Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Nacional

GUPC apuesta por ganar tiempo

PANAMÁ. Empiezan a bajar las aguas entre Grupo Unidos por el Canal y la Autoridad del Canal de Panamá. Después de dos días de buscar, si...

PANAMÁ. Empiezan a bajar las aguas entre Grupo Unidos por el Canal y la Autoridad del Canal de Panamá. Después de dos días de buscar, sin éxito, alternativas a la falta de liquidez del consorcio, ambas partes crearon un protocolo de negociaciones como primer paso hacia un acuerdo integral para la finalización del proyecto.

Según un comunicado de GUPC el 21 de enero, última reunión donde participaron ACP, GUPC y la afianzadora Zurich, el grupo empresarial propuso nuevas formas de cofinanciamiento para sacar adelante el proyecto ‘a pesar de las condiciones imprevistas que ha presentado la obra’.

El diario digital La Razón de España recoge que Zurich no tenía intención de pagar con carácter inmediato la fianza de $600 millones hasta tanto no se dirimieran los arbitrajes, posición que hace más difícil la posibilidad de que un tercero en discordia pudiera finalizar las obras si el grupo adjudicatario decidiera finalmente ejercer su derecho de paralizarlas.

Las partes acordaron continuar el diálogo hasta el 1 de febrero con el fin de encontrar una solución definitiva de largo plazo al cofinanciamiento. La fecha contrasta con las declaraciones del presidente de la república, Ricardo Martinelli, quien afirmó a CNN en Español que las partes tenían hasta el 29 de enero para lograr un acuerdo.

Según GUPC, el protocolo prevé el desarrollo de discusiones que involucran a Zurich como una opción positiva para afrontar la crisis. Las cifras para reflotar el proyecto provendrían de los $600 millones de Zurich y la moratoria de los anticipos del contratista a la ACP.

BAJA PRODUCCIÓN

El GUPC alega que los inconvenientes que afectan al proyecto están relacionados con los sobrecostos, situación que deberá dirimir a finales de marzo la junta de resolución de disputas donde radica el reclamo del grupo. Dicha demanda no debiera impedir que la obra se desarrolle al 100%; sin embargo, se registra menos del 30% como lo confirmaron los propios trabajadores de la construcción y la ministra de Trabajo, Alma Cortés.

GUPC no ha dado razón a los trabajadores sobre la disminución del ritmo de la obra. Moisés González, secretario de Defensa del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción, indicó que en pleno verano la empresa redujo a una sola jornada el turno de los trabajadores, como consecuencia las tareas de vaciado de concreto disminuyeron.

EL DEDO EN LA LLAGA

El debate, por tanto, se centra en esclarecer qué causa el hueco financiero de la empresa; un problema es la liquidez de los contratistas y otro muy distinto el monto de los sobrecostos.

Analistas apuntan a que la solución del primero con fondos públicos europeos es solo para ganar tiempo y comprometer más a Panamá, pero no es garantía de culminación pronta y exitosa, y tampoco elimina el sobrecosto de la obra.

Un punto clave, según los expertos, es identificar la naturaleza del sobrecosto: desaguisados y corrupción o cálculo insuficiente de los costos accidentales.