La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Nacional

“El día en que los panameños decidieron por el futuro del Canal”

El domingo 22 de octubre de 2006, a pesar de un gran abstencionismo el Sí, predomino ante el No, logrando así lo que hoy es una realidad

El 31 de diciembre de 1999 el Canal de Panamá pasó a manos panameñas y con ello la idea de mantener la única vía acuática que une al mundo operativa, tan bien o mejor que en los 85 años que estuvo bajo la administración del gobierno de los Estados Unidos.

Desde hacía algunos años, se venía hablando de la necesidad de ampliar el Canal de Panamá. Sus compuertas a pesar de brindar un servicio óptimo se habían quedado chicas al comercio marítimo mundial, que demandaba buques de mayor calado que pudieran transportar más cargas.

Es así, que durante la administración del presidente Martín Torrijos (2004-2009), se decide mediante un referéndum a través del voto de todos los panameños que el Canal se amplié.

El 22 de octubre de 2006 se realizó el referéndum de la ampliación del Canal y ganó el “Sí” con una abrumadora mayoría del 76.8%, que representó el 43,32%, el “No” obtuvo el 21.76% de votos y 0.78% de votos en blanco.

Propuesta de ampliación

El 24 de abril del 2006, el presidente Martín Torrijos propone un proyecto para la ampliación del Canal de Panamá, que consistía en construir dos juegos de  esclusas nuevas, en el lado Atlántico y  en el Pacífico. Su intención, no era solo hacer del Canal de Panamá una vía más eficaz, sino que pudieran transitar naves de mayor tamaño como los PostPanamax que exceden el tamaño de los buques que pueden transitar actualmente por el canal.

Tras el referéndum de 2006, once meses después, el 3 de septiembre del 2007, se inician las obras de Ampliación del Canal de Panamá.

El día en que los panameños decidimos

El gobierno había dado una amplía propaganda a la propuesta por la ampliación del Canal. Grupos a favor del Sí, hacían su trabajo, pero de esa misma forma habían grupos de panameños a favor del No al proyecto de ampliación.

El día en que los panameños acudieron  a las urnas y decidieron por las dos únicas opciones (SI / NO) un intenso sol se posó sobre todo el territorio, a pesar de ser época lluviosa. Así, el 43.59% de la población participo y se decidió el futuro de la ampliación de la única vía que une a los dos mares, al comercio marítimo internacional y al resto del mundo.

La Estrella de Panamá formó parte de la decisión

La decana del periodismo panameño, La Estrella de Panamá, que desde sus inicios ha contado cada detalle de la construcción del Canal de Panamá – Construcción del Canal de Panamá por los franceses y luego la construcción del Canal de Panamá por EEUU y todos los hechos colaterales de la historia del Canal--  también estuvo allí y registro cada detalle del día en que los panameños decidieron el futuro de la ampliación de la vía acuática.

El lunes 23 de octubre de 2006, un día después de la elección, La Estrella de Panamá registraba entre las notas destacadas sobre el referéndum en portada título: Un Sí, pero endeble y un colgado que decía “El abstencionismo alcanzó el 56.4% de la población electoral”.

El referéndum utilizó una papeleta única de votación, dividida por la mitad, con la opción Sí a la izquierda con un fondo verde y No a la derecha con un fondo rojo. Arriba de estas dos opciones se leía el siguiente texto:

¿Aprueba usted la propuesta de construcción del tercer juego de esclusas en el Canal de Panamá?

Las historias que quedaron tras el referéndum

Aunque el referéndum sobre la ampliación del Canal se desarrolló sin mayores complicaciones, hubo acaloradas discusiones entre promotores del Sí y el No que casi terminaron a golpes.

En el Instituto Rubiano, de San Miguelito los bandos del “Sí” y “No” se acusaban de pagar pancartas cerca del centro de votación, lo cual requirió de intermediación de los delegados electorales.

El expresidente Guillermo Endara protagonizó la irregularidad que más acaparó la atención de los medios de comunicación, porque supuestamente llamó a votar por el “No” en transmisiones en vivo de radio y televisión, lo cual estaba prohibido.

Endara denunció al llegar a su mesa, en la escuela Belisario Porras, que en Capira activistas del “Sí” entregan tarjetas a los votantes para que las llenaran con su nombre y cédula, a cambio de una oferta de trabajo.

El sacerdote católico Conrado Sanjur, representante del “No” ante la Junta Nacional del Escrutinio, dijo que se usaron vehículos del Estado para movilizar activistas del “Sí”.

Sanjur denunció que se entregó dinero a cambio del voto para apoyar la ampliación del Canal y que se distribuyó propaganda impresa en los predios de los recintos de votación.

El cura también expresó que los jurados anularon votos de personas que mostraban su voto “No”, pero no hacían lo mismo con los del “Sí”.

Por su parte, los observadores internacionales del referéndum sobre la ampliación del Canal concluyeron con la apreciación de que la consulta se desarrolló con normalidad, en un clima pacífico.

A partir de este martes 29 de marzo hasta junio próximo, La Estrella de Panamá en su versión digital le dedicará a recordar parte de la historia de todo lo relacionado al Canal Ampliado .