Temas Especiales

31 de May de 2020

Nacional

La "trama escondida" tras las destituciones del SENAN

Los excomisionados aseguran que con sus despidos se pretendía acallar voces independientes que habrían objetado las millonarias compras

Exoficiales del Servicio Nacional Aeronaval (SENAN) aseguran que la destitución ‘selectiva' e injustificada de la que fueron víctimas tenía un propósito claro: evitar que en la institución hubiera voces contrarias a ‘los planes de corrupción' —afirman— de la administración del presidente Ricardo Martinelli y el ministro de Seguridad José Raúl Mulino, quienes comprometieron millonarias sumas de dinero del Estado en equipo innecesario.

La Estrella de Panamá conversó con varios de los agentes enlistados en el Decreto de Personal 594 del 7 de junio de 2010, que destituyó a dieciséis agentes del SENAN.

Posteriormente, algunos de ellos fueron reintegrados con el visto bueno de Mulino y, sostienen los agentes destituidos, ascendidos y designados en puestos claves.

LA TRAMA DE LOS DESPIDOS

El segundo nombre que aparece en el Decreto es el del subcomisionado Esteban Martínez. Por la forma en que se expresa el ‘Fulo' —como le apodan—, da la impresión de que desde el día que le notificaron su despido, tiene clavada una espina. ‘Para mí es una interrogante por qué buscaron esta salida tan maquiavélica, tan irresponsable y abusiva', se cuestiona.

Luego, pone la mirada en un punto fijo del restaurante donde se desarrolló la entrevista y dice: ‘todos sospechábamos la trama de corrupción; tal vez, aunque nos hubiéramos quedado, habría sido igual. Al final, si el ministro ordena, uno tiene que cumplir. Ellos tenían sus cosas pensadas. Los que se quedaron se sometieron al ministro', opina el exuniformado.

Martínez y el resto de los entrevistados se refieren al contrato por $280 millones entre el Ministerio de Seguridad y el conglomerado italiano Finmeccanica, una transacción que, supuestamente, encerraba una coima del 10% para las autoridades panameñas.

En 2010, el ministro Mulino anunciaba con bombos y platillos la compra de 6 helicópteros Agusta Westland modelo AW139; 6 patrulleras, un mapa cartográfico y 19 radares. Mulino aseguró que los radares eran capaces de detectar lanchas rápidas del narcotráfico.

Cuatro años más tarde, Belsio González, director del SENAN, reconoció que estos aparatos nunca cumplieron su función porque estaban diseñados para ubicar embarcaciones más grandes.

El relato de Martínez se entremezcla con el de otros comisionados, también entrevistados por este diario.

Ovidio Escudero, excomisionado del SENAN, asegura que la institución se deshizo de los uniformados ‘con criterio, capaces de debatir una orden'.

‘No es fácil liderar a oficiales como nosotros cuando se toman decisiones. Lo vimos en la compra de radares, helicópteros y el recibo de regalías de otros países por equipos que hoy no sirven. De las patrulleras, solo una funciona actualmente', manifiesta Escudero, con 20 años de carrera.

Son el tipo de ‘cosas' que hubieran objetado los oficiales destituidos por decreto o forzados a optar por una jubilación anticipada del 70% .

Según Escudero, no valía la pena gastarse $2 millones en transportar las patrulleras desde Italia. ‘Con ese dinero pudimos comprar una nueva de 60 pies con garantía', asevera.

A pesar de haber sido una donación, solamente en viáticos y pasajes de quienes fueron a buscar las embarcaciones el gobierno gastó $1 millón, dice Escudero.

El excomisionado, que hizo su profesión como marino, recordó que un grupo de 25 a 30 profesionales viajó a Italia por un mes —otros, por más tiempo— para capacitarse, puesto que, tras la salida obligada de los más veteranos, ‘eran pocos los especialistas que quedaban', manifiesta.

‘YES MAN'

Mientras uno habla, el compañero está ansioso por intervenir en la conversación. Ahora lo hace Martínez, quien se expresa del exministro de Seguridad José Raúl Mulino: ‘Cuando era civilista, se rasgaba la camisa diciendo que era antimilitar, pero cuando le dieron poder, sacó el ‘Noriega' que tenía adentro. Mulino quería ser él y lo demostró. Lo que no probó fue ser un buen abogado, a decir de los decretos que firmó', opina Martínez.

El subcomisionado Martínez se pregunta qué habrá motivado a Mulino a despedir a tanta gente. Luego se responde a sí mismo que no halla respuesta. Enseguida retoma la incógnita y se responde que ‘todo apunta a la corrupción que vino después', señala, convencido, Martínez.

Carlos Greco, comisionado jubilado con el 70% en febrero de 2010, interviene para ofrecer otra explicación: ‘La cúpula del poder necesitaba gente que dijera sí a todo, típico yes man'. Inmediatamente, añade que la garantía de los helicópteros Agusta no se lleva a cabo como debe ser'.

TE SUMAS O TE RESTAS

Solo a cinco unidades de las dieciséis del SENAN dadas de baja por el Decreto 594 se les mantuvo el despido, a pesar de las apelaciones interpuestas. El resto fue reintegrado.

La destitución infringió, según los demandantes, el proceso administrativo al que tenían derecho; no dio espacio a una defensa y tampoco se les practicó una junta disciplinaria que justificara su destitución. No se dio a conocer ninguna causal justificada ni se tomaron en cuenta los años de carrera policial.

Si los superiores hubieran detectado la relación de algunas de las unidades con hechos ilícitos u oscuros, debieron haber aplicado el debido proceso y no el artículo 184 de la Constitución —el despido—, u obligarlos a una jubilación forzada.

Martínez retoma la palabra y narra que cuando se vio sin nada, batalló para que el ministro reconsiderara su caso.

‘Mulino condicionó darme el 70% de la jubilación que me correspondería a cambio de que parara el recurso que estaba por interponer en la Corte. Posteriormente, me reintegró, pero el mismo día me pidió la jubilación anticipada. Los dos trámites los hicieron en un solo día'.

Muchos de los agentes mencionados en el Decreto 594 fueron reintegrados. Los ascendieron y ocuparon cargos directivos. Por ejemplo, a Joe Laniado lo encargaron del proyecto de los radares; Osvaldo Ureña es ahora comisionado; Walter González fue restituido y ascendido a mayor; Juan Pino es comisionado.

Otros, como Ovidio Escudero, Alexis Castillo, Luis Reyna y Otto Ríos no tuvieron la misma suerte.

El meollo del asunto, explica Martínez, ‘es que todos fuimos destituidos de forma ilegal'. Se pregunta ‘cómo es que a unos los reintegran solo para jubilarlos el mismo día con el 70%, pero, en cambio, a otros no les dan nada. Ni siquiera la jubilación'.

Aproximadamente 200 agentes de los distintos estamentos de seguridad fueron destituidos o jubilados en forma anticipada durante la administración de Ricardo Martinelli. Los constantes reclamos motivaron que la administración entrante hiciera una revisión de todos los casos para conocer el estatus de cada uno.

El proceso aún está en desarrollo, pero alienta a muchos que quieren retomar su carrera.

Los afectados solicitan que se deroguen los decretos y comience ‘una nueva negociación', dicen. ‘Queremos que nos reintegren y nos conmuten para recuperar ese tiempo perdido', afirma Escudero.

Este medio solicitó en reiteradas ocasiones, a través del departamento de Relaciones Públicas del SENAN, la versión de su director Belsio González, pero sin éxito. El exministro José Raúl Mulino no respondió las llamadas que procuraban su versión.

==========

RECLAMO

Los años que se fueron en vano

Lo más doloroso para los oficiales destituidos en 2010 es no haber podido cosechar los frutos de su carrera.

Después de 20 años, Ovidio Escudero se fue de la institución con las manos vacías. Con amargura, narra que tuvo que vender un carro, pedir prestado y sacar una licenciatura que le costó seis mil dólares. Dinero que no existía al momento de su despido. Así logró su primer trabajo como oficial marino mercante, siendo capitán.

Carlos Greco, jubilado con el 55%, reclama los derechos de aquellos compañeros que no tienen dinero para acudir a la Corte Suprema de Justicia a reclamar su reintegro. Argumenta: ‘¿Cómo van a decir que no somos de carrera si estábamos bajo el mando de la Policía? Hay gente que trató de matarse, que perdió casas; ellos no tenían la capacitación que teníamos nosotros. ¿Cómo sobrevive una persona así?', protesta Greco.

Esteban Martínez, jubilado con el 70%, manifiesta asombrado: ‘Durante mi carrera policial de 23 años nunca se me pasó por la mente que podría ocurrirme algo así. En este tipo de trabajo las condiciones son claras: uno sabe si ha hecho mal y existen mecanismos establecidos para sancionar o dar de baja'.

Martínez relata que movió mar y tierra ‘para hacerle entender al ministro de Seguridad José Mulino que, con 20 años de carrera, no nos podía botar así, y sin nada', concluye.

Estaban Martínez

‘ Cuando era civilista era antimilitar. Se rasgaba la camisa. Pero cuando le dieron poder, Mulino sacó el Noriega que tenía guardado',

EXSUBCOMISIONADO SENAN