Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Nacional

La Asamblea le costó al Estado $522 millones en cinco años

El Órgano del Estado más cuestionado incrementó en $194.3 millones el prepuesto que le asignó el Ejecutivo

Una Asamblea Nacional cuestionada por su poca productividad y constantes denuncias de corrupción le ha costado al Estado panameño $522.5 millones en cinco años.

Con esta suma de dinero se podrían haber construido 40 centros de los denominados ‘escuelas modelo’ o ‘de excelencia’, 104 Minsa-Capsi u otra Ciudad Hospitalaria.

Son 71 diputados y sus respectivos suplentes. La Constitución dispone que tienen 17 funciones legislativas básicamente. La primera es expedir códigos y leyes nacionales.

Para cumplir con su trabajo, se reúnen de lunes a jueves en el pleno legislativo. Las reuniones duran, generalmente, cuatro horas. Durante la semana también deben asistir a alguna reunión de las comisiones, si son convocadas.

Con los presupuestos asignados durante el último quinquenio, solo se necesita realizar una operación matemática para darse cuenta de que cada diputado le costó a los panameños $7.3 millones. Esta cifra no incluye las partidas circuitales que recibe cada diputado. ( Ver nota relacionada )

La exorbitante suma de dinero que ha manejado el Órgano Legislativo no estaba contemplada en su totalidad en el Presupuesto General del Estado que es Ley de la República, y que aprueban los mismos diputados. Pero el monto que se les asigna es modificado a lo largo del año, de acuerdo con sus propias necesidades. Los diputados la modifican con la viabilidad y aprobación de la Contraloría General de la República y el visto bueno del Ministerio de Economía y Finanzas.

Durante estos cinco años, se aprobaron incrementos de $194.3 millones al presupuesto que originalmente había aprobado el Ministerio de Economía y Finanzas.

Entre 2009 y el 2013, el presupuesto legislativo creció $56 millones.

MODIFICACIONES

El primer presupuesto aprobado por los diputados oficialistas —entre los que estaban sus entonces aliados del panameñismo— fue de $62.3 millones. A esa cifra se le sumó, por vía de créditos adicionales, $15.1 millones. Al final del año el dinero con el que funcionó la Asamblea Nacional fue de $77.4 millones.

Desde ese momento, el dinero destinado para la Asamblea empezó a subir casi sin control. En 2011, José Muñoz asumió como presidente del legislativo y el ritmo de la multimillonaria danza se aceleró.

En ese año, el ajuste al presupuesto fue de $31.5 millones. Al final del año fiscal la Asamblea, que cuenta con más de 3,043 funcionarios, distribuidos en varias planillas permanentes, transitorios y de contrato, cerró con $98.5 millones.

La tónica para el siguiente año no varió. El presupuesto de la Asamblea aumentó. Los diputados se aprobaron $75.9 millones.

Pero ese dinero no era suficiente, pues le sumaron $43.9 millones. En ese momento, el diputado Héctor Aparicio lideraba el Palacio Justo Arosemena.

En ese mismo año, cuando el dinero para la Asamblea empezaba a subir, se consignó la partida para el pago a la empresa que construyó el nuevo Palacio Legislativo. Se le aprobaron tres adendas de forma directa y se elevó el costo del edifico a $26 millones. Al final del año fiscal la Asamblea funcionó con $119.8 millones.

AUMENTO DE 116%

Los beneficios a favor de la Asamblea Nacional, liderada por Cambio Democrático, no cesaron en el 2013, según datos de la Contraloría General de la República.

Ese año era crucial. Panamá se preparaba para las elecciones generales. El presupuesto para éste Órgano del Estado era de $65.3 millones. Otra vez se usaría la estrategia de aumentar el presupuesto por medio de solicitudes de créditos adicionales. Los diputados de la Comisión de Presupuesto, liderada por Cambio Democrático, aprobaron un aumento del 116%.

Es decir, un año antes de las elecciones, la Asamblea Nacional, que estaba bajo la presidencia de Sergio ‘Chello’ Gálvez, manejó la suma de $141.4 millones. El presupuesto más elevado de toda la historia de la Asamblea.

Justo en ese año, se cuestionó al oficialismo, incluyendo a Gálvez, por la entrega de regalos durante las fiestas de fin de año.

Al parecer, el manejo del dinero en la Asamblea es secreto hasta para los propios diputados. Leandro Ávila, diputado del Partido Revolucionario Democrático, dice que ni ellos lo conocen. ‘Lo conoce el presidente de la Asamblea y sus allegados y no le revelan, no se conoce el manejo’, dijo Ávila.

En este año en el que la ley les exige a los diputados no gastarse todo el dinero, el presupuesto para la Asamblea disminuyó.

Para 2014, el presupuesto de la Asamblea es de es $78.9 millones y hasta abril, han gastado $8.7 millones. Hay que esperar a julio y ver cuánto se habrán gastado hasta entonces.