estrés que produce conducir en la ciudad de Panamá por las obras de reordenamiento vial, se añade el problema de la contamina...

PANAMÁ. Al estrés que produce conducir en la ciudad de Panamá por las obras de reordenamiento vial, se añade el problema de la contaminación visual que generan vallas, pantallas, cables, telarañas y otros objetos que se ubican sin orden y crecen ‘ como hierba mala’.

El arquitecto Álvaro Uribe expresó a La Estrella que es una situación en la cual no hay claridad: las normas no son conocidas, hay una falta general de educación ciudadana y el gobierno se mantiene con patrones antiguos, mientra la ciudad está en crecimiento.

El abuso de ciertos elementos que no son arquitectónicos y alteran la estética e imagen de la ciudad crea un paisaje agresivo que genera molestia visual.

Carteles, cables, antenas, postes y otros objetos que no contaminan directamente, sin embargo por la manipulación indiscriminada del ser humano —tamaño, orden o distribución el objeto— se convierten en agentes contaminantes.

El desarrollo de las campañas electorales agrava la situación. Todos estos elementos llevan a Panamá a convertirse en una ciudad poco amigable.

Este daño se observa tanto en poblaciones rurales como en urbanas, pero la mayor densidad se ve específicamente en Panamá centro.

La directora de ANCON, Alida Spadafora, dice que este es un problema que nos hace daño, además no hay muchas normas para evitarlo y en vez de beneficiar, están afectando la salud.

Aparte de un problema visual, el daño también se convierte en un peligro para los automovilistas, pues llama la atención la proliferación de letreros y vallas publicitarias en todos los rincones y espacios, ya sea en paredes, postes, pancartas y telones guindados. Todo representa un peligro para la seguridad de vehículos y peatones, más las publicidades que están en aceras, creando intersecciones que obstaculizan la visibilidad de los conductores.

Mientras el gobierno realiza operativos removiendo vallas ilegales de quienes no cumplen con las alturas, dimensiones y ubicaciones autorizadas, es pertinente legislar sobre este asunto con más fuerza jurídica. Como la creación de una ley que regule y castigue lo relacionado con letreros, rótulos y vallas publicitarias, responsabilizando y aplicando sanciones a los funcionarios que las incumplan.

Hay que tener presente que estos elementos descritos influyen negativamente sobre el hombre y el ambiente disminuyendo la calidad de vida.

Es un problema para preocuparnos y también para ocuparnos. Nos toca limpiar y ordenar el ambiente urbano para cooperar con la eliminación de vallas y letreros que van en detrimento del aspecto estético urbano y la seguridad pública.