Temas Especiales

27 de Jun de 2022

Nacional

Panamá ante el reto de ser capital de la cultura

El INAC busca restaurar los museos Antropológico y de Ciencias Naturales para que estén disponibles en 2019

La designación de la ciudad de Panamá como Capital Iberoamericana de la Cultura para el año 2019 ha puesto a Orlando Hernández, coordinador Nacional de Museos del Instituto Nacional de Cultura (INAC), en corredera.

Dos de los cinco museos en el distrito capital administrados por la institución están cerrados y uno de ellos es el Museo Antropológico ‘Reina Torres de Araúz', considerado un ícono urbano, un espacio que muestra la evolución etnográfica del país dentro de un edificio que es monumento histórico asentado sobre una histórica plaza, la 5 de Mayo.

Aunque había sido trasladado a una nueva instalación en Los Llanos de Curundú, sus 15 mil piezas volvieron al edificio que inicialmente las resguardaba.

El Museo de Ciencias Naturales también está cerrado.

En la capital hay otros museos, que también requieren atención: el Afroantillano, de Historia, de Arte Religioso Colonial, de Panamá Viejo, del Canal Interoceánico y el Biomuseo.

El de Panamá Viejo y el del Canal Interoceánico son administrados, cada uno, por un patronato; y el Biomuseo, por una fundación.

‘Todos los museos de la ciudad tienen que estar abiertos para el 2019', recalca Hernández.

El pasado 13 de junio, la Asamblea Plenaria de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) escogió a Panamá como la Capital Iberoamericana de la Cultura para el 2019, fecha que coincide con los 500 años de fundación de la ciudad.

El Museo de Ciencias Naturales está cerrado desde hace dos años por problemas de infraestructura.

Hernández reconoce que, ‘lamentablemente', los museos no reciben el mantenimiento adecuado.

‘Estamos haciendo los esfuerzos para arreglarlos, pero han sido muchos años de una falta de política de mantenimiento', indica.

Para Hernández, más que las prisas para cumplir con la cita, esta es una oportunidad para darle ‘nueva vida' a estos espacios.

El de Ciencias Naturales es ‘bastante complejo' porque guarda una colección con materiales orgánicos que pueden causar infecciones a las personas si no se exponen adecuadamente, indicó Hernández.

En el país, son 18 los museos que debe manejar esta oficina y las condiciones del de Ciencias Naturales son mucho más complejas que las del resto, insiste el museólogo. ‘No solo la colección está en malas condiciones, sino también el mismo edificio', detalla.

La estructura del Museo de Ciencias Naturales es bastante antigua y requiere que se cambie todo el sistema de plomería y eléctrico.

‘Con la declaración de la ciudad como la Capital Iberoamericana de la Cultura se hacen los esfuerzos para que los dos museos estén abiertos y con las condiciones adecuadas', resaltó Hernández, comprometiendo en ese esfuerzo su sobrada capacitación, tras estudiar una maestría en Museología en la ‘New York University' y un doctorado en Historia del Arte en la ‘City University of New York' .

El plan de trabajo de Hernández se enfocaba en abrir primero los museos ‘José Domingo de Obaldía' y el Histórico ‘Julio Gómez Ruiz', ambos en la provincia de Chiriquí, también cerrados desde hace años, pero la designación de la ciudad para el 2019 le obligó a concentrarse en los dos museos capitalinos.

El problema, explica Hernández, es que los daños de estos museos en la capital son más complejos, y se buscaba reparar primero los menos graves, como los de Chiriquí y otros del interior del país.

NUEVO PATRONATO

Entre los planes del INAC para el Museo Antropológico ‘Reina Torres de Araúz' está crear un patronato que lo administre con un modelo similar al del Panamá Viejo. Según Hernández, se busca menos burocracia en el proceso de mantenimiento.

En cuanto a la infraestructura, señala, se organiza una limpieza profunda, además de reemplazar todo el sistema eléctrico y de plomería, que permita instalar alarmas contra incendios y robo.

Hernández se ha dedicado durante los dos últimos años a seleccionar las piezas del museo y cuidarlas para que estén intactas cuando se reabran las puertas al público. Además de la exhibición, se prepara un espacio para realizar actividades culturales porque el edificio ‘cuenta con la infraestructura necesaria', dijo.

Se trata de una inversión millonaria, aunque Hernández prefiere no precisar una cifra.

Mientras esto ocurre, los ciudadanos pueden visitar otros museos que están abiertos, como el Afroantillano, que también será reparado para el quinto centenario.

Hernández dispone de una partida de $35,000 para un estudio sobre las condiciones de la madera y realizar las restauraciones que demanda el edificio.

Hay mucha madera que debe ser reemplazada, adelanta el especialista.

También se hacen trabajos de reparación en el Museo de Arte Histórico Religioso.

Aunque solo quedan tres años para realizar los trabajos de reparación de los museos, Hernández confía en que estarán disponibles para la celebración de 2019.