Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Nacional

El ocaso de los últimos reos de la isla de Coiba

El mayor peligro para Coiba no son los narcotraficantes, los pescadores ilegales o los cazadores de animales en peligro de extinción ni ...

El mayor peligro para Coiba no son los narcotraficantes, los pescadores ilegales o los cazadores de animales en peligro de extinción ni la presencia de la base naval que se ha establecido en el lugar. No. El riesgo más grande al que se enfrenta el Parque Nacional es una banda de pillos conformada por unos mil quinientos a tres mil caballos, vacas y búfalos que rondan libres por la isla.

Desde antes de que fuera declarada Parque Nacional, hace nueve años, se había advertido que la presencia del ganado en la isla era peligroso para el ecosistema del lugar. Sin embargo, por una mezcla de factores (falta de previsión, desinterés, burocracia, etc.), el problema no se atendió.

No fue hasta hace unos días, con la visita de una comisión de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) a Coiba que el tema entró en una etapa definitoria.

Fanny Douvere, coordinadora del Programa Mundial de Patrimonio Marino de la Unesco y quien formó parte del grupo que recorrió el hoy Parque Nacional, declaró tras la gira: ‘Cuando pasa tanto tiempo desde que se emiten recomendaciones y no son acatadas, la comunidad internacional empieza a prestar atención a esto, y es por eso que se envió la misión aquí a Panamá’.

Al visitar el área, la organización anunció cuatro acciones que deben realizarse para que el Parque Nacional mantenga su posición de Patrimonio de la Humanidad. El primero y más urgente, fue la remoción del ganado que habita en el lugar.

Para Juan Maté, doctor en biología marina, la advertencia no es descubrir el agua caliente. Maté, parte del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, comenta que ‘el ganado que hay asilvestrado en la isla es el enemigo número uno... eso se indicó en el Plan de Manejo del Parque Nacional de Coiba mucho antes de la visita de la Unesco.’.

El científico estuvo involucrado en la elaboración que menciona y además, acompañó al equipo de la Unesco en la última visita a Coiba.

¡VIENE EL LOBO!

La remoción del ganado de Coiba es como la historia del cuento infantil Pepe y el Lobo. Las autoridades a lo largo de los años siempre sacaban el tema a relucir y anunciaban que se tomarían medidas al respecto, mas nunca se llega a nada.

Por ejemplo, en el 2006 en diarios de la localidad se registra la petición que le hicieran al entonces ministro de Gobierno y Justicia, Héctor Alemán, para que diera respuesta a la situación.

En 2010 la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) publicó una licitación en la que se solicitaba el ‘servicio prestado de vaquero para capturar, encerrar y domesticar reses en el Parque Nacional Coiba del 17 al 31 de marzo de 2010’. El portal Panamá Compra indica que esa licitación todavía está ‘por adjudicar’.

El valor de esa licitación, en ese momento era de $1 por cabeza, llegando a un total de $300, pues esa era la cantidad de animales que había en el lugar: 300. Empero, hoy en día, según los últimos reportes, se calcula que la cifra de bovinos y equinos en la isla puede estar entre 2 mil y 3 mil.

Ya en 2009 la Unesco, a través de un informe, había hecho una advertencia previa: ‘La presencia continua de estos animales en la isla está impactando severamente el valor universal del sitio... Si este problema no se resuelve pronto, el nivel de impacto crecerá hasta el punto de convertirse en un peligro para el sitio’.

‘NO HAY NINGÚN PELIGRO’

El administrador de la Anam, Silvano Vergara, estuvo en el recorrido que hizo Douvere y los demás enviados por la Unesco. Entre las declaraciones que dio, dijo lo siguiente: ‘Más vale tarde que nunca, hemos iniciado el cumplimiento de estas recomendaciones; pero hay una cosa que aclarar: Coiba no está en peligro, son comentarios que han hecho algunos por ahí sin conocimientos de la normativa de lo que es un patrimonio, el no cumplir las recomendaciones es lo que podría poner al patrimonio en la lista de extinción, pues si no se cumplen estas recomendaciones el área comienza a deteriorarse y eso es lo que nosotros estamos tratando de revertir’.

Al preguntar de qué forma se va a ‘revertir la situación’, como indica el administrador Vergara, funcionarios de la Anam responden de manera escueta: ‘Se está evaluando. El Plan de Manejo del Parque Nacional de Coiba estableció un subprograma de manejo (consultarlo)’. Al insistir sobre el tema e indagar cuál podría ser el mejor método para dar solución al asunto, el funcionario reitera ‘Se está evaluando’.

Sobre esto, Maté comenta que ‘a raíz de la reciente visita, el Gobierno Nacional ha tomado más la iniciativa’. Por eso, considera el biólogo marino, ‘Anam hizo una licitación para la remoción del ganado’. El científico menciona que una vez otorgada la licitación, entre febrero y marzo, el proceso de remoción tomará unos 7 meses; es decir, antes de que culmine el 2014 Coiba se librará de sus últimos reos.