Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Nacional

Pescadores de Playa Leona están a merced de ladrones en alta mar

PANAMÁ OESTE. El hurto de motores fuera de borda en alta mar y en la playa, durante esta época del año, mantiene preocupados a los morad...

PANAMÁ OESTE. El hurto de motores fuera de borda en alta mar y en la playa, durante esta época del año, mantiene preocupados a los moradores de Playa Leona, en La Chorrera, quienes solicitan la colocación de luminarias en su ribera, lo que ayudaría a divisar a los malhechores cuando llegan a las embarcaciones a tomar parte del equipo.

Playa Leona es un corregimiento costero de La Chorrera, cuya población casi en su mayoría tiene como actividad principal la pesca artesanal, incluyendo a las mujeres, que son las responsables de colectar las almejas cuando no han ido a tirar los trasmallos.

Son más de mil personas las que viven a orillas del mar, por lo cual aquellos que salen a buscar el sustento diario corren el peligro de no retornar debido a los robos en alta mar. Además, al retornar de la pesca deben estar subiendo y bajando los motores para que no se los lleven.

Durante las fechas de carnaval, en julio en la fiesta patronal del pueblo y en Año Nuevo, los delincuentes empiezan a averiguar quién ha adquirido algún equipo, sin importarles que la mayoría lo hace a través de préstamos que superan los $5,000 que en ocasiones han tenido que ser pagados sin tener ya el artículo en sus manos.

Una de las moradoras, que por temor prefirió no dar su nombre, indicó que en el año 2013 a su compadre le llevaron la panga, que es la embarcación para ir a la pesca y el motor, los que fueron encontrados posteriormente por el área de Puerto Caimito.

Durante ese año, otros tres motores fueron hurtados de la orilla de Playa Leona, ninguno de los cuales fue recuperado.

Una de las soluciones sería la construcción de un depósito para guardar el equipo de todos los pescadores, pero no es factible porque no se han organizado en sociedad, pues cada uno es independiente y busca su propia pesca; de lograrlo, cada quien tendría que hacer el suyo, acotó.

La moradora manifiesta que a través de una misión de Taiwán intentaron organizarse y empezaron a construir una base cerca de la salida del río Perequeté, pero al final quedó en manos desconocidas.

PELIGRO EN ALTA MAR

Son aproximadamente 80 pangas las que hay en Playa Leona, cuyos tripulantes también corren peligro al adentrarse al mar, cuando son interceptados por delincuentes que los despojan de sus equipos y pesca. En ocasiones los han dejado en a la deriva.

‘Así ocurrió con mi sobrino’, dijo la moradora, quien narró que ‘hace unos días, mi sobrino se adentró al mar y fue atacado por unos sujetos que se desplazaban en una lancha, pero aparentemente el motor que cargaba mi sobrino era de mayor potencia y pudo escapar, llegando a la casa sin poder hablar debido a los nervios’.

Para el pescador Armando Caicedo, la situación es delicada porque deben cuidarse mucho, él señala que los delincuentes que se encuentran en alta mar están fuertemente armados y se agrupan entre cuatro a cinco personas por embarcación, lastimosamente a aquellos que son ‘tumbadores’ no los detienen.

Cuenta Armando que en una ocasión había invertido alrededor de $500 solo en los gastos del viaje, más 700 libras de camarones que había pescado, una estufa y el tanque de gas. Todo se lo robaron. Una segunda vez pudo escapar porque había comprado un motor fuera de borda de 75 caballos de fuerza, lo que le permitió llegar a tierra sin mayor problema.