Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Nacional

Psicólogo, más que sentarse en un sillón y solo escuchar

La celebración del día de los psicólogos se instituyó el 22 de junio de 1965, hace 49 años

Cuando yo era estudiante, todos los que estábamos en psicología cabíamos en el mismo salón. Hoy las cosas son diferentes– comenta el catedrático de la UP, Anel González–. Hoy la carrera no solo existe en la Universidad de Panamá (UP), sino en varias privadas como la USMA o la Universidad Latina– opina el especializado en psicología industrial.

Ser psicólogo no es solamente estar sentado en un sofá mientras se escucha lo que otra persona dice. La psicología abarca muchas más áreas, que poco a poco están llegando a Panamá. ‘Donde hay seres humanos los psicólogos tenemos algo que decir. La diversidad ocupacional es muy amplia: Colegios, industria, banca, en fin, en muchos lados’.

González admite que ese auge laboral también viene de la apertura que ha tenido la sociedad con respecto a acudir a un psicólogos: ‘Antes sentía aprensión porque alguien se enterara de que acudía a un psicólogo, hoy eso está muy superado e, inclusive, hay quienes lo admiten. Ya no es algo que genere pena, es tan natural como decir ‘yo fui al médico’. Eso es muy bueno, porque mucha gente no recibía la atención necesaria en el momento oportuno por esas trabas mentales que les impedían acercarse a un psicólogo’.

Sin embargo, el catedrático también admite que el mundo de hoy es más complicado y difícil: ‘Hay más que necesita ser escuchada, más gente con problemas. En momentos de presión, las personas tienden a pensar que alguien las puede ayudar’.

ACOPLARSE A LAS NECESIDADES

El mundo cambia, las personas requieren otras cosas, los psicólogos también se han ido adaptando para poder ofrecer mejor atención: ‘De generación en generación se ha ido elevando el perfil profesional de los psicólogos’. Estas mejoras se dan en la formación, ya hay toda una variedad de maestrías en psicología, inclusive en algunas casas de estudios superiores hay doctorados.

Así como hay abogados con distintas especialidades, también hay psicólogos con distintas experticias. ‘La imagen clásica que tiene la gente es la del psicólogo clínico; pero también existen los psicólogos industriales y organizacionales. En los departamentos de Recursos Humanos se les puede ver mucho, las empresas buscan este tipo de psicólogos para encargarse de los procesos de contratación; también hay muchos que están en las empresas y se encargan de las capacitaciones. No hacen nada relacionado con la parte clínica’, explica el catedrático, quien adiciona que también, en la UP, está la especialización en psicología educativa.

Aparte de estas, comenta Anel González, hay otras que ya están llegando a Panamá como son ‘la psicología de emergencias, la de tráfico, y la psicooncología’. ‘La variedad de áreas en las que puede trabajar hoy son muy amplias’.

LABOR POCO VISIBLE

La psicología ha crecido, reitera el catedrático; empero, comparada con otras profesiones como la de abogado o ingeniero, los psicólogos siguen siendo pocos. ‘En la facultad, no tengo la cifra exacta, hay alrededor de 600 estudiantes, entre licenciatura y maestrías’. Sobre la cantidad de psicólogos ya con idoneidad, dice González ‘hay más de 1, 600 profesionales de la psicología aproximadamente’.

Para el también escritor esto se debe a que ‘la demostración del aporte que el psicólogo le puede hacer a la economía nacional no se ve tanto como el de un ingeniero que construye una vía. Su obra se va a ver tras un tiempo; pero como no hay una forma visible de cuantificar el trabajo de un psicólogo, quizás no se aprecia tanto’. González añade: ‘Me atrevería decir que el impacto de los psicólogos en el desarrollo del país, en el PIB, inclusive es grande’ y ejemplifica:

‘En Panamá hay muchas empresas que, si no tienen psicólogo de planta para los procesos de reclutamiento y selección, contratan a algún consultor. Si le enseñamos a los estudiantes a hacer todo el proceso de reclutamiento y selección de manera científica, las empresas van a recibir un servicio especializado’, comenta el catedrático, quien agrega: ‘Si eso se pudiera cuantificar, la gente se daría cuenta de que eso es tan importante como el trabajo de un médico’.

NECESIDADES

Anel González es catedrático de la facultad de Psicología de la ‘casa de Méndez Pereira’. González comenta que en estos momentos la facultad vive un ‘momento importante’, porque están en pleno proceso de acreditación.

‘Las universidades están en un proceso mandatorio de acreditación. Nosotros estamos en pleno proceso. Estamos recopilando evidencias de todo lo que hemos hecho desde 2010 hasta ahora’.

Para el psicólogo, la acreditación es beneficiosa, sobretodo porque les exigirá más a todos los miembros de la facultad. ‘La acreditación nos obliga a todos ahora que al año tengamos 40 horas de actualización y mejoramiento’. Si bien muchos de sus colegas, así como él, comenta González, se mantienen en constante mejoramiento, que ahora la medida sea un requisito beneficia a los estudiantes: ‘Es un asunto de organización y estructura. La comisión de rendimiento, a final de año, me exigirá mis 40 horas, primordialemente en un área de mi experticia, como es la psicología industrial, en mi caso. Eso va en beneficio inmediato de los estudiantes que están bajo mi mando’.

Destaca el catedrático que psicología sería la primera facultad de la UP oficialmente acreditada. El lograr el aval les permitiría obtener toda una serie de mejoras: ‘Nos va a abrir camino para conseguir lo que no tenemos ahora, como una especialidad en psicología del tránsito o psicología de emergencia. Ha habido seminarios; pero no hay especializaciones, actualmente’.

Aunque reconoce que en la facultad tienen ‘un buen lugar de trabajo’, González comenta que les hacen falta ciertas comodidades que harían su trabajo mejor: ‘Tenemos varios cursos como psicología experimental, psicología del desarrollo o fisiopsicología que requieren que se lleven a cabo laboratorios; pero como no los tenemos, hay que pedirle los espacios prestados a Medicina o a Farmacología’.

PERSPECTIVAS

Sin embargo, González es muy positivo: ‘Veterinaria está próxima a mudarse a un edificio que le están construyendo y ese espacio quedará disponible. Eso dentro de un año o año y medio’ y comenta: ‘Tengo en la universidad desde 1993 y lo que se ve ahora en comparación con lo que había en ese momento es muy diferente. Antes había que salir del país si uno quería especializarse, hoy ya no es así. Hay mucha oferta para ir mejorando el perfil profesional y científico de los psicólogos’.