Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Nacional

Ex atleta de 95 años sigue esperando su jubilación

CHIRIQUÍ. Delmira Pierce, a sus 95 años de edad y más de 58 de servicio, recuerda sus gloriosas participaciones deportivas y su protagon...

CHIRIQUÍ. Delmira Pierce, a sus 95 años de edad y más de 58 de servicio, recuerda sus gloriosas participaciones deportivas y su protagonismo en la formación de nuevos valores, desde las aulas en los planteles que laboró.

Desde 1999, cuando terminó su periplo en la docencia, debió empezar a cobrar como jubilada, no obstante, hasta la fecha el proceso no ha avanzado un solo milímetro, como ella misma dijo. ‘Cada vez que voy, mis papeles no aparecen, —no hay sistema, vuelva después— me dicen allá’, sostiene, sin descargar con su interlocutor su descontento. Destaca que actualmente, solo recibe una pensión, la cual no es suficiente para suplir sus necesidades, con la legalización de su merecida jubilación la situación sería diferente. Cobra unos 230 dólares aproximadamente.

Pierce inició su carrera en educación muy temprano. Difundió sus conocimientos primero en la Escuela Profesional, luego en la Sagrada Familia, más tarde fundó el Instituto Bolívar, en donde llegó a ser directora de Deportes. ‘El Ciclón de Caribe’, como fue bautizada por sus arremetidas contra el team cubano en aquella final histórica entre Panamá y Cuba en los IV Juegos Panamericanos y del Caribe que tuvieron lugar en nuestro país, sigue clamando por justicia. Justicia para que la institución en la que cotizó por más de 58 años, le mejore su condición de vida. Justicia para que quienes la desalojaron de su residencia en Panamá, le devuelvan sus más altas posesiones: Sus trofeos, sus documentos y fotos. ‘Quiero mis tesoros históricos, con los muebles, se pueden quedar’, esputó a regañadientes, refiriéndose al hombre que la expulsó.

El reclamo de Pierce, obedece al hecho que todas sus pertenencias, incluyendo muebles y hasta los trofeos, medallas y fotos recordativas le fueron despojadas y hasta hoy, no se las han devuelto. Solo conserva un viejo trozo de papel, y las películas expropiables que yacen en su prístina memoria. ‘Solo espero justicia, tendrá que ser divina, porque de los hombres, ya no estoy muy crédula’, indicó la guerrera caribeña que destrozó la defensa cubana en aquel Panamericano de 1938.

Los reveses de la vida, no cambian su filosofía de vida, ésta sigue siendo el deporte. ‘El país solo superará cuando se mire el deporte en su justa dimensión, el deporte en todo su conjunto, no un montón de muchachos pateando pelota’, apuntó.

‘Al parecer lo que hicimos por el país, no tiene valor alguno ante las autoridades, tal vez para estas generaciones, ser los mejores del área en este deporte, no tenga valor; —para mí es un recuerdo invaluable, que me gustaría emulen los muchachos de este y otras disciplinas—’, sostuvo.

Pierce está hoy en el retiro, no ha recibido el reconocimiento merecido a su trayectoria en el deporte, ni a su dedicación a las nuevas generaciones. Reside en casa de los Fransechi, de quienes ella dice son su segundo hogar.

‘El Ciclón’ todavía sopla. Dijo que espera con ansias la inauguración del gimnasio Escolar en dónde será una de las invitadas de honor. Quizás allí, le brinde al público, la dicha de ver sus tiros de gancho y hasta de tres puntos.