Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Nacional

Casa de Noriega, un parque para recordar la dictadura (1968- 1989)

Los pedazos de la casa demolida del exdictador Manuel Antonio Noriega serán apartados para levantar sobre esa área de San Francisco un ...

Los pedazos de la casa demolida del exdictador Manuel Antonio Noriega serán apartados para levantar sobre esa área de San Francisco un parque muy peculiar.

El parque recordará la "oprobiosa dictadura militar" que gobernó Panamá durante 21 años y será construido en los terrenos donde el pasado jueves se demolía la mansión del exgeneral Manuel Antonio Noriega y una casa de su hija Sandra.

La noticia la dió a conocer ayer viernes el presidente de la república, Ricardo Martinelli."Eso va a ser un parque del recuerdo de lo que fue la dictadura oprobiosa de los 21 años del régimen militar", que se extendió en Panamá desde 1968 a 1989, dijo Martinelli.

Las residencias que estaban abandonadas, están siendo demolidas porque se habían convertido en refugio de alimañas y mosquitos transmisores del dengue, según la versión ofrecida por las autoridades panameñas.

Martinelli dijo que se comenzará a construir el parque dentro de dos semanas, apenas se termine con la demolición de las casas ubicadas en el terreno.La demolición se ejecuta por orden del Ministerio de Salud (Minsa), indicó Martinelli, aunque no dio mayores detalles sobre como será la obra que se construirá en esos terrenos.

La mansión de Noriega y la vivienda de su hija están ubicadas en la exclusiva zona de Altos del Golf, en el sureste de la capital. Las residencias se encontraban bajo cautela del Ministerio de Economía y Finanzas desde la invasión estadounidense a Panamá, en 1989, cuando Noriega fue derrocado.

El abogado de Noriega, Julio Berrío, advirtió sin embargo que planteará acciones judiciales para recuperar esos bienes, ya que alegó que fueron adquiridos en forma legal por su defendido.

En tres ocasiones el terreno donde se erigían las residencias de los Noriega fueron puestas a la venta por las autoridades, pero nunca se recibieron ofertas concretas por ellas.El gobierno afirma que ambas residencia y el terreno le pertenecen al Estado, mientras que el abogado Berrío asegura que la tenencia de las propiedades aún está pendiente de ser definida por un tribunal de justicia.