Temas Especiales

04 de Jul de 2022

Nacional

Tres bebés en una incubadora: crónica desde la sala del HISMA

Las falencias del hospital de San Miguelito han quedado al descubierto con el robo de un recién nacido

A Sonia Domínguez le faltan todavía dos meses para dar a luz, pero sabe que desde ya debe estar preparada para ello. Y no por ropa, ni por el dolor natural del parto, ni por las tediosas contracciones. Ha decidido parir su segundo hijo en el Hospital San Miguel Arcángel (HISMA), de San Miguelito, envuelto desde la semana pasada en un escándalo administrativo tras el robo de un recién nacido.

‘Estoy preocupada por la seguridad del hospital, y defenderé a mi bebé como una leona cuando lo tenga. Nadie me lo va a robar', dice, generalizando el problema. ¿Acaso es necesario? ¿O es simple paranoia por el robo?

‘No duden de las medidas de seguridad', pide Rafael de Gracia, director médico del HISMA. ‘Se reforzarán las medidas ya existentes para el control de entrada y salida de neonatos', insiste.

APROVECHARON DETERIORO

Pero el asunto no es tan somero. El robo del infante es, de acuerdo con voces internas que accedieron a hablar con La Estrella de Panamá a cambio de no ser reveladas, el resultado de fallas coyunturales y sistemáticas en la sala de neonatología del principal hospital público del distrito de San Miguelito, donde al año nacen, en promedio, unas 3,500 personas.

lA eSTRELLA DE pANAMÁLa clausurada sala de neonatología del HISMA.

‘Una tubería de la sala de neonatología colapsó el 6 de febrero, y los bebés fueron cambiados a un cuarto adyacente. Por eso se robaron al bebé el 14 de febrero', relató una enfermera.

Para entonces, dijo, la seguridad estaba relajada. O bien estresada. A la sala de neonatología ingresaba cualquiera que dijera ser padre de un infante, y los agentes no corroboraban.

Adentro, relató Dileyka Rodríguez (cuya madre dio a luz en enero en el HISMA) la escena era todavía más pobre: incubadoras en las que habían hasta tres niños, y láminas de cielo raso desprendidas. ‘No existían cámaras y había poca seguridad en los pasillos, para cuidar de los neonatos', narró.

Según el HISMA, sin embargo, las cámaras que poseen funcionan bien ‘donde están instaladas'. ‘El reciente incidente indica que los malhechores han aprendido a burlar las medidas actuales de seguridad, por lo que es necesario reforzar más los protocolos de vigilancia', planteó su directo médico.

El hospital asegura no haber encontrado complicidad entre sus funcionarios y las personas que robaron al niño (hay una mujer y dos hombres detenidos). ‘Las investigaciones no han acabado', sigue de Gracia.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Estallado el escándalo del robo, el HISMA dice haber reforzado su plan de seguridad. Al llegar al hospital, en planta baja hay un primer filtro: el visitante debe registrarse en el cuarto de información, entregar el nombre del paciente al que verá. Tras ello recibe un código de barra que le servirá para que el guardia le permita acceder a la sala de niños.

Camino a ella se atraviesa la zona de laboratorios y farmacia. En la sala clausurada de neonatología sobran las láminas de cielo raso en el piso y mal colgadas, cuartos oscuros, e incubadoras descuidadas en cualquiera esquina. Aún cuando la sala temporal está al lado, no hay médico o enfermera cerca. Tres agentes vigilan.

‘Es la primera vez que escucho del secuestro a un bebé en el hospital, espero que no vuelva a suceder', se confía la enfermera que habló a este diario. Según el hospital, la sala en cuestión está siendo sometida a reformas, que esperan culminar pronto. Cuando La Estrella de Panamá ingresó, las obras estaban detenidas.

==========

‘La ubicación actual y temporal de la sala de neonatología no afecta funciones'

RAFAEL DE GRACIA,

DIRECTOR MÉDICO DEL HISMA

==========

POSTURA

Autoridades del HISMA reforzarán las medidas de seguridad para evitar que más neonatos sean sustraídos

La dirección del Hospital Integral San Miguel Arcángel informó que el robo de un niño es devastador para los familiares, pero también lo es para el hospital donde se dio el hecho, pero piden a la población no dudar que se reforzarán las medidas de seguridad ya existentes para el control de entrada y salida de los neonatos.

Resaltan que las cámaras de seguridad funcionan adecuadamente donde están instaladas y que el reciente incidente indica que los malhechores han aprendido a burlar las medidas actuales de seguridad, por lo que es necesario reforzar más los protocolos de vigilancia.

El HISMA informa que las pesquisas e informes a lo interno del hospital no dan cuenta de irregularidades o problemas con el personal, sin embargo están a la espera de las conclusiones de las investigaciones de las autoridades competentes, después del secuestró a un recién nacido.

El hospital San Miguel Arcángel es de segundo nivel de atención y cuenta con lo necesario para la atención de las patologías que deben atenderse a este nivel, destacan los directivos.

Rafael De Gracia, director médico del HISMA aseguró que en este momento, con el apoyo de CONSALUD, la administración se ha dado a la tarea de acometer la reparación de la sala de neonatología, el trámite se encuentra en proceso y por lo sensible de la situación confían en que todo se complete lo más pronto posible.

==========

DEFIENDEN SU ATENCIÓN

En el nosocomio se atienden 10 a 12 partos por día.

  • En el HISMA informaron que el personal que trabaja en la sala de neonatología, médico y de enfermería está ‘altamente capacitado para la atención y cumplimiento de normas dentro de la sala y son celosos y vigilantes de cada recién nacido que recibe atención'.