Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Nacional

Creyentes colman la Basílica Menor

VERAGUAS. ’Gracias a mi Nazareno estoy con vida todavía, siempre le hemos pedido al Cristo de Atalaya por nuestra familia y por nuestra ...

VERAGUAS. ’Gracias a mi Nazareno estoy con vida todavía, siempre le hemos pedido al Cristo de Atalaya por nuestra familia y por nuestra salud’, contó Lidia Vásquez, una peregrina de la ciudad de Santiago que llegó a dar gracias a su santo milagroso.

Con lágrimas en los ojos, la mujer manifestó que tiene mucha fe en el Nazareno, pues en su vida y la de su familia le ha hechos muchos milagros: ‘gracias al Nazareno estoy con vida de una enfermedad muy mala’.

La fiel devota del Nazareno expresó que año tras año toda su familia visita al Cristo milagroso para darle gracias por todos los favores recibidos y se comprometió que la manda se llevará a cabo todos los años mientras les quede vida, indicó.

Tomasa Isabel Rodríguez viajó desde el distrito de Soná con su bebé en brazos para mostrar su fe en el Nazareno, pues tiene mucha devoción y cree en las bondades del milagroso santo.

La devota sonaeña dijo que su gran petición de todos los años es salud y unidad para toda su familia, pues si el Cristo les permite estar bien de salud, entonces todo lo demás se puede lograr basado en esa gran fe.

La Iglesia manifiesta que hay mucha fe en el Nazareno.

Para el sacerdote Marcelino González, lo que se observa es mucha fe del pueblo católico hacia el Nazareno de Atalaya: ‘iniciamos desde el día viernes 28 de febrero con las novenas y la afluencia de los peregrinos ha sido muy concurrida y durante de estos días de carnavales hemos experimentado la cercanía de muchos peregrinos que han visitado la imagen del Nazareno’.

Para el sacerdote, el propio hecho de venir a venerar la imagen del Nazareno es una manifestación sencilla ‘pero es una manifestación de fe, el pueblo que peregrina hacia Atalaya ha dado muestras que la fe de la iglesia está viva y se manifiesta en el corazón de todos los creyentes’.

LOS BUHONEROS TAMBIÉN SON FIELES CREYENTES

Luz María González tiene 30 años de viajar desde la ciudad capital hasta el distrito de Atalaya con dos puestos de ventas de productos que incluyen cuadros del Nazareno, rosarios, milagritos, inciensos y otros productos.

La comerciante manifestó que toda su fe está puesta en el Cristo Milagroso, pues todos los años la bendice con buenos resultados en las ventas y esto es beneficioso porque le ayuda a llevar el sustento a casa.

Luz María confiesa que no celebra carnaval, pues se trasladó desde el pasado 26 de febrero a la morada del Nazareno y se queda en el distrito de Atalaya hasta el lunes siguiente después de la gran fiesta del santo con el objetivo de visitarle, estar cerca de él y poder vender sus productos.

Así como Luz María, decenas de buhoneros ya se encuentran en el distrito de Atalaya con la esperanza de que las ventas de sus productos sean buenas, pues esperan que unas doscientas mil personas lleguen durante estos nueve días de peregrinación al Milagroso Cristo Nazareno.

Aunque no hay una fecha exacta sobre el inicio de la devoción al Cristo de Atalaya, se sabe que ya en 1730 el poblado era visitado por peregrinos de La Villa de Los Santos, Montijo, Las Palmas, La Mesa, Santiago y San Francisco.

En aquella época, la imagen del Cristo se veneraba en un pequeño bohío o capilla construida con madera y pencas.