07 de Oct de 2022

Nacional

‘Sucre inventó una gira para la asesora, pero era para llevar a sus hijas'

Este diario contactó a la abogada de Sucre, Gladis Quintero, quien prefirió no hacer comentarios por el momento

Zulema Sucre, siendo viceministra de Desarrollo Social (Mides) ‘inventó una gira, supuestamente para trasladar a la asesora técnica del despacho a Chiriquí y Veraguas, cuando en realidad designó a uno de sus escoltas para que trasladara a sus hijas a Aguadulce en los carnavales de 2015'.

Así lo asegura Bernal Marino Zúñiga, el guardaespaldas que denunció a la hoy exfuncionaria por exigirle que paseara a su perro ‘Gucci', todos los días por tres horas en un parque de la ciudad.

LOS VIÁTICOS

Bernal, uno de los escoltas despedidos por Sucre, aparece en el informe de gira fechado el 19 de febrero de 2015 como conductor. Él sería quien, supuestamente, trasladaría a la asesora técnica del Mides a una reunión y recorrido en los sitios mencionados. Pero el relato del escolta da cuenta de una misión muy distinta por la cual recibió un pago por $386.50 en concepto de viáticos.

GLADIS QUINTERODEFENSA DE SUCRE

‘Debemos esperar a que la fiscalía concluya la investigación. En su momento daremos a conocer la versión de la defensa'

DEFENSA DE SUCRE

El dinero se le entregó en efectivo porque a la viceministra no le alcanzó el tiempo para tramitar el pago, según la versión de Bernal Marino Zúñiga. No obstante, un documento al que tuvo acceso La Estrella de Panamá da cuenta del pago emitido por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), gestión registrada en el Mides, que refleja un ACH (transferencia bancaria) con el pago electrónico a favor de Bernal Marino Zúñiga por el mismo monto que se establecieron los viáticos para la gira en el Mides.

Bernal cuenta que a principios de la semana del carnaval —en febrero de 2015—, la viceministra lo llamó a la oficina para informarle que debía acompañar a sus hijas a Aguadulce, provincia de Coclé, a la casa de la familia en época de carnaval y que debía permanecer a su servicio en las festividades.

‘Ella (la viceministra) metió el viático para que le saliera antes de la fecha, pero como no se pudo, el esposo me dio la plata en efectivo y cuando me hicieron la transferencia bancaria del MEF, yo le devolví el dinero en efectivo', indica el hoy exescolta.

‘La viceministra me pidió que no le dijera nada a Ney Rodríguez —un guardaespaldas también destituido— sobre el viático porque podía buscarle un problema', cuenta.

BERNAL MARINO ZÚÑIGA

‘Justificó el viático con una gira para las asesoras técnicas a Coclé, Veraguas y Chiriquí, pero ellas nunca fueron'

EXESCOLTA DEL MIDES

Así fue como ella justificó el viático, añade el exescolta, ‘con una gira para las asesoras técnicas, que en el memorándum manuscrito y firmado por la viceministra, especifica que se trata de una gira a Coclé, Veraguas y Chiriquí como los sitios donde se reunirían las asesoras. Pero ellas nunca fueron. En realidad fui yo a cuidar a sus hijas a Aguadulce, trasladarlas y esperarlas en todos los sitios donde ellas se divertían', relata el escolta destituido.

Este diario tuvo acceso a una serie de documentos con membrete del Mides en los que se solicita viático para Zúñiga. El documento tiene carácter de ‘urgente' y está sellado el 11 de febrero de 2015.

Otro papel, fechado el 19 de febrero, informa sobre la gira que realizó Bernal Marino Zúñiga a las provincias mencionadas, también firmado por Sucre. Uno más consiste en una gestión de cobro por $386.50 a favor del Mides con fecha del 10 de febrero. También se proporcionó el comprobante del MEF que permitiría a Bernal recibir el pago.

Las fechas que aparecen en el memorándum coinciden con la semana del carnaval del 2015, que dio inicio el viernes 13 de febrero.

Zúñiga relata que al confeccionar el memorando, Sucre —quien renunció en forma obligada a raíz del escándalo del perrito Gucci— no se percató de que establecía como el último día de la gira un sábado de carnaval, 14 de febrero.

LA GIRA DE CARNAVAL

Zúñiga expresó que cuando recibió la orden no tuvo más que obedecer: ‘la necesidad tiene cara de perro, dice, por eso teníamos que hacer lo que nos mandaba la vice', exclama.

El uniformado detalla que dejó a las hijas de la viceministra en casa de sus familiares, en Aguadulce, el viernes de carnaval, 13 de febrero. Amplía que permaneció en la misión hasta el día 18.

La tarea en Aguadulce consistía en ‘trasladar a las niñas a Penonomé, a la discoteca ‘Peskaito', y esperarlas hasta la madrugada, para luego regresarlas a Aguadulce.

Al día siguiente, a las 10 de la mañana, tenía que llevarlas a los culecos en Penonomé y en la tarde, traerlas a Aguadulce. Esa misma rutina la hice por los días que estuvimos ahí hasta el 19 de febrero, que terminaron los carnavales', refiere Zúñiga.

Según el escolta, la viceministra permaneció en Aguadulce con su familia.

Este diario contactó a la abogada de Sucre, Gladis Quintero, quien prefirió no hacer comentarios por el momento.

Manifestó que debía esperar a que la Fiscalía termine su instrucción, por la reserva del sumario, y en su momento daría a conocer la versión de la defensa.

El escolta fue destituido en agosto junto a otro de sus compañeros, Ney Rodríguez, por negarse a pasear el perrito de la viceministra.

El hecho lo denunciaron ante la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información, que inició una investigación y motivó al Ministerio Público a indagar por la presunta comisión del delito de peculado en perjuicio de Sucre.

‘Los fines de semana tenía que asistir a las fiestas de las hijas de la viceministra, a pesar de que estos funcionarios no gozan del privilegio de que se les vigilen los hijos', agrega Zúñiga.

EL ESCOLTA Y SPI

Bernal Marino Zúñiga inició su carrera como guardia presidencial en 1996. Trabajó en la guardia de honor por unos dos años, tiempo en el que participó en los distintos actos en honor a la bandera nacional efectuados con motivo de la reversión del Canal a manos panameñas.

Es un hombre institucionalizado, con cursos de entrenamiento antiterrorista. También fue asignado como guardaespaldas de múltiples candidatos presidenciales.

EL TESTIGO DE LA DEFENSA

Ney Rodríguez sabe que su excolega Edgardo Zurita Lezmark no tiene más remedio que complacer a la exviceministra. Rodríguez cree que Zurita se apega a la versión de Sucre porque ‘le mejoró su salario'.

Con más de treinta años de servicio al Estado, el hombre leal a la institución podría ser un testigo clave para Sucre.

A Zurita, ‘la señora Zulema le aumentó $900 y su salario quedó en $1,500 mensuales. Él se siente presionado porque ella lo ayudó. Pero no se acuerda que debe declarar bajo juramento', añade Rodríguez.

Una de las pruebas que solicitará el abogado Roniel Ortiz, defensa de los exescoltas, quien tomó el caso de oficio, será un careo entre las partes.

‘Nosotros queremos saber por qué el ministro Alcibíades Vásquez, a sabiendas de que nos habían renovado el contrato hasta diciembre de 2016, aceptó la petición de la viceministra de despedirnos si él estaba al tanto de las anomalías que se denunciaban', cuestiona Rodríguez.