Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Nacional

La ciencia y la arquitectura se unen para planificar la urbe

Por primera vez se reunieron arquitectos paisajistas y científicos para compartir conocimiento con la finalidad de sentar las bases para una mejor planificación

El diseño de las ciudades no debe seguir en manos de los promotores e inversionistas, quienes no necesariamente piensan en el bien común.

Así lo sostuvo el científico y ambientalista panameño Stanley Heckadon, durante su participación como expositor invitado en la conferencia ‘De la Ciudad al Paisaje: Diseñar para la Salud y la Biodiversidad', que se celebró esta semana en Panamá.

La conferencia trajo a la ciudad capital la primera reunión de científicos y arquitectos paisajistas, miembros de la Federación Internacional de Arquitectos Paisajistas (IFLA, por sus siglas en inglés) de América y la organización Biodiversidad Urbana y Diseño (URBIO, por sus siglas en inglés).

Durante tres días (los pasados martes, miércoles y jueves), profesionales procedentes de América y de Europa exploraron, desde el Centro de Convenciones de la Ciudad del Saber, ideas dirigidas a mejorar la calidad de vida en las zonas metropolitanas.

La idea de unir a este grupo de destacados arquitectos paisajistas y científicos surge de la diversidad de problemas ambientales que enfrenta el ser humano en la actualidad, especialmente en las zonas urbanas, donde se concentra la mayor parte de la población del planeta.

‘Los humanos no podemos seguir pensando y funcionando de la manera como lo hemos venido haciendo. La solución al problema ambiental requiere de un cambio radical en nuestra forma de pensar, de laborar y de vivir', explicó Raquel Peñalosa, presidenta de IFLA América.

De acuerdo con la arquitecta paisajista, en las últimas décadas, el ser humano se ha individualizado y el ejercicio de las profesiones se ha sectorizado: ‘los especialistas trabajamos de manera separada, de forma jerárquica y lineal, lo que no ha permitido el intercambio de ideas y el desarrollo de acciones colaborativas de intervención al paisaje', dijo.

A juicio de la arquitecta, el ser humano está obligado a transitar hacia una visión más sistémica, que le permita pensar en el paisaje como un sistema vivo, para, desde ese punto de vista, abordar el problema ambiental y el diseño de la ciudad.

Esa idea de generar acciones y pensamiento transversales es precisamente lo que ha motivado la reunión de IFLA, gremio de profesionales, y URBIO, una organización que trabaja estrechamente con la Convención de la Biodiversidad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La conferencia realizada en Panamá es solo el comienzo de un largo camino que será necesario emprender para generar esa imprescindible colaboración y planificación conjunta de biólogos, arquitectos, ingenieros y diseñadores, que deberán tomar el liderazgo en el saneamiento de las zonas metropolitanas y de otros centros urbanos más pequeños, explicó Peñalosa.

‘Las ciudades deben diseñarse pensando en las personas y en la naturaleza', indicó, por su parte, David Maddok, parte de la directiva de URBIO y del equipo organizador de la conferencia.

El diseño urbano debe fundamentarse en evidencias científicas en el área de la biodiversidad, continuó Maddox, quien también señaló que los científicos deben integrarse a la labor de los arquitectos paisajistas para hacer esa necesaria conexión entre arquitectura y ciencia.

‘ESTAS CONFERENCIAS NOS INVITAN A ASPIRAR A CIUDADES MÁS SOSTENIBLES Y A FORTALECER NUESTRO EQUIPO TÉCNICO. EL SECTOR INMOBILIARIO DEBE ENTENDER ESTOS NUEVOS CONCEPTOS',

JOSÉ BLANDÓN

ALCALDE DE PANAMÁ

Trabajando solos, los arquitectos pueden realizar un bonito diseño de un parque, pero no necesariamente ese parque será el que mejor responda a las necesidades urgentes de la población. En cambio, apunta Maddox, el científico puede colaborar con el arquitecto para que ese parque bonito tenga la mejor técnica para recolectar el agua de lluvia, produciendo diseños no solo hermosos, sino funcionales.

Peñalosa añade que esta conexión se hace más necesaria con la aprobación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo Hábitat III, ambos de la ONU.

El primer documento es un plan de acción a favor de la población, el planeta y la prosperidad, que también busca fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. El segundo es sobre vivienda y desarrollo urbano.

Estos compromisos que adquieren los países, los obligan a trabajar en conjunto, dice Peñalosa.

‘La Agenda 2030 y Hábitat III nos dicen que debemos trabajar de manera diferente y esta conferencia está centrada en esa idea', dijo Peñalosa.

La primera conclusión de la conferencia es que ‘uno necesita del otro y que hay que trabajar en esa dirección', indicó.

El evento contó con la participación de las autoridades municipales capitalinas, entre ellos el

‘LAS CIUDADES HAN SIDO PLANIFICADAS POR PERSONAS QUE NO NECESARIAMENTE PIENSAN EN EL BIEN COMÚN. ES POSITIVO UNIR LA CIENCIA CON LA ARQUITECTURA PARA PLANIFICAR',

STANLEY HECKADON

CIENTÍFICO

propio alcalde José Blandón, expositor de la inauguración de la conferencia, y la vicealdesa Raisa Banfield, también conferencista.

Para Peñalosa, el sector político juega un papel fundamental en la implementación de este nuevo esquema urbano.

La arquitecta también alabó el interés de las autoridades capitalinas panameñas y consideró que los planes que impulsa la Alcaldía de Panamá en materia de urbanismo pueden realizarse desde esta nueva perspectiva.

En su exposición, Blandón hizo un repaso de los proyectos que lleva adelante su administración, entre ellos la construcción del Parque Panamá Norte y la creación de una Red de Parques del distrito capital.

El jueves, último día de la Conferencia, participaron Jorge Ventocilla y Stanley Heckadon, dos destacados científicos panameños que han realizado importantes estudios sobre la biodiversidad y quienes cerraron el ciclo de conferencias.

Ventocilla resaltó la riqueza natural que aún se conserva en la ciudad capital, los bosques que rodean el centro de la ciudad, que contienen dos áreas protegidas: el Parque Metropolitano y el Parque Camino de Cruces.

Igualmente, se refirió a la gran cantidad de especies de aves migratorias que pasan por la zona metropolitana en dirección a Suramérica.

Lo más importante del encuentro, dijo, fue la presentación de experiencias de diversos países, en las que quedaron de manifiesto que las autoridades locales están bien empoderadas para tomar el liderazgo de la planificación de sus ciudades.

El primer encuentro entre arquitectos paisajistas y científicos produjo un resultado concreto para Panamá: Peñalosa se reunió con el decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Santa María La Antigua con el fin de empezar a introducir innovaciones en el currículum de la carrera. Peñalosa tiene la idea de repetir la experiencia con otras universidades de Panamá y en otros muchos países.