Temas Especiales

30 de May de 2020

Nacional

Apertura de casino causa curiosidad, cruces y polémica

Es uno de los lugares de mayor atractivo del país, muy visitado personas que buscan mantener un contacto con la naturaleza

La instalación, hace 12 días, del casino Flamingo, en El Valle de Antón, ha sorprendido a algunos moradores, otros piensan que es cuestión de criterio propio caer en lo que llaman ‘vicio’ y también hay quienes creen que en nada ayuda a la comunidad.

Ubicado en plena vía principal de esta turística región montañosa y a unos 25 metros del mercado público, el nuevo centro de diversión cuenta con una veintena de máquinas tragamonedas y es atendido por dos empleados que abren el local desde las 11 de la mañana, pero el horario podría ajustarse de acuerdo con el movimiento de la clientela.

Aunque los residentes no quisieron expresar abiertamente su opinión, en varias conversaciones cerradas manifestaron ‘que eso no resulta aquí’ o que ‘va a promover más la chinguia . Si te dejas, ese casino va a sacarte la plata’, dijo un vendedor de mariscos que contó que entró hace una semana, y le sacó ‘30 dólares’, pero se fue.

Solo había unas cuantas personas jugando, cuenta, y añade que las máquinas tenían un sello de ‘dañadas’ y había que golpearlas. ‘Parecen máquinas de segunda’, agregó.

Al ser consultado al respecto, un comerciante del lugar dijo que es cuestión de cada uno. ‘Cada cual hace con su dinero lo que quiere, y si lo que desea es jugarlo en el casino, es asunto de cada cual’, pero aclaró que él ‘no mete plata en eso’.

Además, el propio sistema permite que se instalen esos negocios si llenan los requisitos ante la alcaldía y es probable que consideren que El Valle reúne esos requisitos.

Los valleros interpelados consideraron que es cuestión de ‘actitud’ de las autoridades encargadas de evaluar y otorgar estos permisos.

Sin embargo, reconocen que muchos comerciantes son buenos amigos de los funcionarios y echan a andar prontamente negocios como este.

Sobre el casino Flamingo se dice que es propiedad de un comerciante de nacionalidad china con fuerte peso comercial en esta comunidad.

Benedicto Chavarría, un morador, opinó que ‘no es un centro aceptado para la población, yo diría que lo más aceptado sería un centro de entrenamiento de deportes para la juventud, de tantos que hay para que el panameño lo practiquen, como el boxeo y así distraerse y aprender para ser una persona diferente mañana’.

Chavarría reflexionó que negocios de este tipo son negativos porque lo que estimula es un entusiasmo de ganarse un par de dólares ‘y lo que va a salir es trasquilado’.

‘Se va a ir limpio para su casa y el dinero de su sustento de su casa lo va a gastar aquí, pensando en unos dólares más’.

El Valle de Antón es una de las seis zonas más llamativas del turismo nacional, con impresionantes atractivos y laboriosos lugareños. Es un sitio de ambiente natural con residencias campestres de descanso de muchas familias.

Hoteles y hostales de renombre de propietarios panameños y extranjeros, pero a la fecha ninguno ha instalado casinos en sus negocios, como en otras ofertas hoteleras de otras ciudades.

El Valle de Antón cuenta con 32 hoteles, cabañas, hostales y residenciales que conforman la oferta de alojamiento en el climático entorno de la emblemática India Dormida.

También hay ocho cantinas, siete supermercados y cinco restaurantes bar, los cuales se ubican a lo largo de la carretera central del reconocido poblado de 7 mil 600 habitantes, en su mayoría campesinos.