Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Nacional

La historia del pescador perdido

CHIRIQUÍ. Esteban Guerra, más conocido como ‘Galicho’, a sus 44 años podía decir, con propiedad, que era un viejo lobo de mar. Hasta el ...

CHIRIQUÍ. Esteban Guerra, más conocido como ‘Galicho’, a sus 44 años podía decir, con propiedad, que era un viejo lobo de mar. Hasta el pasado 24 de diciembre fue capitán de barcos, por más de 25 años. Empezó a sus 12, cuando apenas era un chiquillo e intentaba ganar unos centavos para ayudar a su madre, Celsa Corina Araúz Sánchez, una dama que se quedó esperando la llamada de su hijo, quien en aquella noche, que debió ser buena, no llamó.

‘Mi hijo llamaba todos los días. Él, al igual que sus otros dos hermanos son mi sostén’, dijo Celsa, al referirse a su hijito, como ella llama a Esteban el segundo de tres hermanos y una solo mujer.

La madre, con la mirada lejana, dijo con disgusto: ‘Rezo por mi hijo, para que pueda regresar con bien’. ‘Confió en que Dios lo traiga a salvo’, añadió Celsa, recordando ‘esta no es la primera vez que uno de mis hijos se pierde en alta mar’.

Guerra es capitán de barco desde que casi era un niño y, al igual que él, sus hermanos también están en el oficio. Ellos estuvieron extraviados en situaciones similares. ‘De marinero, así empezó, luego por su persistencia llegó a ser capitán de embarcaciones tanto de pesqueras como turísticas’, sostuvo Celsa, en tanto, demandó silencio a los mancebos que a un costado cortaban cabello en el mismo portal de la casa que ‘Galicho’ le ayudó a construir.

La progenitora de Esteban expuso una gran inconformidad con el mecanismo de búsqueda que se ha esgrimido para dar con el paradero de su hijo. ‘Dicen que lo están buscando, pero no confió mucho en eso. Así pasó la vez pasada con mis otros hijos’. ‘¡Confío en Dios! y le pido al presidente que me ayude a encontrar a mi niño’, arguyó desesperadamente la madre de ‘Galicho’, de aproximadamente unos 71 años de edad.

DESAPARECE ‘GALICHO’

Treinta y un días tardaron sus hijos sin que se supiese nada de ellos. Regularmente, cuando ‘Galicho’ partía hacia el mar, tardaba entre 12 a 15 días; en tanto, su esposa y sus cinco hijos, de los cuales el más joven tiene unos 12 años, lo esperan. Ese día (24), en que perdieron contacto con la embarcación, solo habían pasado cinco día —relató la señora Celsa—. Ella dijo que su hijo, aunque residía en la ciudad capital, tenía por costumbre llamarle siempre, por las tardes.

‘Yo quise irme para la capital para estar con mi nuera y mis nietos, pero mis otros hijos me lo impidieron’. ¿La razón: ‘la esposa de mi hijo solo se la pasa llorando; y yo, qué iba hacer allá, sino llorar también. Solo le pido al señor presidente que ordene el reforzamiento de la búsqueda. No dejen a una vieja sin su hijo; ni a unos niños, sin su padre’, seguido tragó como una especie de nudo que no le dejaba respirar, luego enmudeció.

Su hermana Doris Rodríguez dijo que toda la familia estaba desesperada y que este fin de año no iban tener ánimos para celebrar. ‘! Qué clase de navidad o fiestas de fin de año estamos pasando!’, reprochó.

CLAMAN POR AYUDA

Rodríguez pidió apoyo a las autoridades que tengan jurisdicción en esa zona y al mandatario de la nación. ‘Necesitamos que nos ayuden lo más que puedan, porque ya nosotros no sabemos que más hacer’, dijo la hermana, mientras un lágrima corrió por sus barbilla.

Entre tanto, Osvaldo Grenald, presidente de la Asociación de Pescadores de Puerto Pedregal, esbozó la grande preocupación que sobrecoge a la comunidad que él preside. ‘Esperamos una respuesta puntual de las autoridades de seguridad en este caso’, adujo Grenald.

En años anteriores Edwin y Rafael, sus otros dos hermanos estuvieron perdidos, los encontraron pero en aguas internacionales. A uno en las aguas territoriales del Ecuador; el otro en Guatemala, lo recuperó una patrullera norteamericana, reveló a La Estrella la señora Araúz. ¿Acaso, será por esto, su falta de confianza?