Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Nacional

Copias de cheques intentan salpicar la campaña de Juan Carlos Varela

Las transferencias habrían sido dirigidas a la cuenta en el Banco Panamá de la Fundación Don James que maneja Jaime Lasso

La Estrella de Panamá recibió ayer un paquete en un sobre sellado en cuyo interior se encontraron fotocopias de supuestos cheques y otros documentos, según los cuales, el candidato presidencial del partido Panameñista, Juan Carlos Varela, habría sido el beneficiario de cheques cuyos fondos fueron originados en transferencias bancarias de hasta $250,000 cuya procedencia no está del todo esclarecida.

Las transferencias habrían sido dirigidas a la cuenta en el Banco Panamá de la Fundación Don James que maneja Jaime Lasso, allegado a Varela y quien fuera cónsul de Panamá en Corea del Sur al inicio de esta administración. Los fondos supuestamente habrían sido traspasados a Varela a través de cheques que fueron girados a su nombre y el de su hermano, José Luis Varela.

En la copia de un correo electrónico dirigido por Jaime Lasso a una oficial del Banco Panamá también se deja constancia de la orden de emitir un cheque a favor de Juan Carlos Varela por la suma de $70,000, para la compra de 50 animales Brahman puros.

El candidato presidencial negó por completo haber recibido fondos de procedencia irregular y dijo que en el Tribunal Electoral existe la constancia de todas las donaciones que recibe su campaña política.

Según el presidente del panameñismo, se trata de una más de las campañas sucias en su contra de las cuales responsabilizó al candidato presidencial José Domingo Arias y al actual presidente de la República, Ricardo Martinelli.

Lo peor de esto es, según Varela, Arias ni siquiera es capaz de hacer sus propios ataques y que hay otros que los hacen por él. También manifestó, en entrevista concedida a TVN, que le llama la atención cómo se utiliza la estructura del gobierno de Panamá para montar ataques de carácter político. El candidato panameñista aseguró que lo seguirán atacando porque están ‘desesperados’.