Temas Especiales

26 de May de 2020

Nacional

PISA 2018, prueba crucial para el sistema educativo

El examen no solo compromete al sistema educativo, sino a la sociedad entera

Ajustes curriculares. Nuevos manuales de capacitación. Compra masiva de laptops. La adecuación de la plataforma electrónica en todas las zonas escolares del país. Estos son apenas algunos de los esfuerzos que realiza el Ministerio de Educación (Meduca), a través del Centro Nacional PISA, para asegurar una participación digna de los estudiantes panameños en la próxima versión de la prueba PISA, en el 2018.

Será la primera vez que Panamá someta a sus estudiantes a este examen internacional desde su desastrosa incursión en 2009, cuando el país se ubicó en la trasantepenúltima posición entre los 65 países participantes, dejando de manifiesto la poca competitividad de nuestro sistema educativo.

A diferencia de la anterior ministra de Educación, Lucy Molinar, la jefa actual de la cartera, Marcela Paredes, considera que los resultados de este test, que serán entregados en 2019, son vitales para hacer un diagnóstico de las fortalezas y debilidades de la educación panameña y un punto de referencia científica para gestionar un nuevo plan de educación nacional.

La prueba PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) es una iniciativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que mide la capacidad de los jóvenes de quince años de edad para resolver problemas a partir de la aplicación de conocimientos de lectura, estudio de las matemáticas y ciencias naturales .

La evaluación, que se aplicó por primera vez en 2000, se ofrece cada tres años.

En 2015, unos 510 mil estudiantes de 73 países del mundo se sometieron a la prueba, de una duración promedio de dos horas, con una mezcla de preguntas abiertas y de selección múltiple, basadas en una situación de la vida real.

La versión de 2018 medirá la capacidad de los estudiantes para comprender los problemas de otros países del continente y del mundo.

RESULTADOS 2009

En 2009, además de Panamá, tomaron la prueba PISA estudiantes de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, México, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay.

En aquella ocasión, los panameños mostraron serias deficiencias en su aprovechamiento de ciencias y matemáticas, así como escasa comprensión lectora.

Ante los resultados obtenidos, la entonces m inistra Molinar optó por retirar a Panamá de la evaluación de 2012. Un resultado similar podría llevar a pensar en el ‘fracaso' del proceso de transformación curricular, uno de los estandartes de su gestión.

La decisión de Molinar fue revertida bajo la administración de Juan Carlos Varela, que ahora ha instalado una comisión especialmente dedicada a impulsar una participación ‘digna' de los panameños.

PANAMÁ SE PREPARA

El gobierno ha decidido que los estudiantes locales se midan en dos de las pruebas ofrecidas por PISA.

Una es la prueba ‘regular', que se aplica a estudiantes de quince años y más de séptimo grado en adelante, en la que participarán 6,300 estudiantes de 150 escuelas públicas y privadas del país.

La segunda es para el ‘desarrollo componente C', que medirá las competencias lectora y matemática de jóvenes de séptimo grado y menos, pero que tienen quince años, y de una muestra de aquellos jóvenes que están fuera del sistema educativo, o en áreas rurales, explica Jahir Calvo, coordinador general de la aplicación de la prueba PISA en Panamá.

En la evaluación participarán 2,700 estudiantes panameños.

La selección de la muestra compete exclusivamente al Consorcio PISA, que elige, de forma aleatoria a través de un software especializado, los nombres de los estudiantes de una preselección de escuelas públicas y privadas con las características elegibles.

Los resultados de PISA serán dados a conocer en 2019, un año electoral en Panamá. Con ellos, el nuevo gobierno podrá estructurar políticas educativas, señaló Calvo.

Según Gaspar García de Paredes, presidente de la Fundación Unidos por la Educación, la información más valiosa que dan los resultados de estas pruebas no es el ranking del país, sino la posibilidad de analizar la muestra local para identificar quiénes y de dónde fueron los estudiantes que mejor puntaje obtuvieron.

‘Con esta información, se podrá analizar qué hacen los centros de enseñanza donde mejor puntaje sacaron los jóvenes y cómo transmiten esas buenas prácticas al resto del sistema educativo', opinó el coordinador.

Para Nivia Rossana Castrellón, representante de la empresa privada, toda prueba como las de PISA ayuda a correlacionar las competencias, habilidades, actitudes y destrezas de la población que se somete a la evaluación con respecto a los países que participan.

En el caso panameño, señala Castrellón, interesa que se pueda analizar qué impacto y qué competencias adquieren los jóvenes para poder interactuar en una sociedad global.

CÓMO SE PREPARA PANAMÁ

El Centro Nacional PISA 2018 cuenta con un equipo de trabajo de aproximadamente treinta personas que coordina la logística de la aplicación de la prueba, que será aplicada por primera vez de forma digital.

El centro ha recibido apoyo de la Fundación Slim, que proporcionó un software con el que se practicará un simulacro de la prueba.

COSTOS

Es claro que los beneficios son muchos, pero el programa PISA no es gratuito.

En 2009, el Gobierno debió desembolsar $250 mil para ver tristemente a sus estudiantes fracasar. En esta ocasión, se calcula que los costos podrían llegar hasta el millón de dólares, aunque las autoridades negocian actualmente con la OCDE, con la idea de que se le reduzcan las cuotas.

Los gastos del país se van no solo en la cuota de participación por estudiante, sino también en la logística interna para la aplicación de la prueba, lo que conlleva el fortalecimiento de la plataforma tecnológica y la adquisición de laptops o tabletas para que los jóvenes de los sectores rurales puedan acceder online .

Los buenos o malos resultados que se obtengan en 2018 no solo demostrarían una buena o mala gestión educativa del Ministerio de Educación, sino la capacidad de la sociedad entera para desarrollar la personalidad y destrezas de las futuras generaciones.

De acuerdo con Gina Garcés, directora Nacional de Evaluación Educativa del Meduca, una educación no solo depende de destrezas y conocimientos adquiridos en la escuela, sino de las circunstancias familiares, sociales, culturales, factores que serán evaluados de forma científica.

==========

‘La educación no solo depende de destrezas y conocimientos adquiridos en la escuela, sino de las circunstancias familiares, sociales, culturales, factores que serán evaluados de forma científica',

GINA GARCÉS

DIRECTORA NACIONAL DE EVALUACIÓN EDUCATIVA

==========

8 MIL JÓVENES PANAMEÑOS PARTICIPARÁN

La muestra será seleccinada por la oficina de PISA

El Centro Nacional Pisa se encarga de preparar al país para la prueba en el 2018.

La prueba medirá la capacidad de los jóvenes para solucionar problemas de la vida real