Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

Ministerio Público llama a juicio a ocho acusados de feminicidio

El año pasado se recibieron más de 20 mil denuncias de violencia doméstica. Unas 29 mujeres fueron asesinadas

El año pasado, 29 mujeres murieron de forma violenta a manos de quienes eran sus parejas. Ocho de los victimarios han sido llamados a juicio por el Ministerio Público (MP), pero ninguno de ellos ha sido condenado todavía.

El feminicidio o asesinato de mujeres en razón de su sexo, está íntimamente ligado con la violencia doméstica, de acuerdo con los análisis de investigaciones del MP.

Y a pesar de que el número de asesinatos de mujeres no son los peores de la historia, llaman la atención, sobre todo por su relación con el número de denuncias de violencia. en el hogar.

Las estadísticas de la Procuraduría General de la República revelan que en el 2015 se admitieron unas 3,195 denuncias de violencia doméstica más que durante el año anterior, llegando a las 20,516 querellas.

‘El aumento del número de denuncias debe ser analizado por todos los actores sociales, ya que es un indicador de la vulnerabilidad en la que se encuentran los miembros del entorno familiar y, en especial, los niños y niñas', ha dicho Kenia Porcell, procuradora General de la Nación.

La mayor cantidad de denuncias se recibió en la provincia de Panamá.

Los registros oficiales revelan que fueron más de siete mil. No obstante, en este territorio no se registraron la mayor cantidad de feminicidios.

El sitio con mayor número de asesinatos de mujeres fue la recién creada provincia de Panamá Oeste, donde el número de denuncias superó las cinco mil.

Le sigue la provincia de Chiriquí, con casi tres mil denuncias de violencia doméstica.

FALLAS DEL SISTEMA

La esperanza abrigada por varios sectores de que el Sistema Penal Acusatorio (SPA) redujera el número de casos de feminicidio, o por lo menos lograr un enjuiciamiento más rápido, se han esfumado.

A finales del año pasado, las autoridades panameñas firmaron un documento de entendimiento para iniciar la implementación de un protocolo nacional que permita mejorar la atención a las víctimas.

‘Uno de los puntos que más me preocupa es el SPA, que no nos está funcionando. Las mujeres víctimas no encuentran la solución', dijo Liriola Leoteau, directora general de Instituto Nacional de la Mujer (INAMU).

Por ahora, esta entidad concentra sus esfuerzos en la construcción de sitios de refugio y atención a víctimas en todo el país.

El año pasado, fueron inaugurados dos centros en San Miguelito y otro en la región de provincias centrales.

LA ESTRATEGIA FALLIDA

El Ministerio de Seguridad (Minseg) ha asumido la responsabilidad de prevenir el delito de violencia doméstica y, con ello, el aumento en el número de feminicidios.

Lo viene intentando desde la primera mitad del año pasado, pero todavía no lo logra.

La estrategia ha incluido la compra de dos mil pulseras con seguimiento telemático para mantener alejadas a las víctimas de sus victimarios, pero la licitación, cuyo valor base es de $10.6 millones, no se concreta aún.

En una primera oportunidad, el acto público fue declarado desierto. La segunda vez, el reclamo de uno de los proponentes la ha mantenido congelada.

‘Al mirar en otros países que han adoptado el brazaleta, nos encontramos con que las mujeres siguen siendo agredidas, aun cuando usan el aparato, ya sea porque ellas mismas van voluntariamente hacia el peligro o porque algo no ha funcionado bien', señala la coordinadora de la Conferencia de Ministros de Justicia de Iberoamérica, Marisa Ramos.

De concretarse la compra, los brazaletes que ha solicitado el Minseg no serán utilizados en su totalidad en casos de violencia.

De hecho, las propias autoridades han reconocido que no saben cuál será el mecanismo que se utilizará para seleccionar a las personas que utilizarán el dispositivo.