26 de Feb de 2020

Nacional

No existe un registro de las armas que entran: Donadío

El viceministro Rogelio Donadío asegura que normas flexibles y fronteras vulnerables hacen a Panamá atractiva para la delincuencia

No existe un registro de las armas que entran: Donadío
La veda de la importación de armas debe culminar el próximo 30 de abril.

El Ministerio de Seguridad tiene más de medio año de estar pensando la reforma a la Ley 51 de 2011, que regula el porte de armas en la República de Panamá.

El 30 de abril terminará la veda a la importación de armas, según lo establecido en el resuelto ministerial N° 167 de octubre de 2014.

Para esa misma fecha, las autoridades aseguran que llevaran la reforma al Legislativo. Si esto se cumple, al momento en que se presente la propuesta ante la Asamblea, habrá en las calles del país unas 700 mil armas de fuego en manos de civiles, según un reporte de la Agencia de Política Internacional.

El mismo reporte coloca a Panamá en el puesto 66 de una lista de 179 países con mayor cantidad de armas en las calles, justo lo que la veda ha querido contrarrestar.

La presencia de las armas en las calles tendría, según las autoridades locales, una incidencia directa sobre el crimen.

Durante el primer trimestre de este año, según informes del Ministerio de Seguridad (Minseg), se contabilizaron 165 homicidios en las seis regiones más peligrosas del país (Colón, Chepo, San Miguelito, Panamá Norte, Este y Centro). De estos, un 70% han sido cometido con armas de fuego.

En años anteriores, las cifras de crímenes por armas de fuego eran todavía más altas.

El Sistema de Integración Centroamericana (SICA) ha recomendado una revisión exhaustiva de los resultados de la veda en la importación de armas implementada por Panamá desde el 2013, antes de iniciar la discusión del nuevo proyecto de ley en la Asamblea Nacional.

‘Es una decisión soberana de los gobiernos, pero hay que tomar en cuenta que para el delito, todo lo prohibido se vuelve más atractivo', indicó Hefer Morataya, director del programa centroamericano para el control de armas pequeñas y ligeras del SICA.

De acuerdo con esta organización, la proliferación de armas en el país tendría como origen la falta de capacitación dentro de los estamentos de seguridad para hacerle frente a los carteles de tráfico de armas y el poco blindaje en sitios de movilidad humana.

El SICA no cree que la limitación a la importación legal de armas sea la forma de combatir la proliferación de armas en las calles.

VEDA VS. TRÁFICO ILEGAL

Los datos sobre el número de armas en las calles de Panamá podrían coincidir con un informe del departamento de Seguridad de la Organización de Estados Americanos (OEA), que señala al Istmo como un destino importante del tráfico ilegal de armas desde Estados Unidos hacia América Latina.

Cada año, reporta el informe, unas 700 mil armas fabricadas en este país son llevadas sin los permisos correspondientes hacia el sur del continente. De estas, unas 300 mil se quedan en Centroamérica. En lo que respecta a Panamá, el estudio revela que el 36% de las armas transportadas hacia Colombia hacen una parada aquí.

‘No existe un registro de las armas que entran, y mucho menos datos exactos de cuántas hay', reconoció el viceministro de Seguridad, Rogelio Donadío, quien anteriormente ha advertido de los riesgos que enfrenta el país, producto de las legislaturas flexibles y fronteras vulnerables, atractivas para la delincuencia organizada.

‘El tráfico ilegal de armas no deja tantas ganancias como el de drogas, pero sí lesiona la seguridad ciudadana', apuntó Donadío.

Según estudios del Ministerio Público y sus fiscalías de crimen organizado, muchas de las armas que están en posesión de las bandas juveniles son adquiridas de forma ilegal en las fronteras.

Uno de los puntos de entrada de armas es Paso Canoas, en la frontera tico-panameña, donde inicia el mercado negro de las armas en Panamá, explicó Rolando Rodríguez, secretario general de la Procuraduría General.

==========

Rogelio Donadío

‘ El tráfico de armas no deja tantas ganancias como lo haría la droga, pero sí deja una lesión en la seguridad ciudadana',

VICEMINISTRO DE SEGURIDAD