Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Nacional

‘Panamá es y seguirá siendo un escenario rico para la literatura’

Mario Vargas Llosa comentó en la presentación de su nueva novela que no hubiese podido escribir ese libro hace 20 años, —porque un eleme...

Mario Vargas Llosa comentó en la presentación de su nueva novela que no hubiese podido escribir ese libro hace 20 años, —porque un elemento clave es la bonanza económica que vive su natal Perú— le comentó al nicaragüense– ¿Cómo los afectan los cambios sociales, económicos y políticos en el quehacer literario de escritores que comenzaron en su oficio durante el siglo XX?

–Claro que afecta la literatura. Por ejemplo, no es lo mismo el Panamá de los años de 1960, el que yo conocí por primera vez. Era una ciudad modesta, tropical, bañada en chalets de techos rojos, con muy pocos edificios. No es la misma ciudad que se le presenta al escritor de hoy, quien observa una verdadera urbe. El tipo de literaturas cambia, las historias cambian. La literatura es más humana hoy día. La literatura del mundo rural quedó atrás. Estamos en una sociedad diferente, claro que lo afecta.

–¿Se sigue viendo a Panamá como esa ciudad decadente que plasmaron Hemmingway o Mutis en algún momento?

–Es otra cosa. Panamá es un país que se presenta mucho a la literatura. Tanto el pasado como el presente. Por ejemplo desde la novela ‘El Sastre de Panamá’, un gran experimento comercial al rededor de una ciudad que John Le Carré no conocía, hasta novelas históricas como la de Juan Gabriel Vásquez, ‘Historia Secreta de Costaguana’, donde se fue el Panamá de antes durante su proceso de independencia y durante la lucha por la construcción del Canal. Este país es un escenario múltiple que va a seguir siendo un literario en el futuro.

la literatura nacionalista

–Hace poco se entregó el premio Ricardo Miró. Los jurados, en general, resaltaron la cantidad de obras con temas nacionalistas. ¿Qué representa esto?

–Esto significa que las nuevas generaciones pueden mirar hacia atrás con un sentido más crítico y con una visión más fresca. Ellos tienen el pasado atrás. Lo que para mí no es pasado, como es la lucha por la reivindicación del Canal que yo viví y que acompañé; para un escritor nacido en la década de 1990, mucho más jóvenes que nosotros, esa lucha es un hecho del pasado. Ellos pueden ver para atrás y lo ven de otra manera– opina Ramírez Mercado.