Temas Especiales

24 de May de 2022

Nacional

Los arroceros piden dinero, asistencia y fin a la especulación

A medida que aumenta el costo de los insumos para la producción del arroz, el 40% de los productores chiricanos ha abandonado el cultivo

Los arroceros chiricanos han pedido al Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) cumplir con la promesa de subsidiar parte del costo de producción del quintal de arroz, facilitar el acceso a fuentes de financiamiento y asistencia técnica clave.

Nodier Díaz contó a La Estrella de Panamá que los productores han sostenido reuniones con representantes del MIDA, buscando respuestas para los problemas que afectan a los productores.

Los agricultores y las autoridades acordaron que el quintal sería vendido a los molineros en $24.50. Además, por cada quintal vendido, los productores recibirán un incentivo de $7.50, más la cancelación del seguro agropecuario, y otro aliciente establecido por la Ley de granos y la Ley 24.

LA RUTA DE LA NECESIDAD

En el último año, explicó Díaz, el costo de producción por hectárea de arroz fue de $2,300.

El proceso de producción del grano comprende seis meses, al final de los cuales el margen de ganancia por hectárea trabajada apenas alcanza los $150. Para el agricultor, la cifra no es atractiva; sin embargo, la cultura de seguir trabajando la tierra lo lleva a continuar con la actividad.

Rolando Guerrero, director del MIDA-Chiriquí, manifestó que el pago del incentivo por quintal se hará a través del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA), siempre y cuando los productores hayan completado la documentación para la emisión de los cheques. La inversión, agregó, alcanzaría los $7 millones.

Según Guerrero, la entidad hace las ‘gestiones’ para que los fondos estén disponibles para la cosecha 2015-2016 y así los productores puedan cancelar ‘en un corto tiempo’ sus compromisos con las casas comerciales, lo que les permita liberar sus líneas de crédito.

Además, dijo que la aplicación de la Ley de Granos devolverá parte de la inversión a los arroceros, de manera que se sientan estimulados para la zafra que se avecina.

Para el presidente de la Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí (APACH), Gabriel Araúz, después de esquivar la zancadilla del incentivo deberán resolver los problemas de financiamiento, situación que impide, por ejemplo, que accedan a controles adecuados para plagas y malezas.

La asistencia técnica, sobre todo en el mercadeo, es necesaria para que los productores puedan comercializar su arroz.

AUMENTA PRECIO DE LOS INSUMOS

También, según Araúz, se debe controlar el precio de los insumos para los productores, debido a que en Panamá son ‘extremadamente exagerados’, haciendo que en algunos eslabones de la cadena agroalimentaria los comerciantes especulen y abusen con las ganancias.

700 HECTÁREAS MENOS

Según Díaz, en Chiriquí casi el 40% de los productores ha desertado, dejando de cultivar al menos 700 hectáreas que se han reconvertido al negocio de la palma aceitera, como reveló una investigación de La Estrella de Panamá . Estos no volverán a producir arroz en cinco años, aun con incentivos de por medio.

Cifras de la APACH indican que en Chiriquí se cultivaron este año unas 15,400 hectáreas de arroz. Las perspectivas de que estas aumenten para el próximo ciclo de siembra son muy pocas. Apenas llegarán a 16 mil, cuando, según el MIDA, el país necesita 19 mil hectáreas más para cubrir su demanda interna.

El próximo 30 de abril, los arroceros adscritos a la APACH culminarán el periodo de siembra 2014-2015 y, de inmediato, el 1 de mayo, emprenderán el ciclo agrícola 2015-2016.

Las expectativas de los agricultores están claras. Si se establecen medidas para resolver los problemas de financiamiento y comercialización y se logra abaratar los costos de producción, podrían superarse las bajas sufridas este año y aumentar ‘significativamente’ la siembra en el próximo ciclo agrícola de la provincia de Chiriquí, la de mayor producción del país.