Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Nacional

Nueva carretera para la Comarca

CHIRIQUÍ. Más de 50 mil habitantes de los distritos de San Félix, Nole Duima y Calobébora, en la Comarca Ngäbe Buglé; Guabal y Santa Fe,...

CHIRIQUÍ. Más de 50 mil habitantes de los distritos de San Félix, Nole Duima y Calobébora, en la Comarca Ngäbe Buglé; Guabal y Santa Fe, en la provincia de Veraguas, se beneficiarán con la nueva carretera de este sector del país que pronto será inaugurada a un costo de inversión de 64 millones 20 mil 620 dólares.

El ingeniero Roberto Lezcano, divisionario del Ministerio de Obras Públicas (MOP), dijo que con la reciente conclusión de la construcción de caminos en la Comarca Ngäbe Buglé y en la provincia de Veraguas los residentes podrán incrementar la agricultura de subsistencia y el turismo en pequeña escala, el transporte de pasajeros y la actividad comercial.

Lezcano explicó que el proyecto vial incluye la construcción de 9.5 kilómetros de la carretera Panamericana desde San Félix a Quebrada Guabo. Además de 11.00 kilómetros de Cerro Sardina a Hato Chamí, 16.5 kilómetros de Hato Chamí a la comunidad a Cerro Flores y 9.6 kilómetros de Cerro Flores a Llano Tugri.

La nueva vía de comunicación beneficia directamente a las poblaciones en territorio comarcal y 16 kilómetros de Santa Fe a Calobébora y la comunidad de Guabal, en la provincia de Veraguas.

El funcionario afirmó, además, que la construcción de la carretera de Quebrada de Piedra en Tolé que comunica el sur de Soná y Santiago, en la provincia de Veraguas pronto será entregada.

Los residentes manifestaron su satisfacción por la obra, señalando que ‘al fin (el gobierno) se acuerdan de que ellos existen’ y ahora tienen la esperanza de que las condiciones de los planteles educativos, centros de salud, agua potable y electricidad llegue a sus apartadas comunidades.

Igualmente, los productores de café manifestaron su complacencia por la construcción de esta importante vía de comunicación que sigue su avance en busca de mejorar la calidad de vida de los habitantes de las zonas indígenas.

Mientras que los residentes de las comunidades de difícil acceso señalaron que ahora esperan que los centros de salud sean adecuados con medicamentos y médicos para atender los pacientes y no tener que caminar largos caminos por la falta de transporte.