Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Nacional

Diversificación, ampliación y optimización: ¿Cuál es la política de Panamá?

Coclé es paradójica. La provincia, en el centro del país, se exalta con su nuevo parque eólico, el primero en Panamá y el más grande en ...

Coclé es paradójica. La provincia, en el centro del país, se exalta con su nuevo parque eólico, el primero en Panamá y el más grande en Centroamérica, mientras una hidroeléctrica se alista para adornar el río Grande, al oeste. Y así se repite en todo. El gobierno promueve el uso del etanol como biocombustible e impulsa las plantas termoeléctricas.

La política energética está enfocada ahora en ampliar y diversificar la matriz, sin reparar en la proveniencia. El debate dio con eso: hay que impulsar las ‘otras’ fuentes de obtención de energía eléctrica (las limpias) sin dejar de menospreciar la materia fósil. Por eso una nueva reforma a la ley de hidrocarburos, para incentivar la exploración, y una nueva normativa sobre la energía solar. Y por eso, entre 2009 y 2014 se preveía la instalación de 27 nuevas plantas hídricas.

‘Es ilógico’, plantea Alida Spadafora, una ecologista que desde 2007 dirige la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Ancon).

Por eso, dice, la introducción del etanol como un aditivo a la gasolina es simplemente un remache sin objetivos ambientales, sino económicos. ‘A deducir por la política ambiental del país, entonces no hay interés en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono, sino en hallar nuevas fuentes con beneficios financieros’, insiste.

La ampliación de la matriz energética supondrá nuevos debates. El de la necesidad de electrificar todo. El movimiento del país, principalmente, cree Spadafora. Los autos eléctricos tarde que temprano dejarán de ser el 2% de las ventas del mercado automotriz, pero habrá que analizar de dónde sacaremos la energía para ponerlos en marcha. ‘Hay que disminuir el gasto, pero también optimizarlo’.