Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Nacional

Desaciertos en política exterior generan cambio de canciller

PANAMÁ. Una cadena de decisiones erradas sepultó ayer la carrera diplomática del ministro de Relaciones Exteriores, Fernando Núñez Fábrega.

PANAMÁ. Una cadena de decisiones erradas sepultó ayer la carrera diplomática del ministro de Relaciones Exteriores, Fernando Núñez Fábrega.

La recomendación que hizo al presidente Ricardo Martinelli para que no asistiera a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) fue el desatino más reciente que motivó al mandatario a pedirle la renuncia a Núñez Fábrega, aseguraron fuentes a La Estrella.

Pero fue la crisis canalera la excusa que el canciller utilizó para justificar su ausencia y la del mandatario panameño en el foro regional que este año tuvo como sede la isla de Cuba. En su lugar, se envió a una delegación de menor jerarquía.

No obstante, cables internacionales reportaban que la verdadera razón por la que Fernando Núñez Fábrega y Ricardo Martinelli no asistirían a la cita sería en protesta por el mal manejo que le dio Cuba al incidente con el barco norcoreano ‘Chong Chon Gang’, retenido en julio de 2013 en aguas panameñas con un arsenal cubano no declarado.

Otro hecho que puso en jaque el manejo de las relaciones diplomáticas panameñas al mando de Núñez Fábrega fue la controversia que surgió en el mismo seno de la CELAC entre el vicecanciller cubano Abelardo Moreno y el coordinador de Panamá, Floreal Garrido.

Cuba reclamó a Panamá su decisión de eliminar el párrafo donde se pedía un reconocimiento al difunto presidente venezolano Hugo Chávez como impulsor de la CELAC. Panamá aclaró más tarde que solo había pedido modificar el párrafo por considerarlo ‘redundante’ en sus elogios a Chávez.

Lo cierto es que, a grandes rasgos, la decisión de no asistir a la Cumbre ya está cobrando su primer saldo: Cuba anunció que no participará en Expocomer 2014, ventana comercial internacional que año tras año organiza el Istmo.

Con Cuba las relaciones diplomáticas no andan bien desde julio pasado. Personas allegadas al ‘círculo cero’ del mandatario le recordaron que la cancillería manejó ‘muy mal’ el caso del barco ‘Chong Chon Gang’.

La embarcación contenía 240 toneladas de armamento escondido bajo sacos de azúcar. La nave y sus 35 tripulantes fueron retenidos en Panamá.

Un día después de la captura del barco en aguas panameñas, una nota de la Cancillería de Cuba reconoció que las armas le pertenecían. Hasta el líder cubano Fidel Castro se pronunció asegurando que se intentó ‘calumniar’ a su país. Hasta se habló de que las relaciones diplomáticas entre ambos países estarían en la cuerda floja.

Para rematar, a Núñez Fábrega se le critican los 22 asilos que concedió en su corta gestión al frente de la cancillería, de la que se encargó desde el 26 de febrero del año pasado. Dicho en otras palabras, el ministro Núñez Fábrega otorgó un promedio de dos asilos a la semana. Los más allegados al grupo de poder aseguran que el presidente Martinelli le pidió la renuncia. Pero ayer, en una entrevista que el excanciller concedió a laestrella.com.pa, aseguró que su salida obedece a ‘diferencias en el manejo diplomático, al cansancio y desgaste que a sus 71 años le generan los continuos viajes’.

Tal parece que el mandatario no quiere callos en su saliente gobierno, y menos a tres meses de las elecciones.

Ya se baraja su reemplazo: Fernando Álvarez de Soto podría ser el ungido.