Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Nacional

¿Se despide la Virgen del mar?

PANAMÁ. Sábado, 7:30 a.m. Llueve. Un par de señoras conversa a la entrada de la capilla. Adentro se ultiman los preparativos para la pro...

PANAMÁ. Sábado, 7:30 a.m. Llueve. Un par de señoras conversa a la entrada de la capilla. Adentro se ultiman los preparativos para la procesión de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de este pueblo urbano que subsiste escondido entre las altas torres.

–¿Y si sigue lloviendo en la tarde?

–No importa, a la Virgen le gustan los culecos –comenta una anciana.

Este año la procesión marítima tuvo lugar la tarde del sábado, un día antes de lo que dicta la tradición.

Los niños salen corriendo de sus casas con sus salvavidas. Siguen el desagüe limoso que conduce a la playa donde descansan los cadáveres de botes y animales costeros. Debajo del tramo marítimo del Corredor Sur aguarda un cayuco engalanado con flores, telas y boyas, mientras la Virgen de la Caridad del Cobre espera a que suba la marea.

Boca La Caja está de fiesta. Suenan los petardos en vez de los disparos. Mañana ninguno de los pescadores sabe con certeza dónde echara sus redes. Pero hoy, celebran otro cumpleaños más de su patrona entre risas y actividad en cada cocina.

EXPECTATIVA

A pesar de que, como afirma Ivan Maclao, uno de los organizadores de la procesion, el SPI les advirtió que los botes no podían salir al mar por motivos de seguridad, los moradores aproximan el cayuco a la playa.

Mientras los gallos de pelea cantan desde sus jaulas, los pescadores se preparan para zarpar. Aferrados a su tradición, desafían la seguridad estatal que mañana protegerá al presidente Martinelli durante los actos oficiales de conmemoración de los 500 anos de la Virgen de Santa Maria La Antigua.

Un hombre con camiseta de Messi conduce el bote Doña Josefina, desde el que la Virgen se refugia del sol bajo la imponente sombra que proyecta el Ocean Trump. Siguen la ruta acostumbrada hacia el Casco, pasando entre las islas artificiales de Punta Pacífica, a pesar de que se había hablado de un cambio de ruta.

Según explica Jessica, una trabajadora social que reside en el barrio, el cambio de fecha y de ruta de la procesión fue anunciado durante una reunión sostenida entre la iglesia y los pescadores. Fue entonces cuando lo que había sido tradición durante 70 años cambió. ‘La gente está molesta por el cambio... Nos dijeron que este año había que hacerla el sábado porque los sacerdotes tienen que participar en las novenas de Santa María La Antigua’, manifestó.

Si bien están anuentes a seguir los dictámenes de la curia metropolitana, Renia y Celinda, dos colaboradoras asiduas de la capilla, rezarán el rosario y le cantarán las mañanitas a quien, a pesar de todo, consideran como su verdadera patrona: la Virgen de la Caridad del Cobre. ‘Después nos vamos a retirar a nuestras casas porque tenemos que ser obedientes con los sacerdotes’, precisa Celinda, quien asegura que no podrá asistir a los actos conmemorativos de los 500 años de la Virgen de Santa María La Antigua, que también incluyen una procesión marítima que recorrerá parte de la Bahía de Panamá.

‘La de Santa María la va a tumbar... ¿Será porque es más vieja?’, inquiere Felipe Vergara, un antiguo morador del sector. ‘Acostumbran a hacer un sorteo y escogen el bote más adornado, con más lujo, y en ese bote va la virgencita, ¡carajo!’, proclama.

Para Jessica, las modificaciones que se le han impuesto a esta tradición se relacionan con un intento de ‘borrar la identidad de este lugar, para que los pela’os crezcan sin conocer la esencia de lo que es Boca La Caja’. Denuncia que de esta forma sería más fácil despojar a los moradores de sus tierras, cuyo valor ha crecido exponencialmente en los últimos años.