Temas Especiales

29 de May de 2020

Nacional

Iglesias panameñas se quejan por contenido del proyecto de salud sexual

Las Iglesias católica y evangélica panameña tienen una postura rígida ante el proyecto de ley 61 sobre la salud sexual y reproductiva

Iglesias panameñas se quejan por contenido del proyecto de salud sexual
El diputado Crispiano Adames presentó el proyecto en agosto de 2014.

Las Iglesias católica y evangélica panameña tienen una postura rígida ante el proyecto de ley 61 sobre la salud sexual y reproductiva, estancado en la Asamblea Nacional desde marzo de 2015.

El documento, que fue presentado por el diputado Crispiano Adames el 28 de agosto de 2014 y ha sido reformado en varias ocasiones, se ha mantenido por catorce meses en segundo debate.

Adames, médico de profesión, alegó que está comprobado que las personas que reciben educación integral en sexualidad, desde temprana edad, posponen el inicio de sus relaciones sexuales.

ESTATUS DEL PROYECTO

  • El proyecto se ha debatido, pero sigue la resistencia
  • Los países en América Latina que no han entrado en la salud sexual y reproductiva son República Dominicana y Panamá.
  • Los otros países han implementado guías que abordan los temas.

Sin embargo, el reverendo Rolando Hernández, presidente de la Alianza Evangélica de Panamá, dijo a La Estrella de Panamá que el documento busca desintegrar la conformación original de la familia, que es un hombre y una mujer.

La organización, creada en 1963 y que representa a más de un millón de cristianos en Panamá, deplora que se pretenda insinuar a niños entre 6 y 12 años, de la educación primaria, poder tener relaciones sexuales y una masturbación mutua, inclusive sexo oral y sexo anal.

‘¿Por qué tengo que enseñarle a un niño de primaria que ya se puede masturbar y que puede tener relación con otra niña de 12 años?', pregunta el líder evangélico.

Hernández se mostró preocupado debido a que como todos los procesos ocurren en cadena, hay unas guías sobre la sexualidad en El Salvador que enseñan al niño sobre practicar sexo anal sin preservativo.

‘Esas mismas guías se repiten en los países donde el proyecto de ley es aprobado. Esa es la implementación que se aplica con libros y guías en todos los países donde se ha aprobado', enfatizó.

También cuestionó que la patria potestad o poder que tienen los padres sobre los hijos se anula en el proyecto, para darles a los niños el derecho a ser lo que quiera ser.

El evangélico apuntó a un debate que aborde la afectividad, el respeto y el valor del niño por su propio cuerpo.

‘Esta gente que está promoviendo estas leyes, no sé con qué interés, que piensen lo que están haciendo... No es justo que seis personas decidan por cuatro millones de habitantes en Panamá', adujo.

La Alianza Evangélica de Panamá propone que el proyecto 61 sea devuelto a primer debate, para una mayor investigación y divulgación.

LA IGLESIA CATÓLICA

En la Cita Eucarística, realizada el pasado 22 de mayo en la Arena Roberto Durán, el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, exteriorizó su preocupación por varios aspectos del proyecto.

El norte es una educación sexual positiva y prudente, adecuada a la edad del niño y adolescente, y de acuerdo con el avance de la psicología, la pedagogía y la didáctica.

El líder de la Iglesia católica manifestó que siguen firmes en la defensa del derecho primordial de la familia en la educación de sus hijos, en la concepción integral y no reduccionista de la sexualidad.

‘La Iglesia, los católicos, no nos oponemos a un proyecto de ley sobre educación sexual, nuestro interés es aportar en su elaboración', remarcó.

El monseñor Ulloa sugirió que este proyecto contemple la implementación de políticas que propugnen la protección de los menores, la no discriminación de las adolescentes embarazadas, el castigo de los adultos que cometen delitos de abuso de menores y violación, y eviten la difusión de la pornografía y la promiscuidad, fruto de la pobreza y la falta de viviendas dignas.

Recordó que hace ya más de 50 años el Concilio Vaticano II defendió el derecho de los niños y adolescentes a una educación sexual positiva y prudente, y más recientemente, el papa Francisco en su exhortación apostólica, en la que pide incluir el respeto y la valoración de las diferencias del modo de ser masculino y femenino.

ROLANDO HERNÁNDEZ

‘Aquí hay suficientes leyes para estar inventando otras leyes que destruyan la moral, lo ético y afectivo que tiene que tener la familia'

PRESIDENTE DE LA ALIANZA EVANGÉLICA DE PANAMÁ

‘DEBE APROBARSE'

Para Cecilia Moreno, directora del Centro de la Mujer Panameña, los argumentos de la Iglesia son basados en estereotipos, prejuicios y experiencias negativas en otros países donde se pudo haber implementado el tema.

Los polémicos temas del aborto y la homosexualidad, con los que la Iglesia tiene una dura posición, según Moreno, no están dentro del contenido.

La socióloga rechazó también que la idea del proyecto sea enseñarle a los niños a hacer el amor y usar anticonceptivos. ‘No se puede impedir que a los niños y adolescentes se les informe sobre su sexualidad... El proyecto lo que busca es que los jóvenes tengan la información y no se dejen llevar por sus emociones', consideró.

‘Hay una resistencia, no de toda la Iglesia, sino de algunos sectores que están buscando argumentos para protestar', añadió.

Moreno argumentó que la información se irá dando de forma programada, atendiendo a la edad del niño.

Cifras del Ministerio de Salud revelan que en 2015 se registraron 10,976 embarazos en adolescentes en el país, un incremento del 2.2% referente al mismo periodo de 2014.

El sida es la tercera causa de muerte de jóvenes de 15 a 24 años de edad.