Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Nacional

El caso de la estatua de Alfred B. Herrick

El domingo 4 de agosto de 2013, en la sección ‘Dominical’ de La Estrella de Panamá se publicó un reportaje sobre la desaparición de la estatua

El domingo 4 de agosto de 2013, en la sección ‘Dominical’ de La Estrella de Panamá se publicó un reportaje sobre la desaparición y posterior encuentro de la estatua de Alfred B. Herrick, un médico estadounidense que llegó a Panamá gracias al Dr. Gorgas, durante la época de construcción del Canal de Panamá.

Un año después de la muerte del galeno, en 1928, se develó una estatua homenaje a Herrick, que se ubicó frente al antiguo Hospital Panamá, donde hoy está el edificio El Hatillo, en avenida Cuba.Luego, con la demolición del hospital, la estatua pasó a la sede del Ministerio de Salud (Minsa), una cuadra antes, también en avenida Cuba. El Minsa se mudó de esas instalaciones y la estatua se quedó ahí, adornando lo que luego sería el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y luego la Dirección General de Ingresos.

En 2013, como parte del proyecto de estacionamientos soterrados, estas instalaciones se tumbaron y la estatua quedó en medio de los escombros. Entonces, un día, solo quedó la base de la estatua. En el MEF, no se sabía del paradero de la estatua. Es en este momento que La Estrella de Panamá comienza a investigar a dónde fue a dar la obra de arte y a quién le pertenecía.

En la publicación del 4 de agosto de 2013, se detallan todos estos datos y se expone la crisis que hay a nivel institucional en cuanto al tema de la custodia del patrimonio artístico del país. Ni el Municipio ni las juntas comunales ni el INAC se responsabilizaban sobre la estatua. Entre una y otra entidad se achacaban la responsabilidad, no solo de la obra de Herrick, sino también de todas las demás obras de arte que hay en la ciudad y que, al final, no se sabe a qué institución le corresponde en realidad.

El 5 de agosto, se publican las declaraciones de Marcela Camargo, exdirectora de Patrimonio Histórico, quien explicaba cuál era el papel del INAC y aclaraba a quién correspondería la responsabilidad de la estatua de Alfred B. Herrick. El martes 6 de agosto, se planteó el tema del debido proceso al traspasar bienes de una institución a otra. Al entregar la estatua de Herrick del Minsa al Instituto Gorgas, al parecer no se realizó el proceso adecuado, ya que no había ningún papeleo ni documento que respaldaran el movimiento de la propiedad. El MEF, al parecer, no tenía registro del intercambio. El 9 de agosto, luego de múltiples intentos de comunicación, correos y solicitudes de información, el Instituto Nacional de Cultura informa que se harán cargo de la estatua de Alfred B. Herrick y que establecerán comunicación con el Gorgas y con el Minsa para llevar a un mejor lugar la estatua de Herrick.

El 14 de agosto, el Dr. Néstor Sosa otorgó una entrevista en la que explicó cómo terminó su laboratorio recibiendo la estatua. Nunca se logró determinar cómo se llevó a cabo el proceso de traspaso ni tampoco por qué no se documentó.