Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Nacional

Más escollos para la décima provincia

Aunque no hay un comunicado oficial que indique que ya está sancionada la ley 302 que crea la décima provincia de Panamá Oeste, el pres...

Aunque no hay un comunicado oficial que indique que ya está sancionada la ley 302 que crea la décima provincia de Panamá Oeste, el presidente de la república Ricardo Martinelli fue claro en anunciar este lunes 4 de noviembre que se asignará el dinero para la creación de la polémica provincia porque son solo “tres reales lo que se necesita.

A eso se le asignan los fondos". dijo Martinelli, justo un día después de que el ministro de Economía y Finanzas, Frank De Lima,dijera que el presupuesto general del Estado para la vigencia fiscal de 2014 no contempla fondos para la formalización de la nueva división territorial.

Hoy el propio De Lima se desmintió y aseguró que "se buscarán los fondos" para la nueva provincia.

Pero más allá del dinero que se necesita para la nueva provincia de Panamá Oeste, la nueva ley ha desatado una polémica pues hay muchos que consideran que el proyecto fue manejado a la ligera y de una forma muy política.

Varias expertos en gestión pública se preguntan si es factible el proyecto. El tema tiene muchos trasfondos histórico, económico, social, cultural, geográfico y político.

La arquitecta y ex ministra de Gobierno y Justicia, Mariela Sagel señala que lo fundamental de esas críticas, se enmarca en el viejo orden establecido en Panamá entre 1903 y 1979, y en las mentalidades correspondientes.

Se trata, en efecto, de críticas que hacen referencia a problemas legales – cambios en números de cédula, símbolos patrios, administrativos – creación de nuevas burocracias, mayor gasto improductivo, etc. -, y de pequeña política municipal – Arraiján vs Chorrera, etc.

Por su parte Guillermo Castro Herrera, investigador y director académico de Ciudad del Saber sostiene que no se ha contemplado las implicaciones que la creación de la provincia de Panamá Oeste tiene que ver con la gestión de la cuenca del Canal, ya que se abre una perspectiva poco usual en el debate político nacional.

“La creación de la décima provincia, tal como ha sido concebida, fragmenta aún más, en lo político – administrativo, un segmento del territorio que tiende a articularse como una región económica nueva”, opinó Castro.

Los expertos sostienen que con ello, esta medida opone nuevos obstáculos al desarrollo de la nueva economía, contribuye a la segregación de elementos cuya integración debería ser favorecida – como el complejo Panamá – Pacífico -, y terminará por elevar innecesariamente los costos de operación del Corredor Interoceánico.

Si de cambios se trata, serían mucho más sensatos aquellos que contribuyeran a relacionar armónicamente entre sí la organización natural del territorio, con la organización territorial de la economía, favoreciendo así una nueva organización territorial del Estado, apuntó Sagel.

Para la exministra esto, naturalmente, terminará por generar transformaciones en el conjunto del territorio nacional, en la medida en que facilite la generalización de las correspondencias entre la organización natural del territorio y la organización territorial de la economía y del Estado.

“Quizás tengamos que esperar a que pase lo que entre nosotros pasa por ser un campaña electoral, para poner sobre la mesa, finalmente, los problemas que realmente van a definir nuestro futuro". señaló. Y es precisamente el tema de la nueva de organización política, lo que haría que la nueva provincia espera hasta pasadas las elecciones, para ir tomando forma.

Así lo dejó por sentado el ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez, quien manifestó que la nueva provincia alteraría el Plan General de Elecciones, por ello recomienda que la nueva división espere hasta después de mayo de 2014.