18 de Ago de 2022

Nacional

Generación de millones sin un plan de manejo

CHIRIQUÍ. Más de 500 millones de dólares en servicios económicos genera anualmente el Parque Nacional Volcán Barú a las arcas de la repú...

CHIRIQUÍ. Más de 500 millones de dólares en servicios económicos genera anualmente el Parque Nacional Volcán Barú a las arcas de la república de Panamá.

En diciembre de 2013, fueron presentados los resultados de un estudio de valorización económica, realizado por varios actores ambientales.

La cifra que se logra por medio de servicios de agua, protección de suelos, servicios culturales, turismo, entre otras actividades que se ejercen en los distritos de Boquerón, Boquete, Bugaba, David y Dolega, regiones colindantes con el parque, es calificada como ‘positiva’ por diversos sectores.

A LA ESPERA DEL PLAN DE MANEJO

Carmencita Tedman, coordinadora por la defensa del Parque Nacional Volcán Barú, ve con buenos ojos el impacto económico que genera el punto más alto de la geografía nacional; sin embargo, aduce que continúan a la espera de un nuevo plan de manejo, porque el actual, con algunos cambios a baja escala, data del año 2009 y amerita ser reestructurado.

‘El 14 de noviembre de 2012 se iniciaron los primeros pasos del nuevo plan, se han sostenido reuniones con diferentes organismos y se han hecho estudios biológicos de campo que siguen marcando un alto porcentaje de hábitat y microsistemas únicos en el volcán Barú, parque que se debe proteger más, ya que de él dependen muchas actividades, entre ellas la agricultura y la ganadería’, expresó Tedman.

ACTIVIDADES IMPROPIAS

Demetrio Miranda, coordinador del Plan de Manejo del Parque Nacional Volcán Barú, indicó que en el sitio hay avances notables de la actividad humana, pues se aprecian zonas de pastoreo, además del crecimiento de la agricultura de una forma desordenada, sin concordancia con la conservación del parque, situación que puede estar ocurriendo por la falta de vigilancia y de control.

Miranda señala que el estudio que desarrollan la Universidad Autónoma de Chiriquí, la Autoridad Nacional del Ambiente y grupos ambientalistas tomará entre seis a 10 meses más, ya que se encuentran verificando las condiciones ambientales por medio de estudios en las zonas convergentes con el parque. Agrega que la flora y fauna han sido objeto de estudio en el sitio, pero también se deben elaborar mapas de zonificación, para que cuando se concluya el plan de manejo actualizado el parque tenga una buena administración y consistencia, sobre todo en el desarrollo y producción de servicios.

INCONSISTENCIAS

Para Damaris Sánchez, de la Fundación para el Desarrollo Integral Comunitario y Conservación de los Ecosistemas en Panamá, la investigación conjunta que se ha elaborado desde hace un año con la Autoridad Nacional del Ambiente evidencia que el Parque Nacional Volcán Barú es un gran proveedor de servicios a la provincia, por lo que fortalecer sus programas de conservación, aunado al plan de manejo que se prepara, garantizaría su buen estado.

Sánchez plantea que el nuevo plan de manejo ha sido siempre una de las propuestas de Fundiccep, pero en él se debe incluir programas de mayor efectividad, sobre todo en la protección de zonas donde existan bosques que hayan sido consideradas áreas protegidas.

Durante giras de campo al Parque Nacional Volcán Barú, destaca Sánchez, se ha comprobado que no se ha logrado la efectividad mínima en el cumplimiento de programas de protección y especificó: hay avances notorios de fronteras agrícolas, incendios todos los años, cacería permanente y muchos han hecho del parque un vertedero.

VERSIÓN DE LA ANAM

El administrador general de la Autoridad Nacional del Ambiente, Silvano Vergara, manifestó por su parte que en primera instancia los resultados de la investigación, basada en la generación económica del Parque Nacional Volcán Barú, se realizó a través del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente PNUMA, el gobierno de España, en coordinación con la ANAM y Fundiccep. ‘Confío en que el plan de manejo pueda estar listo una vez culmine el primer trimestre del 2014’, y para su elaboración habrá una participación real de todos los actores ambientales, con información efectiva de quienes lo integran.

SOLUCIÓN

Voces oficiales de la Autoridad Nacional del Ambiente plantean que el Parque Nacional Volcán Barú tiene un estado saludable, con un nivel de conservación alto, a pesar de ello se siguen registrando altos niveles de tala ilegal, mientras que los delitos ambientales únicamente alcanzan sanciones de dos años de prisión.

Los actores que elaboran el plan de manejo esperan concluir el estudio científico para, de esa manera, establecer una administración en forma de patronato, coordinada entre grupos ambientalistas y municipalidades convergentes en el sitio.

Ambientalistas y representantes de organismos de la provincia de Chiriquí creen que para conservar el Parque Nacional Volcán Barú es necesario implementar programas de fortalecimiento en los sistemas de protección de cuencas, manejo de suelo, además de trabajos efectivos con la comunidad, considerando que el área ha sido por muchos años una zona protegida.