Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

Piratas y la ATTT miden sus fuerzas

El gobierno advierte que no dejará de multar al transporte ilegal.

No habrá tregua con la piratería. Es la última palabra del gobierno, que ha decidido tirar de la relación política con tres prestatarias de buses de la capital, que con cortes de calles exigen que la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) les deje de multar.

Los conductores y dueños del medio millar de buses ilegales de la capital, liderados por el directivo de San Cristóbal de Chepo y presidente de la Comisión de Transporte de la Asamblea, Diógenes Vergara, trancaron ayer la Transístmica y piquetearon en el Casco Viejo, cerca de la Presidencia, en busca de una respuesta.

Las prestatarias sostienen que la autoridad ha faltado al acuerdo promovido por el ministro Milton Henríquez en agosto pasado y signado en el Legislativo, que les daba carta abierta para operar.

El acuerdo establecía, según los prestatarios, que los choferes ilegítimos no serían multados en cuanto se adhirieran a una prestataria y cumplieran las normas de estas organizaciones. Error, según expertos.

Carlos Harris, exdirector de la ATTT, ha insistido en que cualquier maniobra debió hacerse lejos de los viejos transportistas.

En esa misma línea, la autoridad aseguró que mantendrá operativos contra los buses ilegales, principalmente, contra unos 110 diablos rojos. De hecho, aseguró el jefe de Tránsito, Julio González, el gobierno apuesta a ‘la fiscalización diaria’ del sistema de buses.

La resistencia del gobierno tendría su costo. Si bien las prestatarias que aglutinan a los ilegales declinaron de una convocatoria a ‘paro’, ayer analizaban nuevas medidas. Luis Rodríguez, de Transfusa, aseguró que no había un nuevo llamado a suspender el servicio.

Tomasito López, vocero de Sicotrac, se negó a dar explicaciones a La Estrella de Panamá, argumentando órdenes de la directiva del sindicato, organización que puso en las calles al menos 110 diablos rojos.