Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Nacional

Amador en venta

PANAMÁ. La Calzada de Amador ha estado en el eje controversial de la actual administración desde siempre: el día uno, el presidente Rica...

PANAMÁ. La Calzada de Amador ha estado en el eje controversial de la actual administración desde siempre: el día uno, el presidente Ricardo Martinelli tumbó a mazazos una valla de Figali que impedía el acceso a un relleno en la zona y ahora en el mundo se promociona otro, excéntrico, a largo plazo.

La firma multinacional de arquitectos HKS, de origen estadounidense, vende un ‘Amador Waterfront Master Plan’ que pretende el relleno de 162 hectáreas de la bahía, frente a El Chorrillo y la Cinta Costera III. Lo que significaría más del doble del terreno de la calzada, que comprende 85 hectáreas.

‘Nuestra visión para Amador es un frente de mar de clase mundial. Imagine Barcelona, Río de Mónaco...’, anuncia el perfil del lujoso proyecto.

Se desarrollaría en cuatro fases, y la primera arrancaría con la construcción de un centro de convenciones y un hotel de lujo que sostenga ese mercado. El resto de las etapas se levantarían en treinta años.

Sólo en julio reciente, la Autoridad de Turismo contrató por $193 millones al consorcio HPC, Contrata y P&V para la edificación de un centro de convenciones que reemplace el de Atlapa.

La Estrella intentó obtener ayer una versión, tanto del ministro de Turismo, Salomón Shamah, como del director de la Autoridad Marítima de Panamá, Roberto Linares, sin éxito.

¿Quién autorizó el proyecto? ¿Cómo, si hace apenas dos años, las presiones públicas hicieron al gobierno desertar del relleno ‘Maritime City’ de 36.8 hectáreas, ahí mismo?

A falta de divulgación de información sobre el proyecto por parte de las autoridades correspondientes, dirigentes de la sociedad civil desestiman su construcción.

‘Están creando expectativa sobre algo que no tiene ningún fundamento’, asegura la directora de la Fundación Panamá Sostenible, Raisa Banfield.

Según Banfield, no existe base legal o ambiental que justifique que estén promocionando el relleno de lujo en la calzada de Amador.

Pero HKS habla distinto. Promete una zona de rascacielos de condominios y hoteles, un distrito de compras, un circuito verde conectado al Cerro Ancón y otro de cultura vinculado al Casco Viejo. Lo vende con el sello que usa desde 1939, y con el que ha levantado obras como el estadio de los Cowboys en Texas, así como los gigantescos hoteles Atlantis Paradise Island Hotel en las Bahamas, y el simbólico Venecia de Las Vegas.