Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Nacional

Estacionarse, una complicada tarea

PANAMÁ. Carlos llegó ayer desde su casa en Coclé a la ciudad de Panamá a hacer una serie de trámites legales. Vino como siempre en su ve...

PANAMÁ. Carlos llegó ayer desde su casa en Coclé a la ciudad de Panamá a hacer una serie de trámites legales. Vino como siempre en su vehículo. Como todas las veces desde antes de su llegada, ya estaba preocupado por el problema que sabe que tendría para encontrar un estacionamiento.

La búsqueda por ese estacionamiento le tomó más de 45 minutos. Ese es el pan de cada día que viven muchos panameños.

Él trataba de estacionarse por el área de Obarrio, pero en el sitio no encontró un espacio para dejar su auto. El sistema le ofrece cuatro opciones: un parquímetro —a razón de 25 centavos por cada 30 minutos—, un parque de estacionamiento privado a tres centavos el minuto, una señal de tránsito con la imagen de una grúa que dice prohibido estacionarse y un ‘bien cuidao’ —personas que abundan y han hecho de la supuesta vigilancia de autos en sitios públicos un negocio— .

Así como Carlos, cientos de conductores a diario ven con mucha desesperación cómo las manecillas del reloj van dando vueltas y las barras que marcan el tanque de gasolina van bajando, mientras busca ese lugar.

Este es uno de los males que llegan de la mano con el crecimiento de la ciudad y el desarrollo de la economía. Se complica con la venta 50 mil vehículos al año, lo que significa que entran a las calles de la Panamá unos 40 kilómetros de carros. 250 mil carros circulan en el centro de la ciudad.

El problema que hace crisis en horas de la mañana y el mediodía empuja a muchas personas a dejar sus carros en cualquier espacio.

Un nuevo ingrediente que se suma al ya complicado tránsito capitalino. La reacción de la Policía del Tránsito, no se hace esperar. Los agentes libreta en mano aprovechan la oportunidad para pegar en los vidrios de los vehículos las conocidas ‘boletas chicle’.

La multa es por $10, monto que resulta ínfimo, si se compara con los $60 u $80 que hay que cancelar a la grúa que se lleva el auto y lo que cobra el corral al que se envía, además de lo engorroso de los trámites para recuperar el auto. Hasta el cierre del mes de agosto, las boletas a vehículos mal estacionados sumaban 48,957.

ALTERNATIVAS: ¿DÓNDE?

Los puntos críticos en el centro de la ciudad de Panamá están en la Vía España, el área bancaria, Calidonia, Vía Argentina, el complejo de la CSS, los alrededores de Plaza Edison y hasta en la sede del Municipio de Panamá —que regula el tema de los estacionamientos—.

Las autoridades están empeñadas en la construir de parques de estacionamiento. Mientras, la única alternativa que ofrece la Alcaldía de Panamá es la colocación de los nuevos parquímetros. En total son 1,100 nuevos aparatos digitalizados a ubicar Calidonia, Vía España y Perejil.

Solucionar la falta de aparcamientos en la ciudad de Panamá es aprovechada por empresas que hacen de cualquier espacio vacíos un estacionamiento. Se cobra dependiendo del área.

La Ley 45 del 31 de octubre de 2007 que dicta las Normas sobre Protección al Consumidor establece que los lugares destinados a estacionamientos podrán cobrar por minuto, pero no establece tarifa, lo deja a la libre oferta y demanda.

Las empresas que se dedican al negocio de estacionamientos cobran desde $0.03 a $0.06 por minuto.

PROYECTO MUNICIPAL

La falta de estacionamiento en la urbe sigue agudizándose tan rápido como aumenta el número de edificios y disminuye el número de espacios libres.

El plan es palear el problema con la construcción de estacionamientos soterrados. Las áreas que han estado en el radar de las autoridades para construir los estacionamientos soterrados son la Plaza Porras, el Parque Urracá, el parque Andrés Bello y el Harry Strunz, mientras que se negocia otros espacios con el Instituto Nacional de Cultura (INAC), otras plazas.

Dos años después de llegar la iniciativa al Consejo Municipal y haber pasado una licitación que se ganaron dos empresas, el expresidente del Concejo y representante por de Río Abajo, Javier Ortega, desconoce el estatus de la licitación.

A pesar de no conocer el avance de la obra el representante se atreve a decir que el proyecto está avanzado.

Mientras se construyen los nuevos parques de estacionamiento a Carlos y los miles de panameños que deben hacer una diligencia en la ciudad, no le queda otra que seguir buscando un lugar para dejar su auto, pagar por el uso de algún sitio o negociar con un ‘bien cuidao’.