Temas Especiales

29 de May de 2020

Nacional

Un desastre natural que dejó secuelas en Panamá

Pérdida de vidas y daños materiales

Un desastre natural que dejó secuelas en Panamá
El presidente de la República, Juan Carlos Varela, realizó un recorrido por el área de Nueva Libia.

El fenómeno climatológico Otto, que azotó a Panamá en las últimas horas, aparte de dejar en evidencia la falta de protocolos de seguridad, dejó 146 familias afectadas y más de 137 casas afectadas.

Se mantiene con rumbo a Costa Rica y Nicaragua, luego que ayer en la tarde recuperó su fuerza y categoría de huracán 1.

Las familias afectadas por el fenómeno natural están distribuidas en Arraiján, La Chorrera, Chiriquí, Colón, Veraguas y Nueva Libia, Panamá.

Las afectaciones se dieron por voladuras de techo, inundaciones y deslizamientos de tierra.

En Arraiján, son 25 las casas afectadas. En La Chorrera, el único lugar afectado es la barriada Loma de Mastranto, donde hay 15 familias afectadas, que ocupan terrenos privados.

En Chiriquí, hay 107 casas donde el agua entró y salió en la comunidad de Nuevo México. En Colón, preliminarmente se contabilizan 62 familias afectadas por voladura de techo en Barrio Norte, Cativá y Portobelo; y otras 44 familias damnificadas por inundaciones en los corregimientos de San Juan y Buena Vista.

Las autoridades de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) rebajaron las alertas, pues el huracán Otto se degradó en horas de la mañana de ayer y en la tarde volvió a huracán.

La FTC se mantiene activa hasta que la tormenta no tenga efectos sobre el país, informaron las autoridades en rueda de prensa.

La Cancillería, por su parte, mantiene activo el Centro de Coordinación de Información para asistir a panameños en Nicaragua y Costa Rica.

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, recorrió en horas de la tarde de este miércoles el sector de Nueva Libia, donde se mantiene una persona desaparecida.

El presidente estuvo en el lugar para conocer los problemas que se registraron en el lugar, por el deslizamiento de tierras que afectó a tres residencias.

En el lugar no hay agua potable, por lo que el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales lo distribuye entre los residentes.