09 de Ago de 2022

Nacional

Mida impulsa el cultivo de arroz biofortificado

CAPIRA. Y a pasaron tres meses y Magdaleno Velásquez se prepara junto al personal del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) regió...

CAPIRA. Y a pasaron tres meses y Magdaleno Velásquez se prepara junto al personal del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) región 5, para iniciar la cosecha de arroz en fangueo, sembrado en tres estanques en el sector de La Florida, en Nueva Arenosa, distrito de Capira.

Magdaleno es miembro de una de las 40 familias que se benefician en esta región con el proyecto Escuelas de Campo, el cual es un componente dentro del programa Familias Unidas que desarrolla el Mida. La iniciativa tiene como objetivo brindar asesoramiento técnico a los productores, en la gama de rubros que cultivan, los cuales sirven para satisfacer sus necesidades alimenticias y comercialización.

‘Hay escasez de arroz en esta área de Capira. Hay que salir a realizar la compra fuera del pueblo, y es más lo que invertimos en pasaje que lo que obtenemos, pues en las ‘Jumbo Tiendas’ solo se vende una bolsa por persona y las ferias muy poco se realizan por acá’, señaló el productor.

Mientras va segando el arroz con una hoz en la mano, Magdaleno cuenta que la siembra de este arroz es un trabajo que permite desarrollar tres actividades a la vez en poco terreno y tiempo, a diferencia de otros rubros que toman en ocasiones más de un año en producir.

Indica que una vez se les da la semilla, se siembra, se limpia y como es un sistema a fangueo, el agua proveniente de un río, ayuda a eliminar hierbas dañinas que salen; sin embargo, hay plagas que ponen en peligro la cosecha como ocurrió en el año 2012, donde no se desarrolló la cantidad que debía salir.

‘Hay plagas como las novias que son mariposas pequeñas de color blanco y la chinilla que se aloja en la parte de abajo de la planta en forma de tortuguilla, las cuales si se controlan no hacen daño, pero se está registrando problemas con los pájaros arroceros que se comen la siembra, acabándola a veces en dos o tres días, por lo cual ésta será la última siembra del año’, afirmó Velásquez.

PROCESO DE OBTENCIÓN

Según informó Edilberto Ábrego, extensionista agropecuario del Mida región 5, a cada familia se le otorgan diez libras de arroz y con el mismo, dependiendo de la cantidad de tierra que posean, pueden hacer dos o tres siembras al año.

La semilla entregada, dijo Ábrego, es un arroz biofortificado, rico en hierro, el cual es un híbrido que saca el Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (Idiap), con mayor contenido nutricional, importante para los sistemas productivos de la agricultura a fangueo, el cual es considerado como una de las alternativas para la autosostenibilidad alimentaria en muchos sectores de nuestro país.

El arroz cosechado es para consumo de las familias que participan en la escuela y otra parte para la venta, la cual decide cada productor.

INTERVENCIÓN DEL MIDA

La coordinadora regional de Programas de Desarrollo Rural, Ketcy Alonso, informó que las Escuelas de Campo se manejan con productores que llegan de toda el área regional, desarrollándose temas que ellos mismos plantean, enfocándose más en el área orgánica y las buenas prácticas agrícolas.

Señaló que en el área de Nueva Arenosa hay 40 Escuelas de Campo y la producción está variando, pues en un área de 400 metros cuadrados, el programa da unos 8 quintales para las familias; dijo además que para el año 2012 se manejaron 150 granjas a nivel regional y para este año unas 80 granjas desde Arraiján hasta San Carlos. ‘El proceso de obtención es sencillo. Luego de la cosecha se debe dejar el arroz bajo el sol de dos a tres días para que inicie el secado y guardarlo, pero a esto se le suman dos días más de sol para entonces pilarlo, lo cual realizan la mayoría de las veces de manera tradicional con un pilón’, agregó Alonso.

BENEFICIOS DE PRODUCCIÓN

‘En el caso de la escuela del señor Magdaleno, de dos tinas se pueden obtener 10 sacos en cáscara, que al ser pilado debe dar seis quintales por tina, el cual puede llegar a ser vendido en el mercado de la región, a 50 centavos la libra debido a su calidad’, dijo la funcionaria.

En esta finca se colocaron los tres estanques en 2,384 metros cuadrados: uno de mil 500 metros, que da aproximadamente 18 quintales de arroz, y los otro dos de 500 metros, de donde se obtienen 12 quintales en cada uno, dando un total de 42 quintales de arroz. Con esta cosecha, una familia puede consumir 12 quintales al año y si esto se multiplica a tres cosechas al año se estaría hablando de 126 quintales de un arroz de primera.

Ya terminando la siega, Magd aleno con voz triste dijo que hay varias personas que solicitan de este tipo de arroz porque no hay; además, desafortunadamente, la juventud se ha preparado académicamente en áreas que no tienen que ver con la agricultura y la generación actual no quiere laborar en la tierra y si lo hacen cobran demasiado caro.