20 de Feb de 2020

Nacional

‘Cuando los buques pasen, olvidarán lo sucedido en 2014’

‘Lo que queda es lo que se completó’, comenta el administrador del Canal. Pese a los tropiezos en la ampliación de la vía.

‘Cuando los buques pasen, olvidarán lo sucedido en 2014’
.

PANAMÁ

Al final, cuando el tercer juego de esclusas esté listo y funcionando, el trago amargo por los retrasos en la obra pasará, comenta Jorge Luis Quijano; sin embargo, acepta, Grupo Unidos por el Canal (GUPC) aguó el centenario de la vía. El ingeniero no le resta importancia al Canal de Nicaragua, pero comenta que es un proyecto demasiado ambicioso. No niega que China está interesada en un cuarto juego de esclusas; mas advierte que este proyecto es algo a muy largo plazo.

¿SE HA PUESTO A PENSAR QUE USTED ES EL ADMINISTRADO DEL CANAL JUSTO EN EL CENTENARIO?

La verdad, no le he dado mucho pensamiento a esto. Para mí, cada día es tan importante como el próximo. Estar en este momento aquí trae mucho retos, uno de los mayores retos celebrar el centenario. Te sorprendería saber qué tanto de reto es esto. Definitivamente, ha sido un reto el mismo centenario, pero también he tenido que ver temas relacionados con el trabajo que han sido también difíciles y que han necesitado trabajo en equipo para salir adelante.

¿LA AMPLIACIÓN ESTUVO A PUNTO DE AGUAR LA FIESTA DEL CENTENARIO?

Lo de aguar la fiesta sucedió; pero, definitivamente, tuvimos que pararnos muy firmes en un proceso que no fue fácil, tratando, siempre, de buscar el norte y no desviarnos. Debemos tener claro cuál es nuestro objetivo: terminar la obra y hacerlo lo más pronto posible. Y sopesar las alternativas que teníamos, siempre estando en una alternativa extrema. Pero buscando el menor impacto para el país.

¿YA SE DESCARTARON LAS ALTERNATIVAS EXTREMAS?

Uno siempre las mantiene listas por si en el futuro se da alguna situación. Eso es simplemente ser precavido. Ahora mismo tenemos un buen plan para el futuro. Hay compromiso de parte de las partes en terminar la ampliación lo más pronto posible, porque a todos nos conviene. Todo el mundo gana si la ampliación se termina. Esperamos terminar la ampliación a finales del 2015 y empezar operación a principios del 2016. No sabemos qué puede pasar de aquí a allá, pero es evidente que hay un plan. Contractualmente, estamos comprometidos, en el fondo hay un compromiso de palabra, pero también en el contexto legal.

MÁS ALLÁ DE LOS ACUERDOS, ¿CUÁN COMPLICADO ES TRATAR CON GRUPO UNIDOS POR EL CANAL?

Mantenemos una relación profesional, normal. Ambos sabemos lo que queremos, la parte que más dificultades ha tenido es el proceso de reclamaciones. No es que no los reconozcamos; pero exigimos, como a todos los demás contratistas (de ampliación y no ampliación) que existe claramente, en torno al contrato, unos procesos. Eso es lo que hemos acordado: reasegurar que se respetarán los pasos para hacer las reclamaciones. Si seguimos por ahí no vamos a tener grandes conflictos. Al final hay que ver qué es lo más importante para ellos como para nosotros. A nadie le conviene que esto no se dé. Nosotros, porque estamos comprometidos con nuestros clientes, que están ansiosos de que entremos a operar con el tercer juego de esclusas; el contratista, porque quieren que se les reconozca que pudieron hacer una obra de tanto impacto para el mundo. Esta no es la obra más cara en el mundo; pero es el único proyecto que tiene un impacto mundial. Ese renombre de haber trabajado en el proyecto, aun con toda esta dinámica negativa, le conviene a los contratistas. Al final, cuando los buques estén operando bien, poco a poco se irá olvidando lo que pasó a principios del 2014. Lo que q ueda es lo que se completó.

YA SE HABLA DE OTRA AMPLIACIÓN...

No debe sorprenderle a nadie que el Canal se siga mejorando, innovando. Todas las empresas lo hacen. Nosotros tenemos una empresa que siempre debe estar buscando mejores días, para tener una operación más eficiente. Hay que ver el mercado, que a veces te dice que debes hacer una cosa diferente. Que estemos hablando de un cuarto juego de esclusas no quiere decir que vamos a empezar a construirlo. Hay una impresión de que, porque estamos hablando de ello, lo vamos a hacer. A partir de octubre vamos a empezar a hacer estudios de cómo está la demanda. Lo primero que requiere, eventualmente, contemplar un cuarto juego de esclusas es si hay demanda y cómo está conformada. Nosotros tenemos que ser muy cautelosos, no es que simplemente nos aventamos en un cuarto juego de esclusas si eso no es lo que se necesita. Lo que sí no podemos darnos el lujo de hacer es dejar de estudiarlo. Las esclusas actuales se hicieron de forma que, al lado, se pudiera hacer un juego adicional de esclusas. Las tierras ya están ahí, están para que eventualmente se haga. Hemos aprendido mucho de hacer el tercer juego de esclusas. Ese aprendizaje debe incorporarse en estos estudios. Hay algo que puede venir hasta mucho antes: El tercer juego de esclusas está siendo construido con unos tamaños que permiten mayor profundidad del dragado actual. Es decir, la primera ampliación al Canal ya expandido, es aumentar cinco pies adicionales en los calados. Hay otras cosas que se pueden hacer antes de entrar en el cuarto juego de esclusas. De momento vamos a terminar el tercer juego, pero hay que estudiar la capacidad y los ingresos adicionales de otro juego.

¿HAY QUE TEMERLE AL CANAL DE NICARAGUA?

No hay que descontar ninguna posible competencia. Sería irresponsable de nuestra parte no ver hacia Nicaragua y ver que es técnicamente posible. Lo que no es posible es que se pueda dar en tan poco tiempo. Desde que ellos cambiaron la ruta tres a ruta cuatro, desde el 2006, le hemos estado dando seguimiento de cerca a todas las medidas sobre un posible Canal por Nicaragua. Hemos hecho un análisis técnico. Establecer volúmenes, estimados de costos y también, la posibilidad de hacerlo en un tiempo razonable y cómo se compara con los cinco años que se ha venido planteando. En 122 años del Canal de Panamá, hemos extraído 545 millones de metros cúbicos de tierra. Ellos tienen que mover 5 mil 500 millones de metros cúbicos, diez veces los volúmenes que nosotros hemos movido en 122 años.

¿ASÍ QUE EL CANAL DE NICARAGUA NO ES VIABLE?

En el mejor momento, con el mejor equipo, logramos dragar en un día 140 mil metros cúbicos. En Nicaragua, para poder hacer la obra en cinco años, tendrían que extraer 3.1 millones de metros cúbicos diarios, el equivalente a mover una 1 ½ pirámide de Keops a diario. Hemos hecho un análisis de los costos y aplicando factores como salarios más bajos y demás, nos da un estimado de 67 mil a 70 millones de dólares. Poder hacerlo por 40 o 50 mil millones es casi imposible. Podemos decirle al mundo que si de verdad existe demanda para dos Canales, que no la encontramos (todos los años hacemos un pronóstico de la demanda para hacer el presupuesto), esa demanda no está allí para compartirla con otro canal en el Istmo centroamericano. Si alguien quiere hacer una inversión– como dice el Sr. Wang Jing que quiere hacer una inversión porque se necesita de un canal más profundo, más, más ancho y con esclusas más grandes– eso se puede hacer en el Canal de Panamá por una fracción. Si alguien quiere hacer esa inversión, Wang Jing debería venir a acá, porque acá le saldría por una cuarta parte de lo que le saldrá allá.

¿POR ESO SE REUNIÓ CON UNA CONSTRUCTORA CHINA?

No es que yo sostuve una reunión con ellos, China Harbour Engineering Company (CHEC), ellos me pidieron la reunión. Ellos son parte del segundo grupo de construcción china. Mostraron mucho interés en todos los proyectos del Canal, principalmente en un cuarto juego de esclusas. Nos dijeron que tenían la capacidad para diseñar, para construir, para fabricar los equipos necesarios para operar las esclusas, y la capacidad para financiarlo. Consideramos que hay un interés allá afuera, también de China, en este caso, si se diese el caso de asistirnos con un cuarto juegos de esclusas. Nosotros les enviamos de vuelta, como información, que apenas estamos realizando los estudios, y ellos enfatizaron un interés muy importante sobre esta obra en particular y que quieren estar al tanto de los próximos pasos sobre los estudios, de manera que puedan ayudar y estar disponibles. Nos alegra saber que el segundo cliente del Canal de Panamá, que es China, esté dispuesto a ver al Canal como un área para hacer inversiones de verdad, para aumentar la capacidad de nuestro canal.

¿CÓMO VE EL CANAL EN 100 AÑOS?

Atendiendo a buques de mucho mayor calado; atendiendo a una América Latina que va a explotar en sus economías. El cuarto juego de esclusas definitivamente va a estar ahí. Veo un Canal muy vigente que tiene mucho más vida por delante.