Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Nacional

Los hombres se convierten en denunciantes de maltrato

El Ministerio Público recibe mensualmente 190 denuncias de hombres maltratados por sus parejas en Panamá, Panamá Oeste y Colón

Los hombres se convierten en denunciantes de maltrato
Según estadísticas del Ministerio Público, el 2015 cerró con 2,648 casos.

La violencia doméstica o violencia intrafamiliar no solo afecta a las mujeres. Los hombres también la padecen.

Hasta el momento, la mayoría de ellos, quizás por vergüenza, no se han atrevido a denunciar a sus agresoras.

Sin embargo, aunque el número de casos no es tan elevado como el de las mujeres, cada día son más los hombres víctimas de maltrato que rompen el paradigma machista y se atreven a presentar las denuncias.

Según estadísticas del Ministerio Público (MP), hasta agosto de 2016 se han contabilizado 1,516 denuncias de maltrato masculino. Esto quiere decir que hubo un promedio mensual de 190 denuncias.

¿Conoces a algún hombre maltratado? ¿Cuán serio es este problema en Panamá? Responde nuestra encuesta aquí.

Esta cifra solo refleja los hechos ocurridos en las provincias de Panamá, Panamá Oeste y Colón. En el resto de las provincias, no se han contabilizado los casos.

Solo la provincia de Panamá refleja hasta agosto 826 denuncias, seguida de la provincia de Panamá Oeste, con 623, y Colón, con 67 casos.

‘LO QUE ESTAMOS VIENDO ES QUE LAS DENUNCIAS DE VIOLENCIA CONTRA LOS HOMBRES HAN IDO AUMENTANDO CON EL PASAR DE LOS AÑOS',

GILBERTO TORO

SOCIÓLOGO

El año 2015 cerró con 2, 648 casos a nivel nacional, 1, 115 de ellos reportados en la provincia de Panamá. En Panamá Oeste se reportaron 865; 199 en Colón, 492 en Chiriquí y 77 en Bocas del Toro.

ROMPEN EL ESQUEMA

Para el sociólogo Gilberto Toro, estas estadísticas reflejan que la sociedad está evolucionando y que las mujeres se están dividiendo en dos grupos: las víctimas y las victimarias.

El último grupo probablemente se trata de mujeres que eligen ser verdugos antes que ser maltratadas.

‘Con esta cifra, lo que estamos viendo es que las denuncias de violencia contra los hombres han ido aumentando con el pasar de los años. Esto significa que los denunciantes han tomado valor... el hombre sabe que está acorralado al ser señalado por la sociedad machista y hay una especie de despegue. Este no solo muestra la cara de victimario, sino también de víctima', añadió el sociólogo.

Para el también sociólogo Marcos Gandásegui, la violencia doméstica ha ido aumentando en ambos sexos, con la única diferencia de que todavía son más las mujeres que van a hacer la denuncia.

Las estadísticas del MP revelan que hasta agosto de este año hubo 8,142 casos de violencia contra las mujeres, a diferencia de los 1, 516 casos de los hombres.

De acuerdo con Gandásegui, esto significa que, por cada ocho casos de mujeres maltratadas,

HOMBRES MALTRATADOS

En Panamá se ha roto el paradigma del maltrato en el hogar y los hombres han denunciado ser víctimas

Según estadísticas del Ministerio Público, hasta el mes de agosto de 2016, se han reportado 1,516 denuncias.

La provincia de Panamá refleja 826 denuncias, seguida de la provincia de Panamá Oeste, con 623, y Colón, con 67 casos.

hay un hombre que denuncia ser víctima del maltrato doméstico.

‘Me llama mucho la atención esta cifra. Yo diría que las razones del hombre son muy distintas a las de la mujer, porque el hombre se aprovecha de la ley para denunciar que su pareja lo agredió físicamente para solicitar el divorcio sin tener que cubrir los gastos que representaría la manutención', detalló Gandásegui.

La psicóloga Noris Nicosia asegura que esta situación es propia de la época y no solo ocurre en Panamá, sino también en otras sociedades en las cuales las mujeres se han liberado y en ocasiones aportan más en el hogar que su contraparte.

En estos casos, asumen el papel de líder y se tornan agresivas. La psicóloga asegura que le ha tocado atender casos de parejas en las que el hombre manifiesta haber sido agredido físicamente por la mujer en la intimidad.

Según la especialista, esta agresividad es producto del estrés que viven las mujeres que, después de largas horas en el trabajo, llegan al hogar cansadas para empezar a hacer las tareas domésticas y atender a sus hijos.