Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Nacional

La diferencia entre la mala praxis y un error médico

En el país varios médicos han tenido que enfrentar proceso legales por acusaciones de mala prática del ejercicio.

¿Cuál es la diferencia entre error médico y mala praxis? Para que haya mala praxis, debe haber culpa en la actuación del médico, mientras que el error médico puede ser por factores institucionales como burocracia, falta de políticas públicas adecuadas o errores humanos del personal médico.

A la hora de hablar de mala praxis médica, se deben abordar muchos conceptos para valorar debidamente cada caso. Según la doctrina, la culpa puede ser por negligencia, imprudencia o impericia. Y en los tres casos, es totalmente punible judicialmente.

LA NEGLIGENCIA MÉDICA

La negligencia médica se produce cuando el médico deja de cumplir con las normas que rigen su profesión. En este caso el médico omite conscientemente realizar un acto que le exige su deber funcional y se produce un daño que afecta la salud del paciente o acaba con su vida. Por ejemplo, cuando no consulta el expediente, donde se indica que el paciente es alérgico a una sustancia y se la aplica, produciéndole una reacción que le causa la muerte.

LA IMPRUDENCIA MÉDICA

La imprudencia, por su parte, se refiere a las acciones que realiza un médico o un profesional de la salud temerariamente; acciones que son objetivamente previsibles y pueden constituir un delito. La imprudencia es punible e inexcusable. Por ejemplo, la muerte de los neonatos en el Seguro Social, donde no existía indicación para la utilización del medicamento aplicado y sus posibles efectos adversos estaban documentados en el momento de la prescripción. Si la atención sanitaria que recibieron los bebés hubiese sido diligente, prudente y adecuada, se habrían evitado las muertes.

LA IMPERICIA

La impericia se refiere, como lo dice la palabra, a la falta de pericia del médico en su quehacer profesional, que puede ser por falta de experiencia, habilidad o conocimiento, lo que perjudica directamente al paciente. Éste sería el caso, por ejemplo, de un médico que ejerza la profesión sin estar diplomado o que no tenga la experiencia debida en una especialidad dada y cause daño o muerte al paciente que está bajo su cuidado.

CAMPAÑA DE PREVENCION DE MALA PRÁCTICA

El 30 de abril se inició una campaña de sensibilización y docencia ciudadana para prevenir la mala praxis médica, denominada la Campaña de la Cinta Chocolate. Anualmente se tienen cientos de historias y denuncias por mala praxis en Panamá, pero muy pocos se concretan en investigaciones exhaustivas que concluyan con la sanción de los culpables y la reparación de daños a los familiares. Esto desalienta a las víctimas y aumenta la impunidad. Recordamos con pesar la muerte del sociólogo panameño Raúl Leis Romero; el 30 de abril se cumplió cuatro años de su supuesto homicidio culposo, cuyo sobreseimiento en primera instancia fue apelado por el Ministerio Público. Esperemos que, cuando se lleve cabo la audiencia, se haga justicia, ya que si se prueba que hubo negligencia médica, el fallo condenatorio puede convertirse en un fallo emblemático que impulse la ética de respeto a la vida y solidaridad con defensores de los Derechos Humanos como Raúl Leis, quien pasó su vida trabajando por los demás.

CASOS Y VÍCTIMAS DE MALA PRAXIS

Es muy común oír un relato de mala praxis de parte del familiar de una víctima o un relato personal de la víctima. No todos son ciertos, pero lo que sí es cierto es que la gran mayoría queda impune, ya sea por falta de denuncia o por falta de una investigación efectiva o un juzgamiento incorrecto. Muchas víctimas son personas humildes que ni siquiera tienen conocimiento de sus derechos ni tienen voz. En nuestra legislación faltan disposiciones especiales sobre el tema de la mala praxis y falta una juiciosa elaboración doctrinaria y jurisprudencial sobre el tema. Por ello es inevitable que nuestros jueces, en la práctica, tengan que tomar decisiones casuísticas y aleatorias, basándose en su sano juicio y en el casi inexistente testimonio de otros médicos, quienes tienden casi siempre a testificar a favor del acusado.

LA CAMPAÑA CINTA CHOCOLATE

La Campaña de la Cinta Chocolate es importante porque es una forma de concienciar a la comunidad sobre sus derechos, contenidos en la Ley 68 de 2003, que regula los derechos y obligaciones de los pacientes en Panamá. Esta ley garantiza los requisitos de información que deben aparecer en el expediente clínico de todos los pacientes y establece la autonomía de decisión con relación a los procedimientos de pronóstico, diagnóstico y terapia que se les aplique sobre su estado de salud y enfermedad, sobre la confidencialidad de la información relacionada con su proceso y la libre elección de opciones de tratamientos presentados. Un público bien informado es un público que puede defenderse y exigir que se cumpla con la aplicación correcta de los protocolos médicos.

EL BUEN EJERCICIO DE LA MEDICINA

No se trata de criticar la noble profesión de los médicos y la gran cantidad de hombres y mujeres que la desempeñan con dedicación y sacrificio. Son los más, no los menos. Sin embargo, tenemos que admitir que muchas familias panameñas tienen quejas por la mala praxis, que ésta ha cobrado vidas y que hay mucha impunidad. Por ello debemos proteger a la sociedad y a los buenos profesionales de la salud de la deshumanización, el trato negligente y la irresponsabilidad de algunos, para evitar el deterioro de los marcos éticos de la profesión médica. No olvidemos que la negligencia, la imprudencia y la impericia en la práctica médica son una forma de violencia y una violación de los Derechos Humanos. Apoyemos la Campaña de la Cinta Chocolate. Mañana puede ser víctima uno de sus seres queridos.

==========

‘ La negligencia médica se produce cuando el médico deja de cumplir con las normas que regulan esta profesión'

‘ En nuestra legislación faltan disposiciones especiales sobre el tema de la mala praxis de los médcos'