Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Nacional

La Seguridad social avanza, pero enfrenta amenazas en la era digital

En el foro se debatirá sobre reformas y soluciones emergentes para mantener y adaptar los regímenes de pensiones y de salud

La Seguridad social avanza, pero enfrenta amenazas en la era digital
Estivenson Girón, director de la Caja de Seguro Social, pronuncia un discurso durante el Foro Mundial de Seguridad Social, en la Ciudad de Panamá.

Como nunca antes, más personas están protegidas por la seguridad social, pero los sistemas enfrentan riesgos para su sostenibilidad como el envejecimiento de la población y un cambio del mercado laboral gracias a la era digital, dijeron hoy autoridades en la inauguración de un foro mundial.

Expertos y autoridades de más de 150 países analizarán en Panamá hasta el viernes próximo, en el Foro Mundial de la Seguridad Social, la situación de esos sistemas a la luz de un mundo que se transforma rápidamente afectado por otros factores como el cambio climático, las migraciones masivas y el avance de enfermedades crónicas no transmisibles.

"Los temas que se discutirán en este foro ayudarán a hacerle frente a los desafíos que enfrentaremos en el presente siglo como el envejecimiento de la población, la transición demográfica que va en franco crecimiento, la precariedad del empleo y la pobre educación de los ciudadanos en cuanto a los sistemas de seguridad social", dijo en el acto inaugural el director de la Caja de Seguro Social (CSS) de Panamá, Estivenson Girón.

La CSS junto con la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) son los organizadores del foro, en el que se debatirá sobre reformas y soluciones emergentes para mantener y adaptar los regímenes de pensiones y de salud, así como medidas para promover la inversión en la niñez, el empleo y la extensión de la cobertura.

El presidente de la AISS, Errol Frank Stoové, destacó en el acto inaugural que ahora en el mundo "más personas que nunca están protegidas por la seguridad social", pero los sistemas requieren "que los responsables de la toma de decisiones busquen soluciones a largo plazo, y coordinadas, para gestionar los riesgos y garantizar su sostenibilidad".

Un informe difundido este lunes en Panamá por la AISS identifica 10 desafíos acuciantes para la seguridad social, entre ellos la desigualdad, las brechas en cobertura, el envejecimiento de la población, la inestable situación de empleo de los más jóvenes y la irrupción de la economía digital en el trabajo.

También los cuidados de salud de larga duración, los nuevos riesgos económicos, políticos o ambientales, la protección de los migrantes, la transición tecnológica y las expectativas del público.

Entre otros, el informe destaca como vital innovar para incluir en los sistemas de seguridad social a los jóvenes, migrantes y mujeres con trabajos precarios o cuyas condiciones escapen del sistema tradicional de cotizaciones, tales como el trabajo a distancia o los cuidados domésticos informales.

En un contexto en el que a nivel mundial hay una mayor proporción de mujeres en empleos informales, trabajo familiar no remunerado o por cuenta propia, parece apropiado sacar a la luz e impulsar el mercado laboral femenino.

"La promoción de las tasas de empleo femenino deberían contribuir a una mayor productividad laboral, lo que ayudará a la sostenibilidad de los sistemas de seguridad social", dice la AISS.

Por el mismo camino debería andar la población joven y migrante. Los jóvenes representan el 40 % de los desempleados de todo el mundo y solo uno de cada cinco trabajadores migrantes cuenta con plena protección de un seguro social, según datos que cita el documento.

Sobre el veloz avance de la tecnología, el informe, producto de consultas a 280 oficinas gubernamentales e instituciones de seguridad social de todo el mundo, alerta que la misma amenaza "la sostenibilidad financiera de los regímenes contributivos".

Si bien la tecnología provee una mayor oportunidad de crecimiento económico y bienestar social, también trae consigo la fragmentación de los mercados laborales y la normalización del empleo "atípico", ante lo cual la AISS considera que las relaciones laborales no convencionales exigen reformar la reglamentación urgentemente.

Con todo, la asociación internacional que integran 320 organizaciones de 150 países, reconoce que las tecnologías pueden dar un enorme empuje a los seguros sociales para mejorar su atención y generar estrategias personalizadas que ayuden a aprovechar mejor los recursos.

También, los trabajos en línea podrían ayudar a disminuir el desempleo y a aumentar el PIB mundial en unos 2.700 millones de dólares anuales, una suba en la productividad de la población que podría ayudar a financiar los sistemas de protección.

El próximo viernes, último día del foro, que se celebra en un hotel a orillas del Pacífico, tendrá lugar la Cumbre Mundial de la Seguridad Social, en el que participarán representantes gubernamentales, responsables de políticas, altos administradores y miembros de organismos internacionales.