Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Nacional

Omisión inquieta a Harley Mitchell

PANAMÁ. A la sazón que huele a ausencia de una carrera judicial y mora en la tramitación de expedientes se le añade otro ingrediente que...

PANAMÁ. A la sazón que huele a ausencia de una carrera judicial y mora en la tramitación de expedientes se le añade otro ingrediente que encrispa aún más la desconfianza de algunos sectores hacia las más altas esferas del Órgano Judicial.

Se trata de la decisión de la Dirección de Auditoría Judicial de no fiscalizar a los magistrados de la Corte. Así lo contemplan en su plan de trabajo para este año.

Esta acción la detectó ‘accidentalmente’ el magistrado Harley Mitchell. Hace dos días, Mitchell envió una misiva al presidente de la Corte, José Ayú Prado, con copia al resto de sus colegas, en la que expresa su inquietud por el tema.

‘Esta omisión (la de no auditar a los magistrados de la Corte), de no corregirse concedería a la máxima autoridad del Órgano Judicial un tratamiento de fuero y privilegio’, expresa el magistrado Mitchell.

LA PROPUESTA DE MITCHELL

El jurista estimó que con miras a agilizar el proceso de auditorías estas deberían ser coordinadas por los presidentes de sala de la Corte.

Aunque las motivaciones de la Dirección de Auditoría son por ahora desconocidas, la decisión resonó en el gremio abogadil.

Juan Carlos Araúz, vicepresidente del Colegio Nacional de Abogados, opina que la rendición de cuentas representa un papel importante en la administración de justicia.

El doctor en leyes sustenta que las auditorías son saludables, tienen que ir de la mano con la transparencia para que el usuario conozca la labor que están realizando los magistrados.

Dicho en otras palabras, el abogado Araúz cree que las auditorías ‘no pueden ser aisladas’, deben realizarse integralmente, porque el sistema de justicia tiene que estar supervisado en todo momento.