Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Nacional

Protocolo de trabajo de la Policía genera más críticas

PANAMÁ. En menos de un mes, dos personas han muerto y otras dos han resultado heridas en operativos policiales. La cifra ha activado la ...

PANAMÁ. En menos de un mes, dos personas han muerto y otras dos han resultado heridas en operativos policiales. La cifra ha activado la agrura ciudadana, que deja de ver el asunto como casos aislados, y se rebela ante el método de la fuerza pública para abordar lo que ha considerado delito.

El incidente de Villa Zaíta, la noche del viernes, en el que dos mujeres resultaron baleadas por agentes especiales y cuyo carro quedó deshecho, ha puesto en tela de duda el modus operandi de la Policía Nacional.

‘El director de la Policía debe ser mas enérgico con estos incidentes desafortunados que están involucrados los agentes policiales’, sostiene Juan Jované.

Lo dice justamente por la ambigüedad de las autoridades policiales, tras el suceso. En un comunicado, la Policía redujo la situación a un párrafo del informe sobre la captura de una organización de secuestradores. ‘Sobre esta situación se recaba información para esclarecer el hecho’, insistió.

Pero la revolución no ha parado. El caso San Carlos la activó y lo de Villa Zaíta parece solo haber venido a refrescar la cruzada contra las técnicas de la Policía y la Ley 74, que ajustada a la medida de la principal fuerza pública del país, tejería la inmunidad de agentes investigados en sus labores.

LA LEY 74 EN LA MIRA

Abogados han insistido en la necesidad de derogar la citada norma de la Policía Nacional, que prohíbe que una unidad involucrada en un caso de abuso pueda ser separada de su cargo y se le garantice un proceso similar al de un civil.

‘Hay que derogar la Ley 74 con urgencia’, sostiene el exmagistrado Gerardo Solís.

El asunto había sido planteado ya en la reunión con la que el Colegio Nacional de Abogados (CNA) fraguó el frente en defensa de la democracia, la semana pasada, cuando estaba vivo el caso de San Carlos.

‘La Ley 74 no era necesaria para que los policías hicieran su trabajo bien’, insistió Solís al aforo de juristas que se debatía sobre el rol del magistrado Alejandro Moncada Luna en el resquebrajamiento de la democracia, y que consideraba que la norma policial es otra forma de ataque a la institucionalidad.

El llamado ha cobrado valor justo después de que el Ministerio Público delegara su Fiscalía Auxiliar a investigar por qué tres agentes dispararon a dos mujeres en un vehículo blanco, inocentes, en medio de una operación para hacer caer una banda de secuestradores en Villa Zaíta, al norte de la ciudad.

EL PROCESO JUDICIAL

El MP anunció que ayer recogió los testimonios de los involucrados en el caso, y que apuntan a que agentes encubiertos, y sin identificación, solicitaron a las mujeres que viajaban en el auto, detenerlo y bajarse. Ellas no accedieron, dadas sus dudas, y la persecución terminó con una anciana herida de bala en el glúteo y el muslo izquierdo, y la camioneta con al menos 15 tiros.

La Fiscalía Auxiliar aseguró que revisaría los protocolos de seguridad de la Policía, y cotejaría si se habían cumplido. El jefe de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) de la Policía, Manuel Castillo, prefirió bajarle en nivel al asunto, y pretendió el sábado que no se le llamara ‘confusión’ al tema. Justamente, la Dirección de Responsabilidad Profesional de la Policía tomará parte del proceso. Investigará en casa los porqués de la ofensiva policial.

Pero Miguel Antonio Bernal teme y sazona: los que dirigen la Policía han venido de menos a más. ‘Menos protección y más maleantería’.